Conferencias Discursos Folletos Historia Libros Periodismo Política Prólogos Tauromaquia
Fundación Casa Mocotíes

 

  TAUROMAQUIA

 

 

 

 


 

 

IMPORTANCIA DE LA RADIODIFUSIÓN EN LA FIESTA BRAVA
EN LA REGIÓN ANDINA VENEZOLANA

 

Rodrigo Rivas, Manuel González, Augusto Acedo. Darwin Rosales y Nilson Guerra,

del equipo de transmisiones taurinas de Ondas Panamericanas y Panamericana Stéreo (Estado Mérida).


 

Introducción


La fiesta brava en Venezuela tiene una de sus más importantes manifestaciones, tanto desde el punto de vista histórico como por el número de festejos celebrados anualmente en la región andina, conformada taurinamente por la casi totalidad del Estado Táchira, por el centro y occidente merideño y por algunas localidades trujillanas.

Este enclave geográfico constituye el mas importante de la República, si tomamos en consideración su menor población, en comparación con las demás regiones del país, y si observamos los resultados de la asistencia de aficionados a los festejos.

Es de tal significación la fiesta brava en el Estado Táchira que si se publicara una estadística de los festejos con ganado criollo celebrados en sus numerosas localidades, los resultados numéricos serían superiores a los correspondientes a la estadística venezolana de corridas de toros.

Las ferias de primera importancia en Táchira y Mérida suman años con estabilidad económica y su consolidación se demuestra en el hecho de que incipientes empresas han organizado el ciclo anual, sin desmedro de la confianza de los aficionados.

Dos casos profundizan la importancia regional andina. Las Ferias de Nuestra Señora de la Consolación de Táriba y Nuestra Señora de Regla de Tovar son los eventos anuales de mayor antigüedad en Venezuela. En Tovar los festejos tienen su origen en 1843, de acuerdo con documentos localizados en el Archivo Municipal de Mérida.

Ambas localidades exhiben plazas fijas. En Tovar se trata de un complejo arquitectónico de mucha utilidad, durante todo el año. Tiene oficinas públicas, sedes deportivas, oficinas culturales, dos museos y la sede de la Comisión Taurina Municipal.

La expansión de la influencia taurina hacia el Estado Trujillo no ha sido permanente y exitosa. Festejos mayores se han celebrado en Valera, pero no se ha logrado implantar un ciclo anual de corridas de toros. Este sería elemento para expandir la afición hacia todo el estado. Empresarios tachirenses y merideños han organizado festejos menores en varias localidades.

Finalmente, es oportuno destacar el mayoritario número de ganaderías establecidas en los predios montañosos de Táchira y Mérida, asiento de las más importantes dehesas venezolanas. Esto permite una influencia significativa en la afición, pues las actividades propias de la cría de reses bravas mejoran y amplían conocimientos de los aficionados e igualmente los ganaderos apoyan, dando facilidades, el uso de ganado de casta en las ferias de las localidades vecinas a sus potreros.

Rancho Grande, El Prado, Bellavista, Jerónimo Pimentel, El Laurel y La Espada son dehesas emplazadas en tierras tachirenses. En Mérida pastan los animales de La Carbonera, Cruz de Hierro y Los Marañones.

La afición

La impronta de la historia ha hecho que numerosas generaciones hayan traspasado sus conocimientos y motivación de padres a hijos, durante mas de siglo y medio. Los andinos no sabemos quienes fueron los primeros aficionados en cada una de nuestras familias, pero si tenemos certeza de que en un principio, en el siglo pasado, los festejos no tenían un empresario, como ahora, sino que se trataba de una organización que involucraba numerosas comisiones.

En San Cristóbal, Táriba, Lobatera y Tovar se creaban comisiones para la selección de los toros criollos, para su traslado, para la instalación de la barrera (entiéndase plaza de toros), para su adorno, para el reinado, para la contratación de los toreros y para la administración.

No se requería comisión para la música, puesto que existía la banda local. No había Comisión Taurina Municipal. El Presidente del ayuntamiento dirigía los festejos, acompañado de ciudadanos con experiencia o conocimientos.

Esta influencia parroquial o familiar fue dando forma a una afición taurina de importancia. A tal punto que hoy los aficionados tachirenses y merideños son garantía de éxito económico en las ferias tradicionales.

Además se trata de personas con avidez por los festejos taurinos, más allá de su propia localidad, y con inclinación a las lecturas, a los videos y a las transmisiones taurinas.

Hemos querido hacer énfasis en el aspecto histórico, para redondear la tesis de que la afición taurina siempre está influida por un elemento anterior, antecedente, para su verdadera implantación.

Los elementos de comprobación están a la vista. Intentos serios de implantación de nuevas ferias taurinas se han hecho en Margarita, Maturín, Ciudad Bolívar, Valle de la Pascua, Chivacoa, San Felipe, Los Teques, Barinas, Coro, Santa Bárbara del Zulia y Cabimas. Todos carecen de tradición. Esos intentos no permitieron una consolidación anual, por carecer de una base histórica que les diera solidez en la aceptación y comprensión de los ciudadanos.

El papel de la radio

La radio es el medio mas dinámico de la sociedad venezolana. De no ser por las inmensas zonas despobladas de Amazonas y Bolívar podría afirmarse que este medio cubre el cien por cien del territorio.

En la mayoría de localidades interioranas hay emisoras de gran sintonía local. Cada pueblo se informa y orienta, en primer lugar, por la emisora del lugar. Siempre la estación del pueblo o las de las ciudades son las de mayor influencia, prestigio y penetración.

A la radio se accede sin costo alguno. Los aparatos de radio son de menor costo que los de televisión. La radio se puede escuchar sin dejar de atender otras actividades o funciones.

Por estas razones, el medio de la radiodifusión es un eficaz conducto para comunicarse con el segmento más grande de los ciudadanos de un lugar, y en todo el país es el vehículo de promoción masiva de los eventos taurinos.

La radio crea mayor interés en cualquier grupo humano, informa con mayor poder de convencimiento, que cualquier otro medio, debido a su alcance, y al hecho de que en cada lugar es el medio mas acreditado.

En cuanto a la fiesta brava es el instrumento de promoción de festivales, novilladas o corridas de toros, en circunstancias tales que produce beneficios a los propios empresarios, pues cada emisora permite patrocinantes de los anuncios y generalmente hay arreglos o acuerdos entre gerentes de estaciones y organizadores de festejos taurinos para hacer intercambio de cuñas por derechos de transmisión.

De tal manera que la promoción radial no es un peso económico para los empresarios taurinos. Al contrario puede permitir ganancias económicas y sirve de gran difusor de los festejos taurinos.

La nueva radiodifusión

En la zona andina se ha impuesto un nuevo estilo de producción y transmisión de espacios taurinos. No existe un gran número de programas taurinos permanentes, durante todo el año. Sin embargo, usualmente durante las cuatro semanas anteriores a los feriales, un gran número de emisoras comienza a realizar espacios que incentivar el entusiasmo de los ciudadanos por la programación ferial.

Los dirigentes del ferial patronal o festivo, los promotores del deporte, los hombres de la cultura, los empresarios taurinos, las candidatas al reinado, los toreros y los aficionados desfilan por los lugares donde se realizan las transmisiones.

De esta manera se emparientan todos los actos de una feria. Se amalgaman con el espectáculo taurino, que concentra toda la fuerza de la herencia hispana.

Durante la reciente feria de Tovar los oyentes pudieron escuchar entrevistas hechas por via telefónica a los diestros contratados, residentes en España, México y Colombia.

Estas emisoras transmiten en directo las corridas de toros, también las novilladas de los feriales, con personal que hoy es de planta. Es decir que se trata de narradores, comentaristas, locutores y técnicos de la propia estación. Es un avance en la formación de un recurso humano fundamental. Hace treinta años el único narrador conocido en el país era el español Antonio Aráiz (Aragón).

Las transmisiones de las corridas no alejan a los aficionados de los tendidos. Lo atraen y luego lo orientan, pues son muchos los que llevan su pequeño receptor a la plaza para conocer detalles de las suertes y nombres de las cuadrillas actuantes.
No concluye aquí esta labor. Las emisoras abren sus puertas, en horas de la noche, para dar lugar a tertulias taurinas con los empresarios, ganaderos, apoderados, periodistas, autoridades, aficionados, y cualquier individuo que quiera participar.

Estas reuniones resultan verdaderas polémicas, en las que resaltan los desacuerdos sobre la concesión de trofeos y sobre el comportamiento del ganado. Sin lugar a dudas, son beneficiosas para encender la discusión que sustenta la contradicción y a la vez fuerza de la fiesta brava.

El interés de los aficionados

Los aficionados taurinos, y otros que no son pero que comienzan a interesarse, demuestran su interés con la sintonía de estos programas. Estos constituyen la verdadera crónica, compartida entre diferentes personajes, objetivos y subjetivos en sus análisis y comentarios, pues cada cual es a la vez protagonista dentro de los festejos.

Si un conocedor escucha uno de estos programas, sin haber asistido a la corrida, podrá tener una aproximación casi exacta a lo que fue la lidia en el ruedo, si a cada intervención le resta pasión, elogio y conveniencia, tan propias de quien participe en las interioridades de la fiesta brava.

El efecto didáctico es importante. Numerosos aficionados esperan escuchar los programas nocturnos para aclarar dudas y para afirmar un criterio definitivo sobre el resultado artístico de la tarde.

La participación y la polémica

Todos los aficionados tienen, junto a los protagonistas, la posibilidad de intervenir para expresar sus opiniones sobre cualquier aspecto relacionado con los festejos. Los intereses de la afición son resguardados por la autoridad, pero es natural que haya reclamos sobre aspectos colaterales, referidos a las comodidades de cada coso.

Los aficionados se inclinan más por opinar de la parte artística y la recompensa de la autoridad en la plaza, en reafirmación de interés específico por el arte. Esto, sin duda, permitirá consolidar sus criterios.

Los narradores y comentaristas encienden la polémica por sus aseveraciones sobre toreros, ganado y actuación de la autoridad. Se trata de intervenciones cargadas de experiencia y conocimientos, cuyo contenido genera reacciones y nuevos comentarios de quienes han intervenido en la corrida, de invitados a quienes se pide opinión por vía telefónica y de los aficionados.

Esta polémica nutre de vigor y pasión a la fiesta, y genera adhesión permanente de miles de aficionados que vuelven, al día siguiente, a la plaza con nuevas ideas y nuevas posiciones.

Apoyo y concertación con las Comisiones Taurinas

La importancia del papel cumplido por estaciones de radio debe llevar a las autoridades taurinas a brindarles apoyo permanente y a servir de instrumento para alcanzar mayor calidad en cada transmisión, en resguardo de los intereses de la afición.

Una autoridad taurina no debe desvincularse del medio radial. Su responsabilidad con la implantación o consolidación de la fiesta brava debe llevarla a concertar con los radiodifusoras, a objeto de lograr que esas emisiones radiales cada ida tengan mas influencia en la generación de nuevos y mejores aficionados.

No se puede negar que todas las Comisiones Taurinas tienen entre sus miembros a connotados aficionados, poseedores no solo de conocimientos y experiencia, dados por años de asistencia a ferias dentro y fuera del país, sino también de un inmenso caudal documental, fílmico, gráfico, hemerográfico y bibliográfico, útil para transmisiones de programas especializados.

La visión de una autoridad taurina, sobre la que recae el mayor número de presiones, desde la referida a ser la única instancia municipal ajena al interés partidista y estar conformada por personas que no son concejales, hasta la fuerte influencia de los comentaristas y opinión de los aficionados, resulta de especial importancia para que los radiodifusoras comprendan una parte fundamental de la fiesta brava.

El apoyo, mutua comprensión y concertación darán impulso a la fiesta brava.

El estímulo a los radiodifusores taurinos

Los hombres de la radio, conocido el papel que cumplen, deben merecer un constante estímulo por parte de todos los sectores de la fiesta. Empresarios, ganaderos, toreros, apoderados, peñas taurinas y autoridades taurinas pueden tomar decisiones y acometer actividades que respalden este trabajo y que le den aliento.

Jornadas de trabajo, cursos, conferencias, visitas, tertulias con expositores, reuniones de evaluación, acreditación permanente y facilidades de operación, pueden ser instrumentos eficaces para afirmar la influencia de un medio de comunicación, a los fines de dar impulso a la fiesta brava nacional.

En procura de darle base legar a esta ponencia, concluimos con la proposición de que los reglamentos taurinos municipales, de todo el país, incluyan en sus próximas reformas tres nuevos artículos, englobados en un nuevo Capítulo, de la manera que sigue.

 

Propuesta de articulado en el reglamento taurino
 

CAPITULO NUEVO.-
De la radiodifusión taurina.

ARTICULO NUEVO.-
Se declaran de utilidad para la fiesta brava los servicios especializados de radiodifusión. Estos consisten en programas permanentes u ocasionales, entrevistas, foros radiales o transmisiones, dentro y fuera de la plaza de toros.

ARTICULO NUEVO.-
Las autoridades taurinas estimularán la creación y ampliación de los servicios especializados de radiodifusión taurina, en beneficio de los aficionados.

ARTICULO NUEVO.-
La Secretaría de la Comisión Taurina emitirá boletines informativos, antes y durante el ciclo taurino anual, para dar a conocer efemérides, crónicas, relatos, artículos de opinión, informaciones, etc., con el fin de incentivar los servicios especializados de radiodifusión.



Valencia, 25.08.2000

 

Subir

 


 

 

EL PERIODISMO TAURINO EN TIEMPOS DE CRISIS

 

Dr.  Miguel  Ángel  Moncholi,  Lic.  Nilson Guerra   Zambrano  y Dr. Fortunato González  Cruz,

en el Salón  de  Conferencias  de la  Plaza  de Toros  de  Mérida

 

Comenzaba el festivo mes de noviembre de 1977 cuando finalicé mi primer semestre de estudios superiores en la Universidad del Zulia, en Maracaibo. No habían transcurrido seis horas desde el cierre de los exámenes, cuando me encontraba ante el Jefe de la redacción del Diario “Crítica” (Cadena Capriles) para decidir el ingreso al plantel de reporteros. Aunque mi preferencia estaba en la fuente política, en pocos instantes me asignaron escritorio, silla y máquina en la redacción deportiva.

El jefe de sección me interrogó sobre mis conocimientos y preferencias. Le dije que conocía con suficiencia el béisbol, fútbol, ciclismo y tauromaquia. Me advirtió que las tres primeras fuentes estaban ocupadas y que la última solo se atendía durante el ferial taurino, a través de un colaborador, justamente a mediados del mes noviembrino. Sugirió atender el deporte estudiantil, lo que efectivamente hice durante varios meses.

En las matutinas reuniones de discusión el campo de trabajo se amplió. En pocas semanas me asignaron la cobertura de automovilismo, motociclismo, motocross, deportes acuáticos y torneos laborales, manteniendo el deporte estudiantil como principal compromiso.

En una de esas mañanas, ante mi propuesta de abrir una fuente permanente dedicada a la tauromaquia, se encendió una polémica que alcanzó hasta la dirección y la gerencia. El jefe de sección sostenía que la actividad taurina no tenía vigencia durante todo el año, a lo que argumenté que ocurría lo mismo con mis asignadas especialidades de motores y competencias en las aguas del lago marabino.

Los redactores en mayoría afirmaban que la muerte de un toro no tenía nada de hecho deportivo. Mi argumento consistió en una comparación con la existencia en la tauromaquia de normas, escenarios específicos, servicios médicos, tiempo de realización, competencia, jueces, premio, penalización, estadísticas, organización privada no gubernamental, numeroso público, vigilancia, venta de efectos, técnicos o maestros, entrenamiento y entrenadores, como cualquier disciplina deportiva.

Uno de los periodistas destacó como argumento contrario que en una corrida impera la subjetividad en el jurado, mientras que en el deporte predomina – a su juicio - la objetividad, expresada en registros de tiempo, carreras, goles, cestas y puntos.

¿Acaso en la gimnasia, judo, nado sincronizado y clavados no existe un imaginario puntaje cuyo alcance desconocen los periodistas y el público?, pregunté.

Presenté otros elementos a discusión.

 En los toros hay un componente democrático y participativo. La gente puede influir en el veredicto del jurado mediante expresiones verbales y simbólicas. No hay nada mas democrático que someter a la evaluación popular de miles de personas la decisión de una autoridad municipal. Una parte del premio es concedido por el público.

 En el béisbol un anotador, en solitario, decide si una jugada contiene error o es un batazo bueno, y puede con su libre arbitrio decidir un título de bateo o fildeo, sin influencia de ninguna especie del público.

 En el fútbol el árbitro decide libremente y suele equivocarse con frecuencia, sin que el espectador intervenga.

 Una falta cometida por un torero en el ruedo tiene castigos mas ejemplarizantes que las de un beisbolista o un futbolista y pueden ser recurridas ante instancias públicas. No son pocos los toreros llevados a prisión.

 La normativa taurina tiene mayor rango legal que el cuerpo reglamentario de un deporte por provenir de un órgano elegido popularmente.

Mis argumentos hicieron que la decisión se tomase en la dirección, entre los jefes y el director. Este señaló que lo importante estaba en la posibilidad de vender mas periódicos y publicidad, y que si eso ocurría, entonces los toros podían tener espacio informativo permanente y no una simple mención noviembrina.

Desde ese día me asignaron la cobertura taurina, en un estado donde en ese año apenas fueron celebrados espectáculos en Maracaibo y en dos pequeños pueblos del Sur del Lago, en la zona de influencia del Estado Mérida.

Para bien de la fiesta, unos meses mas tarde apareció en la ciudad el taurino aragueño Pedro Navarro, un exnovillero convertido en peón de brega y empresario que con su plaza de madera andaba sembrando la fiesta por el occidente.

Navarro organizó novilladas con ganado criollo en La Cañada, El Moján, Puerto Escondido y Cabimas. Esto hizo que se consolidara la fuente taurina en la redacción porque además de los anuncios de carteles y entrevistas, al lado de las reseñas de festejos, todos las tardes revisaba los cables de la Agencia France Press y les agregaba la mención de que el allí mencionado torero había actuado en Maracaibo en determinada fecha o que estaba anunciado para los festejos del siguiente ciclo ferial.

La presencia de un torero nacido en la entidad zuliana, asistido por una buena promoción desde España (Pedro González “El Venezolano”), terminó por consolidar la fuente, y me permitió realizar encuestas en las calles entre gente que desconocía el tema, pero que había sido invadida por un inusitado entusiasmo.

Esta breve reseña, anecdótica y a la vez profesional, me permite introducirme en un tema muy interesante, el de la crisis del periodismo taurino venezolano.
Por respeto a varios colegas y amigos, prefiero mantener el título indicado en el programa, pero debimos colocar a esta intervención otra denominación, mas objetiva. El nombre correcto podía ser:

“La desaparición del periodismo taurino en Venezuela”.

No podemos afirmar que en Venezuela haya periodismo taurino, sin es que se considera al periodismo una actividad profesional permanente, con los propósitos de informar, orientar y entretener.

Analizo esta expresión y el concepto que contiene. De acuerdo con la legislación vigente el periodismo es una actividad profesional. No tenemos profesionales que vivan del periodismo taurino o que, al menos tengan una actividad permanente de búsqueda y tratamiento de la información taurina.

Existen periodistas y personas que trabajan el género informativo del periodismo taurino en forma no permanente, pero que no cumplen plenamente las pautas académicas antes señaladas y no están sujetos a las pautas de un diario emisora o estación televisiva.

Existen periodistas y personas que escriben crónicas o relatos de festejos, pero que no hacen de esa actividad un ejercicio lucrativo profesional, y que además si quisieran hacerlo no podrían porque es muy poco el esfuerzo desplegado.

No existe en Venezuela un entrevistador taurino, de carácter permanente. Una persona que realice diálogos con personajes de la fiesta que luego los plasme o transmita en un medio de comunicación.

Ningún medio de comunicación, y tenemos mas de dos mil, entre impresos, radiales y televisivos, tiene espacio donde se ejerza el género de la crítica taurina, a la manera como, por ejemplo, en El Nacional hay un especialista en ópera, teatro o libros. Lo mismo ocurre con el género del reportaje.
No existe un Círculo de Periodistas Taurinos, debidamente acreditado ante el Colegio Nacional de Periodistas.

¿Y entonces, con qué contamos?

Contamos con una legión de buenos aficionados, algunos periodistas, que con excelente acreditación académica y experiencia se ocupan de llenar espacios en diversos medios de comunicación, con columnas y artículos de opinión, en un loable empeño de mantener la vigencia de la fiesta que tiene en el país antecedentes de mas de dos siglos.

Contamos con numerosos locutores y comentaristas radiales que en ejercicio de buenas intenciones hacen labor de periodismo taurino, sin estar facultados legalmente para tal función.

En el pasado reciente no fue así. Durante los años treinta se pudo leer toda la trayectoria de la construcción de la Plaza de Toros de Maracay, a través de El Universal, y durante los cuarenta las crónicas de los festejos de Caracas y Maracay.

En los años cincuenta los hermanos Girón y Luis Sánchez Olivares eran personajes de la prensa, en todas sus modalidades. César y Curro Girón compartían la escena de las celebridades con Susana Duijm, Luis Aparicio y Alfonso Carrasquel.

Hasta los años ochenta hubo colaboradores taurinos en la redacción de los periódicos. Estos realizaban por igual informaciones y crónicas, al lado de entrevistas. Fueron años en los que se podían leer innumerables cables contentivos de partes taurinos de desconocidos pueblos de España, México y Perú.

En Ciudad Rodrigo, La Adrada, Alpedrete, Sepúlveda, Cascante, de España, en San Lucas, Zitácuaro, San Marcos, de México, en Chinchero, Juliaca y Moquegua de Perú, alguna vez toreó un venezolano. EFE y France Press se ocupaban de hacerlo saber. Hoy, los que leemos los periódicos venezolanos no podemos decir en qué lugar de la península tomaron la alternativa Juan José Girón o Manolito López.

Los tiempos recientes han modificado el cuadro. Si hoy, un apoderado quisiera repartir sobres con dinero, no tendría mucha ocupación. Es posible que abunden espontáneos para recibirlos, pero al día siguiente no verán las crónicas impresas.

¿Por qué ha perdido interés el asunto taurino en los medios?.

Varias razones. Veamos algunas.

• Los tradicionales periodistas, los conocidos, no eran reporteros de planta ocupados de atender la fuente taurina. En honor a la verdad, se hace la excepción del Lic. Víctor José López, del Diario “Meridiano”. En Venezuela, ningún medio tuvo un editor taurino, un responsable a tiempo completo o al menos a tiempo parcial, como si lo hay en otras especialidades.

• Las crónicas taurinas paulatinamente fueron dejando de ser creación literaria e informativa y pasaron a ser loas y cantos poco interesantes para el público.

• Durante los años ochenta y noventa desaparecieron los géneros de la entrevista y el reportaje.

• La calidad de la información disminuyó por ausencia de creatividad y olfato periodístico.

• No se fomentó una generación de relevo en la crónica taurina.

• El periodismo taurino no existe como una especialidad profesional, ni como cátedra en las siete escuelas de periodismo.
• Surgieron presiones de personalidades allegadas a los medios de comunicación, orientadas a disminuir la presencia de informaciones taurinas (Anunciantes y Sociedades Protectoras de Animales).

• No se evidenció un interés o preocupación de los lectores taurinos o aficionados por mantener o recuperar los espacios conquistados.

Veamos unas posibles opciones para recuperar los espacios.

• Incentivar la creación de una especialidad profesional denominada Periodismo Taurino, con enseñanza de crónica, crítica, reportaje, entrevista, investigación e información.

• Concertar acuerdos con los medios de comunicación social para atender el área taurina mediante colaboradores, no profesionales del periodismo (por ahora), de manera gratuita en un primer momento, y luego con patrocinantes que generen ingresos al medio.

• Crear círculos de diálogo taurino para incrementar la calidad profesional del periodista o colaborador y para generar nuevas opciones noticiosas.

• Facilitar los medios para que los periodistas de una determinada ciudad puedan viajar a otros lugares, incluida España, para realizar entrevistas y reportajes.

• Encomendar, mediante reformas a las Ordenanzas vigentes, a la comisiones taurinas el arduo trabajo de fomentar la afición taurina en su jurisdicción y el estímulo al ejercicio del periodismo taurino.

• Creación de premios a la mejor crónica o crítica durante el evento ferial anual de cada ciudad, con participación abierta a todos los intelectuales y con un jurado de alto nivel literario.

Expresión final.-

Estas y otras soluciones se pueden implementar por el bien de la fiesta brava, pero es indispensable que todos los aquí presentes y los ausentes, todos gente del lio del toro, entendamos que no podemos ser indiferentes ante la crisis y que es indispensable concertar para preservar la vigencia del espectáculo. Así podremos prolongar esas emociones, únicas y espectaculares, que solo se viven en esos círculos de arena donde el hombre y el animal son una sola expresión plástica y viril ante la disímil – nunca coherente ni uniforme - visión de de miles de personas.

Hoy la crisis es del periodismo taurino. En el pasado fue del ganado. También hemos tenido crisis de toreros y de empresarios. Las del pasado las hemos superado. La de ahora parece difícil, pero no por ello imposible. Vamos a superarla antes de que sobrevenga una crisis de públicos.

Mérida, en la tarde de su Día Patronal de la Inmaculada Concepción de la Virgen María, en su Plaza de Toros, el 8 de diciembre de 2001

 

Subir

 


 

FIESTA BRAVA, MODERNIZACIÓN Y PERIODISMO EN VENEZUELA

 


El paso de la fiesta brava venezolana del toro criollo al animal proveniente del “taurus ibericus” comenzó a cumplirse en la provincia en los años setenta del siglo pasado con bastante fortuna. Numerosos feriales se sometieron al modernismo, aunque con una apreciable disminución del número de festejos.

Las cifras de las tardes de toros criollos en el Táchira eran impresionantes. El cronista Alí Méndez Vásquez publicaba una estadística en el Diario “Vanguardia” y en un momento determinado de 1974 aparecía el novillero Antonio Gil “El Táriba” punteando la temporada con cuarenta festejos, cifra jamás lograda por toreros del escalafón mayor en un año completo.

Por los pueblos merideños, trujillanos, barineses, zulianos, yaracuyanos y aragüeños se mantenían las fiestas patronales con programación taurina menor, a la par que estaban en auge las ferias mayores de Caracas, Valencia, Maracay, Maracaibo, San Cristóbal y Mérida, a las que años antes se habían sumado sin continuidad Táriba, Barinas, Barquisimeto y Puerto Cabello.

En Tovar, por ejemplo, eran celebradas ocho novilladas criollas de domingo a domingo, con una justa combinación de diestros caraqueños, aragüeños, carabobeños, tachirenses y tovareños cuando los hubo.

En esos años setenta comenzó la empeñosa tarea de introducir el toro de casta. En Tovar hubo novilladas organizadas por Hermanos Ramírez y luego por Rodrigo Rivas. La primera corrida contó con toros colombianos de José del Carmen Cabrera para Carmelo Torres y Fermín Figueras “El Boris”. En Cabimas se dio un festival con Luis Sánchez Olivares “Diamante Negro”. Valle de La Pascua, Coro y Chivacoa estrenaron plaza.

En los años ochenta se produjo el triunfo del venezolano Bernardo Trosell (Valencia) en Mérida y otros cosos de primera, y se contagió la emoción por el interior, al punto de que surgieron numerosas ferias al influjo taquillero del carabobeño, quien se convirtió en el mejor amigo de las nacientes empresas por permitirles ganancias y ajustar sus honorarios sin pretensiones de gran figura.

Santa Cruz de Mora pudo ver a Bernardo Valencia en el ferial de 1981, antes de que hiciera su presentación en Tovar, y luego de sumar triunfos en las plazas de primera categoría. Los carteles de Maturín, San Fernando de Apure, Achaguas, Chivacoa, Coro, La Fría, Táriba, La Victoria, Cagua, Ciudad Bolívar y otras ciudades se basaban en el valiente y a la vez comprensivo torero.

Las ganaderías venezolanas asumieron el reto de una mayor demanda con mucha eficacia, al punto de que comenzó el abastecimiento del elemento animal con producción nacional, superando con facilidad en cantidad a la importación del vecino país colombiano.

Radio Rumbos informaba de los carteles de la provincia con lujo de detalles y las noticias se escuchaban al compás del pasodoble en la voz de Julio Manuel Roa, Antonio Aragón sumaba sus primeros treinta años radiales con tres programas distintos y Angel Luis Omaña hablaba de toros en Radio Libertador. Ernesto Martínez lo hacía en Radio Sensación.

Todos los periódicos tenían excelentes cronistas como El Nacional (Oswaldo Pérez Estévez, José Luis Corujo y Carlos Villalba), El Universal (José Antonio “Pepe” Cabello), Ultimas Noticias (Federico Núñez), El Mundo (Rodolfo Serradas Reyes), Meridiano (Víctor José López), Panorama (Luis Felipe Moreno), El Siglo (Leopoldo Reverón Ruido), y un largo etcétera en toda la provincia.

Hasta el periódico de la iglesia católica (La Religión), el Decano de todos los medios, tenía su sección taurina con Marcelino García, lo que también era imitado por el Padre Eccio Rojo en Mérida a través de “El Vigilante”. Rojo publicaba con descuento los avisos taurinos de cualquier lugar.

Víctor José López y Federico Núñez llevaron la tauromaquia a la televisión, a través del Canal Ocho, con un programa semanal. El mismo López inauguró la edición de libros taurinos con excelente resultado, guardando buena parte de la memoria histórica.

No faltaban las críticas de José Vicente Fossi en la revista “Elite” reclamando mayor peso y trapío en los toros, y denunciando desaciertos en la organización taurina.

La crónica en mucho sirvió para alentar la afición nacional y fomentar la fiesta brava en pueblos y ciudades donde solo se conocían los toros criollos o no se tenía idea de la tauromaquia con el elemento animal de pura casta española.

El trabajo de la reseña y comentario estimuló el paso de la etapa romántica de la tauromaquia del interior venezolano al modernismo de una fiesta que hoy suma con facilidad sesenta festejos anuales, en abierta superación de la veintena de corridas de la época de oro de los Hermanos Girón (Años 50 y 60).

Influyeron otros hechos. Los Concejos Municipales no se querían quedar rezagados en el avance festivo, los aficionados más calificados de cada lugar-conocedores de las ferias mayores – presionaban para la lidia de ganado de casta y el toro criollo se mezcló por razones comerciales con el cebú hasta hacer desaparecer su fenotipo y bravura.

De un centenar y medio de festejos acriollados la cifra quedó reducida a dos docenas, es decir que por tres novilladas que dejaron de celebrarse en las empalizadas plazas y talanqueras ahora es celebrada una corrida es un escenario de mayor comodidad y seguridad.

Y eso no afectó al recurso humano taurino, porque con este nuevo panorama ahora en Venezuela están activos veintiocho toreros de alternativa y las escuelas taurinas suman sesenta alumnos, cifras importantes a la hora de considerar y justificar que tenemos menos festejos con los desiguales toros criollos.

Los veintiséis toreros venezolanos, con Vanegas, El Pino, Benítez, Rivera y Orellana a la cabeza, sumaron el cincuenta y tres por ciento de los puestos en las cincuenta y cuatro corridas celebradas el año 2005. Un capital humano suficiente para sostener la fiesta, disminuir la salida de capitales y generar mayor adhesión de públicos.


Panorama actual de la fiesta brava

Envuelta en el modernismo, con una infraestructura física de doce plazas fijas (Caracas, Valencia, Maracay, Maracaibo, San Cristóbal, Mérida, Tovar -2-, Táriba, La Victoria, Valle de La Pascua y Barcelona) que suman en dinero, a precios actuales, un billón de bolívares, con ganaderías que representan una inversión de ciento setenta mil millones de bolívares, con feriales de primera y segunda que tienen ingresos brutos de veinticinco mil quinientos setenta millones por año, la fiesta brava venezolana vive un buen momento.

La generación de empleos no permanentes alcanza a veinte mil directos por año de actividades, mientras hay cuatrocientos ochenta permanentes. Nada despreciable en una sociedad donde sigue siendo necesario asegurar ingresos directos al mayor número de ciudadanos y ciudadanas.
Los ingresos globales de las empresas, las ventas colaterales y servicios, los pagos del ganado, la contratación de toreros, la publicidad y otros conforman un Producto (Interno Bruto Taurino) de cuarenta mil millones de bolívares.

Y ese buen momento taurino tiene la feliz circunstancia de que congrega anualmente un millón de personas de todas las clases sociales, sin que estén presentes las rivalidades, confrontaciones y violencia entre el público.

Las ferias lucen consolidadas, aunque nunca debe haber tregua en eso de vigilar con celo su desarrollo, la torería – a pié y a caballo - ofrece opciones para todo tipo de programación, los precios siguen siendo accesibles, las plazas son seguras y están bien ubicadas, tenemos ganaderías que con un pequeño impulso pueden abastecer la totalidad del mercado y un personal especializado de fácil ubicación y rápida contratación.

El panorama que presentamos nos permite asumir que la fiesta brava venezolana está llamada a buscar la consolidación de los eventos anuales aún en fase experimental y a penetrar en regiones que no han sido invadidas por la afición taurina. Esto puede darse mediante un acercamiento, asesoría y apoyo a las autoridades municipales, de buena fe, y a través de la generación de grupos organizados para acrecentar el conocimiento del espectáculo y sus particularidades.

En ese sentido, las autoridades taurinas de las plazas importantes, actuando más como aficionados que como seres investidos de la potestad legal, pueden asumir relación de auspicio con municipios, parroquias y consejos comunales para animarles en la realización de festejos taurinos, para los cuales – dada su respetabilidad y credibilidad – pueden solicitar el apoyo de todos los sectores de la fiesta brava.


Situación de los medios de comunicación

La fuerza y pujanza económica de la fiesta brava venezolana no cuenta para la mayoría de los medios de comunicación social de Caracas y del interior, con claras excepciones como las de “Meridiano “, “2001”, “El Nuevo País” y “Ultimas Noticias” de Caracas, “El Siglo”, “El Aragüeño” y “El Periodiquito” de Maracay, “El Carabobeño” y “Noti Tarde” de Valencia, “El Informador” de Barquisimeto, “Frontera” de Mérida, “La Verdad” de Maracaibo y “La Nación” de San Cristóbal.

Los medios que tanto reclaman libertad de expresión impiden que la afición taurina pueda expresarse y que todos los factores de la fiesta puedan acceder a sus páginas o espacios, lo cual resulta contradictorio si tomamos en cuenta que espectáculos de menor asistencia de público reciben oportuna cobertura y despliegue.

Durante finales de los años ochenta comenzó una gran presión de grupos organizados ante los medios de comunicación para desalojar los espacios taurinos de la prensa escrita, de la radio y la televisión. Se valieron de personas vinculadas a empresas con cuentas publicitarias importantes para hacer presente la opinión negativa sobre la información taurina.

De esa manera los cronistas taurinos de “El Universal” y “El Nacional” fueron cesanteados, al mismo tiempo que la información radial no asume el espectáculo taurino como un hecho noticioso y mientras que en televisión solo queda el reducto del canal deportivo “Meridiano” con dos espacios semanales distintos.

A pesar del boicot, los periodistas deportivos agrupados en un círculo, organizan anualmente la Corrida de la Prensa como instrumento de recaudación de recursos económicos. No lo hacen con un partido de béisbol o de fútbol. Esto genera una de las mayores contradicciones porque los medios que han vetado la fiesta despliegan informaciones sobre la jornada, por solidaridad gremial o profesional, aunque sin ocuparse con detalle del fondo noticioso.

Un análisis serio de la situación nos ofrece interesantes conclusiones.

El veto mediático a la fiesta brava ha afectado seriamente su actividad en la ciudad capital, donde además los problemas con la plaza de toros son de otra índole, pero en las otras ciudades y pueblos - se dan toros en lugares donde ni siquiera hay una emisora comunitaria – la respuesta del público es buena.

Los medios no conducen público a las plazas más allá de las expectativas naturales de lugares donde hay una base o afición, es decir que “El Nacional” o “El Universal” no son fundamentales para acarrear gente a una plaza, pero si es conveniente que en esos medios haya información taurina para mantener la fiesta y seguir su proyección.

Lo mismo ocurre con todos los periódicos de la provincia o con las emisoras de radio y televisión, que no siendo definitivas para que siga la fiesta nos interesa que estén a favor y no en contra, porque bien pudieran abrir campañas negativas contra la tauromaquia por asumirla como un hecho violento o que promuevan la creación de mayores tasas impositivas como una manera de frenar su auge o consolidación.


Estrategia comunicacional

La ausencia en algunos medios de la posibilidad promocional de la fiesta brava ha sido suplida por varios elementos que conviene resaltar:

1. La gente de un lugar donde celebran feria anual ya sabe que hay corridas de toros o novilladas, y aunque no sean aficionados entendidos son seguidores o partidarios y acuden a los tendidos como parte de la diversión o recreación.

2. Los medios publicitarios tradicionales de perifoneo, cuñas radiales y de TV, cartelones, carteles, hojas volantes, vallas y pancartas motivan a los públicos.

3. El aficionado taurino suele llegar a la plaza con la información del amigo o vecino de manera oral o, en este momento, a través del eficaz correo electrónico.

4. La televisión española, Televisa de México y Meridiano de Caracas vienen supliendo la ausencia de información de algunos medios nacionales, con mayor eficacia, con mayor sentido didáctico y elevada penetración.


Los aficionados a quienes la fiesta les ha penetrado sus venas, los empresarios, los toreros y ganaderos, las autoridades, los periodistas y quienes no lo son pero quieren serlo, debemos hacer causa común para penetrar todos los medios, aún las pequeñas emisoras comunitarias, para suscitar un sistema de información o una red capaz de mantener al aficionado (o a quien pudiera serlo) abastecido de información que no le llega a través de la televisión comercial venezolana.

Toda acción que conlleve a conquistar un nuevo medio, pequeño o grande, debe contar con la anuencia de “la gente del toro” para consolidar espacios y para generar mayores adhesiones. Esto, sin duda, es un propósito que nos obliga a deponer actitudes e impulsar iniciativas, porque en medio de una sociedad que hoy es bastante controvertida es posible que nuevos enemigos surjan en el camino que estamos transitando.

 

Gracias.

 

Subir

 



EL CRONISTA Y SU GREMIO
COMO DEFENSORES DE LA FIESTA BRAVA


Lic. Nilson H. Guerra Zambrano

Mezquita Norte, Plaza de Toros César Girón.
Maracay, 18 de marzo de 2007

 



 

Introducción
 

La fiesta brava venezolana ha tenido uno de sus pilares en un grupo de aficionados que con gran disposición asumió el rol de cronista. Desde fines del siglo diecinueve y durante todo el veinte la difusión taurina contó con valiosos exponentes en esta actividad, caracterizada por el buen uso del lenguaje y estilos literarios relevantes.

En los primeros años la crónica conservó su pureza de nombre. Lo que se publicaba en periódicos y revistas eran auténticas crónicas, pero más adelante fueron surgiendo las informaciones, la crítica, el comentario y la narración, en una suerte de abanico que nunca evitó que a quienes escribían se les siguiese llamando cronistas.

El esplendor de unos y otros estilos se alcanzó en los años cincuenta y sesenta del siglo veinte con la presencia de los toreros más grandes de nuestra historia, César y Curro Girón, y un grupo de periodistas de elevado nivel intelectual como José Antonio Cabello (Pepe) y Oswaldo Pérez Estévez.

Cabello era el más versátil. Entrevistaba en Maiquetía a los Bienvenida, escribía una sabrosa crónica sobre la corrida caraqueña y en los días siguientes nos permitía degustar la crítica de mejor elaboración, aderezada con detalles que pasaron desapercibidos en la plaza y fotos curiosas. Todo eso, combinado con la emisión telefónica de partes radiales para emisoras españolas.

En los años setenta y ochenta, en El Nacional la crítica tiene la alta calidad de Carlos Villalba y los relatos (crónica y crítica) de José Luis Corujo, mientras que, para poner el acento en la coincidencia, Carlos Eduardo Misle se ocupaba de hacer “Crónica de crónicas”.

Cabello, Corujo, Federico Núñez, El Vito, Rodolfo Serradas Reyes, Guzmán Segundo Ramírez y Marcelino García son tamizados por Misle, en una suerte de compendio donde se hilvanaban aspectos distintos para buscar la máxima veracidad.

Son los años en los que entra a competir, y a dominar la escena taurina, el diario deportivo “Meridiano”, un ensayo periodístico del cual forma parte, desde el primer día, el apreciado colega Víctor José López.

López está en las vísperas de cumplir cuatro décadas ininterrumpidas como hombre de las letras taurinas, escribiendo casi todos los días y dejando regada la historia taurina de pueblos y ciudades en las tabléricas páginas de “Meridiano”.

Entre los revisteros, viejo nombre hispano para los cronistas del siglo diecinueve, destacan los peninsulares Antonio Aráiz (Aragón) y Santiago Duarte Bueno (Papá Duarte). Con “Venezuela Taurina” de Aragón se conserva un detallado historial de dos décadas de la plaza Nuevo Circo de Caracas y aspectos valiosos de otros lugares.

Mientras eso ocurría en Caracas, en Maracaibo los aficionados tenían la guía del siempre bien recordado Luis Felipe (Lucho) Moreno y de Claudio Barboza (Arenero), en tanto que los tachirenses leían en “Vanguardia” y “Diario Católico” a los siempre vigentes Alí Méndez Vásquez y Eutiquio Hevia Porras. En Maracay, la guía taurina impresa eran los escritos de Don Antonio Arteaga.

Este es un ajustadísimo repaso del pasado. Bastante diferenciado del presente en cuanto a nombres de personas y de medios, pero muy similar en cuanto a lo que voy a considerar de seguidas.

¿Quién es el cronista?

Cronistas somos nosotros, con nuestros defectos y con nuestras virtudes, con restringidos medios de comunicación, con afición y con ilusión de seguir activos en esta incomparable fiesta.

El cronista, para su apropiado desempeño, tiene gran exigencia: de conocimientos amplios, de buen uso del idioma, de aguda observación, de sensato análisis, de respeto al individuo, de ajustado criterio y bien perfilada personalidad. Es decir, el oficio demanda especialización, en algo que no es consustancial con los periodistas que vienen de la Universidad o con los literatos de buen gusto para escribir.

Es algo más. Implica una vocación innata. No es cronista el que se ocupa de leer enciclopedias y manuales, y estando en posesión de elementos históricos o técnicos quiere presumir de autor de cuartillas. Pasado leído y presente en vivencia no se articulan sino que difieren. No se puede ver la fiesta de ahora, con la sola lectura del pasado. Tampoco es cronista el hijo del que lo fue o es. No hay influjo hereditario.

La vocación debe ir unida a la espontaneidad. No se es cronista porque lo mande el director o gerente del medio de comunicación. El cronista se hace porque quiere, porque le gusta, porque no evade el sacrificio, porque lo siente, porque la fiesta vive en él y porque le importa todo lo que suene a pasodoble y lo que tenga como base el arte y el toro bravo.

Ese hombre (también puede ser mujer) con inclinación innata que se lanza como espontáneo a la crónica, asume un compromiso consigo mismo para siempre. Siempre se es, aunque las crónicas queden en la imaginación o en la tertulia con el amigo.

No se deja de ser cronista porque ello conllevaría a no ser aficionado, a renegar de la creencia en la fiesta, a ocultar su apreciación artística y a enojarse con algo que lleva por dentro.

El papel de cronista conlleva varias características fundamentales:

• La inclinación es natural y personalísima.

• El impulso es individual.

• Se trata de un credo.

• Tiene implicaciones artísticas y conceptos técnicos

• Exige criterio y personalidad.

• Debe tener el más amplio vocabulario español

• Obliga a la originalidad, es decir a la creación.

• Exige conocimientos en evolución y constante actualización.

• Conlleva formación autodidacta de alto rango, sin régimen académico.

Como se puede apreciar, cualquiera no puede ser cronista porque estamos ante una gran exigencia, no fácil de completar y menos de soportar a través del tiempo, si no se cuenta con las claves de la constancia y la perseverancia.

Y hay otros asuntos igualmente de interés. En los medios de comunicación, existen tantos ahora como nunca lo imaginamos que se cuentan por miles, no andan buscando cronistas para darles empleo y estabilidad socio – laboral.

La afición y el deseo de ser hacen que el cronista busque su espacio en un medio, aún sin que eso le reporte beneficio económico y muchas veces arriesgando su propio capital, pero él está ahí con su sabiduría y con su constancia, con su credo y con su convicción de que es un pilar de la fiesta.

¿Y cómo lo ven desde los medios?

Muchas veces con respeto y aprecio, cuando el director o el propietario entienden de qué se trata, pero las más de las veces como algo curioso y extraño. Como un sujeto que escribe de algo que es distinto a lo común y que maneja términos incomprensibles, tanto que ni siquiera aparecen en el diccionario de la Real Academia.

Y esto último podría lucir como una contradicción. He dicho que el cronista requiere gran vocabulario y apropiado uso del lenguaje, pero a la vez digo que usa palabras que no están en el voluminoso compendio Real. Bueno. Es que la tauromaquia es tan extensa que aún tenemos muchas remesas por enviar al palacio de los custodios del idioma, en la capital del reino.

Lo importante, ahora, es que los cronistas nos valoremos como lo que somos y elevemos nuestro grado de autoestima por sabernos útiles a la fiesta y en capacidad de asumir mayores retos que sirvan para defender una tradición y una cultura, y un espacio social que se ha forjado a través de muchos años, pero que ahora vive en medio de la acechanza de extraños, de gente intolerante, de personas que podrían derivar sus esfuerzos hacia la mejor calidad de vida de sus vecinos – humanos - pobres y sufrientes.


El gremio y la defensa de la fiesta

La Asociación de Comunicadores Taurinos de Venezuela (Acotave) es una institución que se hizo para darle mayor cohesión a ese noble sentir de muchos hombres que creyendo en la fiesta, con espontaneidad y convicción, asumen alguna de las variantes de lo que llamamos cronista para sostenerla y acrecentarla.

Sostenerla porque nadie puede hermanarse para socavar las bases de lo que le da sentido a su creencia, bien por ignorancia o por malos propósitos.

Acrecentarla porque no podemos dejar que el estancamiento inunde la fiesta, la rutinice y la haga perecedera, en perjuicio de quienes son sus propios bienhechores y garantes de la trascendencia histórica.

Allí está el papel del gremio. Asumir la defensa de la fiesta para sostenerla y acrecentarla, frente al propósito de hacerla desaparecer por considerarla espectáculo atroz y desnaturalizado.

Los enemigos están dispersos por el país, en numerosas funciones y actividades, encubiertos y descubiertos, activos y nada discretos, buscando momentos para asestar golpes y para buscar espacios o posiciones desde donde puedan seguir atacando.

De esos señores y de esas señoras no debemos ocuparnos para la confrontación directa, a la vieja usanza del debate de insultos y de la consecuente violencia personal, pero si debemos atender a quienes buscan refugio, orientación y consejo en el cronista, esos miles de aficionados que muchas veces no tienen interlocutores.

El gremio esta convocado para desplegar su gente por todo el país, en una prédica sencilla, abierta y motivadora, de la cual no hay normas ni programas, pero para lo cual, buscando hacer brotar nuevas ideas, traigo las mías como una contribución a nuestro debate íntimo y a la vez abierto, porque todas las acciones que propondré quedarán a disposición de todos.

Elemento clave en este papel del gremio tienen que ser la feliz circunstancia de que hoy nos cobijamos en el sonoro nuevo nombre del país: República Bolivariana de Venezuela, y, justamente, uno de los aficionados más conspicuos a la fiesta brava no es otro que el Padre de la Patria, el mismísimo caraqueño Simón Bolívar Palacios.

De modo que al hecho mismo de la expresión cultural que supone la tauromaquia desde hace siglos en esta tierra de gracia, hoy debemos anteponer el relevante dato de que el hombre que homenajeamos a diario con la identificación patria es uno de nuestros viejos colegas aficionados a la fiesta brava.

Y si el actual gobierno busca contagiar a todos los venezolanos con el ideario bolivariano, para crear acendrados valores de honestidad, rectitud, moralidad, trabajo, constancia, libertad y solidaridad, buscando un mejor país, Acotave puede emular este recto propósito con una campaña para hacer que más venezolanos sean amantes de la fiesta brava y para que los actuales aficionados sean de mejor calidad, procurando que se imite la condición de aficionado de quien murió pobre, pero honrado, en casa prestada de la cálida tierra samaria, nuestro Simón Bolívar.
 

La fiesta que vamos a defender

La rectitud de propósito que nos anima, y esa emoción tan incomparable que sentimos en una plaza, no puede facilitar que inventemos un mundo distinto al que en realidad representa la fiesta brava venezolana.

Objetividad en el enfoque, o al menos buena intención, implica que revisemos hasta dónde tenemos un apoyo cuantificable, en la afición que acude a las plazas y en los otros segmentos de quienes no acudiendo tienen alguna vinculación por uso de los medios de comunicación social.

La Venezuela bolivariana cuenta con ocho plazas taurinas permanentes y veinte ferias durante el año. Si sumamos los festejos y la asistencia de público en San Cristóbal (90 mil personas), Mérida (84), Valencia (70), Maracaibo (40), Maracay (30), Tovar (16), Táriba (7) y Valle de la Pascua (5), logramos un total de 342.000 personas, en treinta corridas de toros.

Si aceptamos que en las plazas portátiles son celebradas veintisiete corridas con un promedio de tres mil quinientas personas por tarde alcanzamos la cifra de 94.500 personas, para hacer un gran total de 436.500.

Agregando las concurrencias a los festejos menores y a las tardes con toros criollos, lo que no es fácil de precisar, pudiéramos improvisar diciendo que tenemos medio millón de personas.

Ahora bien. ¿Cuantos de estos asistentes, repiten en más de un festejo, y hasta en seis como puede ocurrir en San Cristóbal y Mérida? Cualquier cálculo podría ser precisado, pero no es tarea que interese a las empresas. Si hacemos una disminución, razonable, de un veinticinco por ciento, podríamos decir que contamos con trescientos setenta y cinco mil aficionados.

Una cantidad pequeña si la comparamos con veintiséis millones de venezolanos, (1.44 %) pero grande si tomamos en cuenta que esos ciudadanos y ciudadanas son creyentes en la fiesta y que pueden ser ardorosos defensores y propagadores si les damos aliento, motivación, argumentos y elementos.

En adición contamos con veintiséis ganaderías y veintiocho toreros de alternativa activos, además de quince novilleros y más de treinta aspirantes, o alumnos de escuelas.

Elementos de una estrategia global

Se nos pueden ocurrir muchas ideas y todas ellas deben ser bienvenidas, en el entendido de que quien las traiga a debate debe asumir su paternidad y en mucho su conducción, para evitar el viejo discurso de proponer sin ánimo de realizar o de comprometernos.

Para facilitar ese debate o discusiones futuras, porque no necesariamente tienen que tener lugar hoy, he agrupado elementos de lo que podría ser un plan nacional en tres categorías: De los cronistas, del gremio y actividades de extensión.

• De los cronistas

1. Asumir como norma de comportamiento permanente la fraternidad entre todos los agremiados y con los que estando dentro del oficio no lo sean, por ahora.

2. Cumplir con la misión vocacional de ser promotor de peñas, ligas, sociedades, grupos y clubes taurinos.

3. Convertirse en el magíster (maestro) de las instituciones taurinas.
4. Ocupar el mayor número de espacios radiales, televisivos, de medios impresos o de la red mundial Internet.

5. Ser agente de tertulias taurinas, previamente convocadas.

6. Ofrecer cursos de escritura y narración taurina.

• Del gremio (Acotave)

1. Transformación estatutaria o reglamentaria en una Organización No Gubernamental, de carácter cultural y promotora de la identidad nacional.

2. Auspiciar la concertación con ganaderos, empresarios, comisiones taurinas, gremios de matadores y subalternos, restaurantes y hoteles.

3. Proponer la apertura de las Escuelas Taurinas para cursos más allá de su alumnado regular, para aficionados o quienes quieran serlo.

4. Concertar un diplomado, disponible para profesionales de cualquier área, en la Universidad de los Andes.

5. Promover un curso de gerencia de empresas taurinas.

6. Promover un curso de mayorales de ganaderías de reses bravas, con la Universidad Central de Venezuela.

7. Proponer una maestría de periodismo taurino para egresados en Comunicación Social, itinerante en varias Universidades (Andes, Zulia, Central, Andrés Bello y Bicentenaria de Aragua).

• De extensión (otras actividades, en concertación con otras instituciones)

1. Creación del Premio Nacional de Periodismo Taurino.
2. Creación del Concurso Anual de Poesía Taurina.
3. Premio al libro taurino del año.
4. Premio al Aficionado Taurino del Año.
5. Exposición anual de pintura taurina.
6. Premio a la mejor tesis de pre-grado, en asuntos taurinos.
7. Cena de fin de año para entregar estos premios, con carácter benéfico.
8. Replanteamiento del fin y sentido de la Corrida de la Prensa.


Apreciados amigos. Solo deseo contribuir a que observemos la fiesta brava venezolana con la misma pasión que hemos tenido hasta ahora, pero también con inquietud y preocupación frente a las dificultades que son previsibles en los meses y años venideros, y con una única convicción: el futuro de la tauromaquia en Venezuela será en mucho lo que decidamos los cronistas, asociados con los ganaderos, empresarios, toreros y aficionados, actuando de manera concertada y con las más rectas intenciones.


No esperemos que otros hagan lo que nos corresponde, aunque esos otros puedan ser personas que tengan más responsabilidad o que reciban más beneficios de la misma fiesta que los cronistas.


Muchas gracias

 

Subir


 

Doctorado en Úbeda, Ciudad Patrimonio de la Humanidad, Provincia de Jaén

Nerio Ramírez, torero tovareño en carteles de

España, Francia y Colombia

 


El domingo treinta de septiembre de 1979,  cuando faltaban siete minutos para las cinco de la tarde, en la histórica Plaza  de Toros de San Nicasio de Úbeda, entre los ríos Guadalquivir y Guadalimar al sur de España,  recibió la espada y muleta en señal del doctorado en tauromaquia,  el novillero Nerio Rafael Ramírez  “El Tovareño”, de veinticinco años de edad.

La ceremonia tuvo como padrino al torero hispano Francisco Ruiz Miguel y de testigo actuó el también ibérico Juan Antonio Esplá, ambos ubicados entre la primera veintena de ases de la temporada.

Segundo festejo de la  Feria de San Miguel Arcángel, cuyos orígenes se remontan al siglo trece. Siguiente día de la fiesta patronal. Tiempo soleado. Lleno completo. Se lidiaron seis toros de Don Carlos Sánchez Rico (Salamanca), cuya procedencia es de Don Félix García de la Peña. Actuó la Agrupación Musical Ubetense  (AMU), dirigida por el maestro Manuel Antonio Herrera Moya desde junio de 1969.

 El empresario del ferial  fue el madrileño Juan Gutiérrez Puerta, destacado hombre de negocios taurinos que ese año ofertó en la licitación para la  Feria de San Isidro. En un principio se había pactado la alternativa para la Plaza de Villanueva del Arzobispo, también en Jaén, con un cartel conformado por Manuel Benítez “El Cordobés”  y  Serafín Payá. No se realizó el festejo por indisposición de Benítez.

Ramírez, enfundado  en un terno malva y oro, recibió  con tres ceñidas verónicas a “Chileno”, No. 54,  negro bragado. Se escucharon sonoras palmas. Llevó el animal a la jurisdicción del picador de confianza José Luis del Monte. Buena vara.  Luego colgó dos lucidos pares de banderillas.Nerio, Nilson Guerra y el subalterno de confianza Mauro Pereira

 En medio del mayor silencio recibió los trastos de Matador, espada y muleta, y devolvió el capote.  Ruiz Miguel le dijo:   “ muchos escogen este camino, no todos llegan. Te felicito y deseo mucha suerte”. Luego de los abrazos de padrino y testigo (Esplá dijo ..enhorabuena..)  saludó al Presidente del festejo Don Luis Blanco, para iniciar faena.

Dos tandas de pases con la zurda, iniciadas con el pase cambiado,  despertaron el entusiasmo general. Luego una serie con la derecha. Sonó el pasodoble Chiclanera. Volvió por naturales, citando de frente  con los pies juntos, se adornó  y después de nuevos derechazos colocó la espada en todo lo alto, para despachar con efecto rápido.

Dos orejas. Paseo circular en medio de las palmas. En los tendidos y en el callejón surgieron los mejores comentarios para un  joven diestro americano que culminaba con éxito su carrera novilleril de quince  actuaciones en ruedos ibéricos y dos en las plazas francesas de Ceret y Arles.

Convertido en Matador de Toros, Nerio Ramírez devolvió espada y muleta al maestro de Cádiz Ruiz Miguel, quien lidió segundo y cuarto de la tarde con balance de una oreja. Ramírez agradeció a Ruiz la concesión del doctorado y éste lo felicitó por el triunfo logrado.

Ruíz Miguel tuvo un balance artístico de palmas en el primero y oreja en el segundo.

Esplá agradó  con los rehiletes y escuchó ovaciones en sus dos actuaciones, sin cortar orejas. Su primera faena fue musicalizada.

“El Tovareño”  cerró el festejo. Ceñidos lances a la verónica. Palmas para el varilarguero Manolo Atiénzar Vega.  Asistido por la buena capa de Ricardo Mencía, primero de la cuadrilla, nuevamente se lució en banderillas. Brindó a sus emocionados subalternos (también actuaron Mariano Gallardo y Antonio Maezo) y al consecuente mozo de espadas Don Miguel Mateo Barahona, hombre de experiencia en la guerra civil. Faena basada en naturales, con palmas, música y olés. Artística ejecución con la derecha. Con el estoque dejó pinchazo y entera. Despedido con aplausos.

El cronista  Rafael Alcalá del “El Diario de Jaén”  escribió en su reseña que “hubo una cosa que me gustó en el torero venezolano y es que ligó faena  y estuvo tranquilo, sin nervios, aunque latiera con prisa su joven corazón”.

Antes de regresar  a Madrid, la cuadrilla festejó con brindis y cena en un restaurante ubetense.  El dueño del negocio, que había estado en la corrida, emocionado por la visita del triunfador, ofreció la comida en su honor.

Culminada la corrida,  “El Tovareño” quedó registrado como el  quincuagésimo sexto torero venezolano de alternativa en cincuenta y siete años de historia después del doctorado de Eleazar Sananes en Madrid (Plaza  de la Carretera de Aragón) el 22 de mayo  1922.

Nerio, Marypaz Vega y Nilson GuerraEs el segundo merideño que hizo el grado en una plaza española. El primero fue César Faraco Alarcón, oriundo de San Juan de Lagunillas, el trece de mayo de 1955, a la edad  de veintidós años, apadrinado por el caraqueño Antonio Bienvenida y testimonio de Manolo Vásquez, en la madrileña Plaza  de Las  Ventas.

Treinta y ocho venezolanos recibieron el doctorado, hasta ese momento, en tierras españolas, destacando la plaza de Barcelona con ocho actos, de los cuales cuatro corresponden a la  familia Girón Díaz (César, Rafael, Curro y Efraín) y completando Carlos Saldaña, Adolfo Rojas, Celestino Correa  y José Nelo).

El mayor número de padrinazgos lo tiene César Girón con cinco, seguido por Antonio Bienvenida y Curro Girón con tres,  con dos quedaron registrados Antonio Chenel “Antoñete”,  Eloy Cavazos,  Paco Camino, Manolo Martínez y Dámaso González.

La genealogía  de la alternativa de “El Tovareño” revela que Ruiz Miguel recibió el doctorado  de manos de  José Fuentes (Barcelona, 27.04.1969) y éste de Antonio Ordóñez Araujo (Málaga, 18.04.1965), siguiendo la línea histórica con los nombres  de:

La historia de la plaza de Úbeda, levantada en medio de iglesias góticas y palacios renacentistas, registra un importante hecho. El 29 de septiembre de septiembre de 1865,  día del Patrono San Miguel, tomó la alternativa el célebre califa cordobés  Rafael Molina “Lagartijo”, de legendaria rivalidad con  Salvador Sánchez Povedano “Frascuelo”.

Entre los años 1967 y 1979 en los carteles ubetenses destacaron los nombres de los toreros  Miguel Mateo “Miguelìn”,  Angel Teruel, José Fuentes, Miguel Márquez, Antonio Chenel  “Antoñete”,  Manuel Benítez “El Cordobés”, Sebastián  “Palomo Linares”, Cèsar Girón,  Antonio Millán  “Carnicerito de Úbeda” , Francisco Rivera “Paquirri”, Dámaso González, Pedro Gutiérrez Moya “El Niño de la Capea”, Santiago Martín “El  Viti”, Paco Alcalde, Luis Francisco Esplá, José Luis Galloso, Julio Robles, José María Manzanares, Juan Antonio Ruiz “Espartaco” y Emilio Muñoz.

 

Lucha por un sitial

La historia de Nerio Ramírez (Tovar, 24.09.52) representa el esfuerzo de un muchacho humilde por abrirse paso, sin mayor apoyo que su afición,  en la difícil y controvertida fiesta brava. En su infancia asimiló las primeras ideas taurinas durante la celebración  de dos novilladas en un redondel portátil cerca de su casa, en la parte  posterior de la   Capilla de la Cruz, que entonces se buscaba convertirlo en templo parroquial de Nuestra Señora  de  Fátima, en mayo de 1963.

El  niño Nerio estaba en la catequesis, bajo la dirección del sacerdote trujillano Alfonso Albornoz Pérez. Este prometió la entrada gratis al circo taurino a quienes ayudaran en las labores  de construcción, lo cual lo llevó a esforzarse cargando ladrillos.

No otro pudo ser el impacto. Por primera vez  se presentaron toreros tovareños.  Debutó el  fino artista del capote Ramón Ramírez “Rísquez II”, al lado de Francisco Alonso Briceño y José Alcides  Salas.  Completaron las ternas  Eduardo Landa y el peruano Alejandro Campos “Campitos”.

Tres meses más tarde presenció  la feria septembrina de Nuestra Señora de Regla y  cimentó su afición al ver en el Teatro Cinelandia, gerenciado por Don Miguel Rosario,  películas con algunos segmentos taurinos rodados  en plazas españolas. Una de ellas  es  “Nace un torero”, con Manuel  Cano “El Pireo”, matador  de toros de los años sesenta.

Instaló su primer cuartel taurino al inaugurarse la Plaza de Toros Monumental  de Mérida, en 1968, después de haber dejado sus primeros capotazos a novillos criollos en la tovareña Plaza Vista AleNerio y su hijo Rafael Albertogre (*).

Se enfundó en un traje  de luces por primera vez en el circo portátil  instalado en La  Plazuela, barrio El Añil  de Tovar,  el nueve  de septiembre de 1970, alternando con el matador  de toros Alfredo Sánchez y los novilleros Luis Meza y Carlos Reinaga.   Por los redondeles portátiles de la zona andina (colombiana y venezolana) anduvo en sus primeros momentos, intercalando entrenamientos y actuaciones con el necesario trabajo para subsistir.

De esos pueblos interioranos y montañeros se recuerdan Queniquea, Colón, Coloncito, Caño Zancudo, Nueva Bolivia, Canaguá  y Río Chiquito de Venezuela, y los colombianos Bochalema, Sardinata, Toledo, Labateca, Arboledas, Gramalote, San Luis  de Cúcuta y Villa del Rosario.

En septiembre de 1971 integró cartel  con los también novilleros tovareños Vicente  Ramírez y Julio Dávila, con toros  criollos, en lo que fue la última temporada en el histórico lugar de las ferias tovareñas. 

Lleno completo y alegre expresión de la tovareñidad en redondel de madera.

En 1974  decidió irse  a España para mejorar su autodidacta formación, personalizar su forma de interpretar el arte, alcanzar identidad propia y lograr una alternativa decorosa.  Allí se encuentra con sus amigos novilleros venezolanos Jorge Polanco, Marcos Peña “El Pino” y Rafael Pirela.  Durante el primer año, residenciado en la céntrica calle del Barco (No. 24)  de Madrid en casa de Marita Rodríguez Seoane,  anduvo en  el grupo de “El Chino Torero”,  acreditada cuadrilla cómico – taurina dirigida por Manuel Pérez Luque,  con numerosos contratos en España y América. 

En diez oportunidades  se vistió de luces para lidiar y estoquear un novillo por tarde, en lo que se conocía como la “parte seria” del espectáculo, pero sin que estas presentaciones sirvieran para ingresar en la estadística o para relato de medios de comunicación social. De baja remuneración e integrado totalmente al equipo de trabajo, donde además de torero tenía que hacer de obrero, cargador, ayudante y cómico, Nerio vio cubrir sus gastos, guardar unas cuentas pesetas y acrecentar su experiencia frente a la bravura y raza del toro ibérico.

Asiduo visitante del  inmenso parque  “Casa de Campo” para conservar facultades físicas y entrenar de salón,   de la vieja Plaza de Toros “Las Ventas” para presenciar cuanto festejo se realizara y de los corrillos taurinos del centro madrileño (especialmente del bar “La Sastrería) para mantenerse en el ambiente. En este último lugar  conoció a dos acreditados subalternos Alberto Díaz Martínez “Madrileñito” y Ricardo Mencía Barros. Con Mencía, un exigente director artístico y apoderado,  le correspondió andar  en cuatro temporadas anuales, hasta culminar con la alternativa en el coso ubetense.

Las primeras actuaciones ocurrieron en plazas de tercera categoría, en novilladas sin picadores, logrando sumar el cupo para extranjeros. No faltaron tardes de añadidura en las que su nombre no figuró, pero  que se contrataban con el ánimo de fortalecer la preparación para la fuerte campaña de festejos con animales de mayor peso.

El 17  de septiembre de 1978 debutó con picadores en Cascante (Navarra), alternando con José  Castilla y Enrique González “El Bayas”. Su triunfo le valió la repetición al año siguiente. Y desde allí no paró de torear todas las semanas hasta totalizar  diecisiete novilladas con balance  de veinticinco orejas y tres rabos, y tres festivales.  En sus dos presentaciones en Francia cortó orejas.

Su único paseíllo en la monumental “Las Ventas” fue  el domingo diecisiete de junio de 1979, durante mañanero festival a beneficio de los huérfanos de la Policía Municipal del Excelentísimo Ayuntamiento de Madrid. Conformó cartel con los matadores Joaquín Bernadó y Agapito Sánchez Bejarano, y el novillero Juan Herrera. Se lidiaron cuatro novillos de “El Pizarral”, de Casatejada, Provincia de Cáceres. Cortó una oreja. Las  fotos de la época muestran a Nerio con la oreja y a un lado el subalterno Alberto Díaz  “Madrileñito”. Completaron la cuadrilla Ricardo Mencía y el picador  José Luis del Monte Galán.

En la temporada española  de  ese año quedó colocado en la casilla quince de los novilleros, con quince paseíllos, veintiséis orejas y cuatro rabos.

 Figuraron en la estadística, entre otros,  “El Mangui”, Pepe Luis Vásquez, Maribel Atiénzar, Víctor Méndez, Luis Reina,  Juan Antonio Ruíz “Espartaco”, Antonio Ramón Jiménez, Patrick Varin, Richard Millán,  Paco Ojeda, Luciano Núñez y Pepín Jiménez. El máximo triunfador fue  Mario Triana.  Sus actuaciones más relevantes tuvieron lugar en Cartagena, Azpeitia y Cascante (por segunda vez).

Medio centenar de corridas

 “El Tovareño”  dio prestigio al gentilicio de la tierra mocotiense y abrió lo que ya se puede conceptuar como “la escuela taurina tovareña”, al triunfar en las Plazas Nuevo Circo de Caracas (en dos oportunidades),  Mérida  (en cinco tardes), Maturín, San Felipe, Barinas y Guayabal (Tolima – Colombia).

De especial significación fue su debut  en Mérida, el 16 de  febrero de 1980. Hizo el paseíllo con  Francisco Rivera “Paquirri”  y Miguel Espinoza  “Armillita Chico”. Dejó dos faenas ante toros de Mimiahuapan, cortó las orejas a “Mocotíes” y salió  a hombros.

Ese mismo año, veinte de abril,  se estrenó en el Nuevo Circo  de Caracas con Manolo Martínez y Bernardo Valencia, y cinco meses más tarde (14.09.80)  dejó su nombre para la historia  de la plaza capitalina al indultar  a “Rumboso”  de  Reyes Huerta, tras una faena en la que las tandas de naturales, citando de frente  a pies juntos,  sirvieron para abrir todas las crónicas. En tan memorable tarde le acompañaron el español Julio Robles y el mexicano David Silveti.

En España solo alcanzó dos corridas. La primera en  la sureña plaza de San Roque, el veintiséis de julio de 1980, actuando como testigo de la alternativa que Diego Ramos “El Merlo”  le concedió al diestro local  José Lara. Lidiaron  toros de Núñez Moreno de Guerra y Pío  Tabernero de Vilvis. Cortó oreja al primero (con petición de otra) y dio vuelta al ruedo en el segundo.

Nuevamente toreó el tres de agosto  de 1981 en Pedro Muñoz, compartiendo  cartel con el rejoneador sevillano Antonio Ignacio Vargas y el matador madrileño Serafín Payá. Lidió  toros de Tulio e Isaías Vásquez. Su segunda faena se la ofrendó  a la  señora Mirna Girón Ricard, hija del torero caraqueño César Girón Díaz en el matrimonio con la francesa Danielle Ricard.

Confirmó su alternativa  en  la Plaza Santamaría de  Santafé de Bogotá de manos del mexicano Manolo Arruza y testimonio del español Gabriel de La Casa en noviembre 1984, con toros  de Santa Catalina.  Actuó además  en  San Cristóbal,  Maracaibo,  Táriba, Valera, Valle de La Pascua, San Felipe, El Vigía, Santa Cruz de Mora y Ejido. Una suspensión del festejo, a última hora y habiéndose cumplido el sorteo,  le impidió su debut en la arena calicantina de Maracay el diecinueve de agosto de 1990 en cartel nacionalista compartido con Manuel Medina “El Rubi” y Manolo Rodríguez.

El once de  septiembre de 1992 tuvo el honor de integrar el cartel  de inauguración de la nueva y polifuncional plaza tovareña denominada El Coliseo, ubicada  a menos de ciento metros de su casa natal, cuya capacidad es de siete mil cien personas.  Integraron la terna los españoles Tomás Campuzano y Curro Durán, además del rejoneador emeritense Javier Rodríguez. Lidiaron animales  de  José Ramírez  Cuevas (“Los Ramírez”)

.Coliseo El Llano Tovar

Su despedida de los ruedos ocurrió el doce de septiembre de 1999 en la misma arena, en  cartel que compartió  el mexicano Ernesto San Román “El Queretano”,  el colombiano  Diego González y el rejoneador emeritense Javier Rodríguez Jáuregui, con toros  de Tierra Blanca. En esa tarde la municipalidad le confirió la Orden “Ciudad de Tovar” en su primera clase y hubo discurso especial.

En su tierra natal  es el diestro con  mas actuaciones en los feriales de septiembre y acumula  el mayor número de orejas.  Sus paisanos le vieron triunfar en par de tardes al lado del ilustre torero aragüeño Francisco “Curro” Girón Díaz, el diestro venezolano de mayor número de actuaciones en España y dos veces campeón de la estadística anual en 1959 y 1961.  En  la primera ocasión alternaron con  Carlos Osorio  “Rayito”  en la Plaza de “Vista Alegre” lidiando toros de Bellavista y en la segunda con el bien recordado colombiano José Eslava “Pepe” Cáceres (nacido en Honda, Tolima) en la Plaza  de Sabaneta, ante toros de  “Rancho Grande” .

Se recuerda una faena a “Caracolito”  de Los Arangues en la plaza instalada en el sector “La Periquera”. Una larga y artística faena, obviando el tiempo reglamentario, provocó el indulto del bravo toro larense.

En Venezuela superó  el medio centenar de corridas y su historial taurino agrega festejos menores en ciudades y pueblos  como Ciudad Bolívar, La Grita, Colón, Bailadores, Zea, Canaguá,  Jají,  Escuque, La Fría, Queniquea, San José de Bolívar, El Chivo y El Nula.

 

Plaza de Toros Vista Alegre en 1971 

(*) 

a) La primera plaza de concreto del Estado Mérida se inauguró en la Parroquia El Llano de Tovar el seis de septiembre  de 1964, construida por  un grupo privado conformado por los  aficionados José Rosario Salas, José Pulido y Francisco Guerrero, con capacidad para mil ochocientas personas, separadas en tendidos de sol y sombra,  y un costo  de ochenta mil bolívares. El cartel de apertura lo conformaron los novilleros Felipe Iglesias, Simón Mijares “El Duende” y León Espinosa, con toros criollos de la ganadería “El Piñal” de Don Teodolindo Henríquez Márquez (fundada en 1942), para entonces gerenciada por Oswaldo Henríquez Vera.

b) Nerio Ramírez estuvo como espectador en el callejón acompañado de sus amigos Carlos Briceño Vera, Alí Quintero y Jesús Alberto Araujo. 

c) Antecedente importante de la iniciativa  de construir este coso fue la celebración  de dos novilladas en un circo portátil instalado en la parte posterior  de la  Capilla de la  Cruz, luego llamada  de Nuestra Señora  de  Fátima,  bajo la organización  de  Salas y Pulido, con el patrocinio del  Presbítero Alfonso Albornoz Pérez, Cura Rector, en mayo de 1963.

La ganadería  “El Piñal”  contrató la elaboración  de un  proyecto para la cría de ganado  de casta española, con el Profesor  José García Pastor, en 1962, que no llegó  a implementarse.

 


Subir

 


 

Torero y milagrero

 

 

En la mañana del diecinueve de octubre de 1971, César Girón acudió a un estudio fotográfico de Caracas para posar con camisa blanca, corbatín rojo y chaquetilla taurina (manzana y oro), sentado y sin taleguilla. Nunca pudo recoger las fotos de la última ocasión en que le vieron con traje de torero. Un infortunado accidente le quitó la vida al caer la tarde, en el kilómetro setenta y dos de la autopista entre Caracas y Maracay, antes de La Victoria. Nueve horas separaron uno y otro episodio.

Quince años mas tarde las fotos aparecieron en manos de una empleada que las entregó a familiares. ¿Para qué las quería? ¿Necesitaba fotos actualizadas? ¿Pensaba editar carteles taurinos?

César Perdomo Girón, su primo e impulsor, no tiene la explicación y solo se atreve a señalar que resulta muy curioso el hecho, sin llegar a dudar de la veracidad del relato de la señora que con gentileza acudió a donar el par de retratos a color de medio cuerpo.

El rostro de Girón muestra prematura adultez. No es el mismo Girón del matrimonio con Danielle Ricard. Los años han decretado seriedad. Es un hombre cuyo cuerpo tiene costuras médicas que cerraron heridas de pitón y veinte campañas de sostenido empuje para matar mas de mil quinientos toros, imponerse a centenares de adversarios en la arena y convencer decenas de miles de aficionados en los tendidos.

Su muerte constituyó una demostración de dolor nacional. Todos los sectores de la vida venezolana se hicieron representar en las exequias. Gente de todos los estratos sociales acudió a darle el último adiós. De multitudes congregadas voluntariamente, su entierro es una de las mas grandes manifestaciones públicas que recuerda el país.

Con la desaparición del primer Girón torero vino la exaltación de los méritos artísticos y profesionales. Revisteros de todo el orbe se ocuparon de recordar hazañas, por igual en Madrid, Sevilla, Pamplona, México, Santafé de Bogotá, en las Valencias o en Lima. Se difundieron audiovisuales en televisión y circularon libros. Y pocos años mas tarde comenzó a ocurrir una de las expresiones de fe popular mas inesperadas y también curiosas.

Se cuentan por miles las personas que han acudido al sitio donde el auto conducido por César ( un deportivo alemán) se estrelló contra la parte trasera de un camión, en las cálidas inmediaciones del aragüeño Municipio Ribas, para pedirle ayudas y para agradecer los “favores concedidos”.

Cincuenta y tres placas, de latón, aluminio, plástico, cerámica y madera, dejadas por choferes, estudiantes, amas de casa, obreros y hasta por un General de Brigada del Ejército, revelan que por intercesión girondina han ocurrido hechos singulares en la vida de numerosos venezolanos.

Con las inscripciones también hay fotos de niños, hombres y mujeres, documentos de identidad ( y estudiantiles), un letrero de una línea de transporte y otros objetos que no revelan las ayudas o favores alcanzados. Una carta de reciente redacción le pide “apoyo para salir adelante como Usted lo logró”.

Otros beneficiarios o favorecidos han dejado imágenes cristianas y otras que no lo son, en una suerte de sincretismo religioso actualizado. No hay imágenes de toreros, fotos de plazas o figuras táuricas, como si todos los milagros taurinos de César se hicieron en el ruedo y ahora quedan los hechos sobrenaturales para quienes, siendo o no aficionados, simplemente acudan en su búsqueda.

Y es que en Maracay los aficionados taurinos que conocieron al gran Girón no buscan su protección o piden favores, aunque respetan las numerosas expresiones de fe. Sus seguidores espirituales son personas que comparten creencias divinas y vivencias humanas, y que se vienen sumando por confiar en que el otrora gran torero es hoy un dispensador de milagros, ayudas y favores sin necesidad de acudir a las taquillas y sin exponerse al sol y bullicio de los tendidos.

¿Será César tan buen milagrero como torero exitoso fue? Son aspectos disímiles, no incompatibles, pero supeditados a la interioridad de los seres humanos y a los inescrutados designios de Dios. Un asunto serio, muy serio, por lo demás.


Subir


 

CON CESAR SIGUE LA GIRONERA


El apellido Girón es parte de la historia taurina mundial. Pertenece a una familia, caraqueña y aragüeña por igual, que en medio de gran humildad hizo del toreo un capítulo especial para prestigiar el gentilicio venezolano y para afirmar en España la pujanza de los hombres de América, dispuestos a destruir los cotos cerrados de la tauromaquia.

Francia, Portugal, México, Colombia, Ecuador y Perú, con capítulos históricos en ruedos españoles y venezolanos, son países en los cuales se siguen recordando las hazañas de los miembros de una dinastía que aún está activa con su segunda y tercera generación.

En la primera tanda aparecen César, Rafael, Curro, Efraín, Freddy y Pepe Luis, en la segunda Marco Antonio y Juan José, hijos de Curro y Rafael, respectivamente, mientras que el tercer ciclo tiene como exponente al nieto de César, el joven trianero César Antonio Vargas Girón, “Vaíto” entre familiares.

El hijo del rejoneador Antonio Ignacio Vargas y Mirna Girón Ricard, bisnieto del famoso empresario francés Paul Ricard, es un torero que apenas comienza, por lo que carece del rodaje de sus antepasados toreros, pero que tiene elementos muy valiosos que lo identifican como un artista de personalidad propia, distinto y a la vez parecido a los Girón viejos, mezcla humana de dos continentes.

Con pocas actuaciones en número, aunque todas, salvo una, triunfales, su presencia en los carteles de la Feria del Sol de Mérida sirvió como aliciente luego de que en Maracaibo y Maracay sumara seis orejas tras culminar certeramente artísticas faenas sin agregados ni artificios.

El albero merideño lo recordará por sus éxito en 2005 y 2006. En la última oportunidad su presencia sirvió para tomar prudente distancia de sus alternantes y para triunfar sin mucha bulla. Le acompañaron, actuando por delante, los toreros de mayor imán para la taquilla, Leonardo Benítez y Julián López Escobar “El Juli”.

De alternativa en la Valencia venezolana en noviembre de 2004, César (Vargas) Girón es un torero que ya tiene arraigo conquistado por sus actuaciones en cuatro plazas venezolanas y no simplemente por la fuerza del apellido, la que, en todo caso, no sería realidad si la dinastía no hubiese sido exitosa. Y su emoción por nuestra tierra la expresa a cada rato con palabras. No por otra cosa comenzó la carrera donde la terminó el Gran César.

“Vaíto” no busca emular al abuelo, ni superarlo. Sabiendo que es un torero enraizado en el apellido busca sitio en otra etapa distinta, con otras condiciones, con otro planteamiento artístico, solo queriendo triunfar para mantener vigente una dinastía que es orgullo americano y que en España se le recuerda por hazañas aún no superadas y por constituir el apellido más famoso del mundo.

 

Subir

 


 

OTRA VEZ, TORERO…TORERO

Orellana en San Cristóbal


El desfilar de aficionados entre el Valle del Mocotíes (Bailadores, Tovar, Santa Cruz de Mora y Zea o Murmuquena) y Mérida hizo lento el tránsito vehicular a partir de las doce del mediodía. Cada automóvil llevaba copada su capacidad. Los vecinos acordaron previamente el corto viaje y ya tenían en sus bolsillos las boletas. Las empresas de transporte hicieron operativos especiales. Diez mil bolívares era la tarifa, de ida y vuelta.

Inmensa alegría y expectación a la ida. Cerca de cinco mil vallunos salieron a ver al torero Rafael Orellana, en su quinta presentación como matador de toros. Se le unieron los paisanos de otros lugares como Lagunillas, Ejido y por supuesto esa inmensa colonia residente en la capital de las alturas.

Tristeza y conformidad, con gran esperanza, al regreso. Las caras reflejaban dolor, pero complacencia porque la fiesta sigue. Orellana si triunfó, pero no como querían todos. Un toro de sangre española, antioqueño y colombiano le hundió el pitón en la región interna del tercio superior del muslo izquierdo y le desgarró los músculos en un área de diez centímetros.

Una herida que obligaba a intervención quirúrgica de inmediato, pero el torero se soltó de las andas humanas y se fue en busca del sonsonero, le compuso una faena de mucha calidad, en medio de los gritos unánimes de torero…torero, los únicos escuchados en la feria, con pases alargados en demasía y para rubricar le dejó media espada al estilo del célebre Rafael Molina “Lagartijo” para despacharlo en seis segundos.

Los pañuelos blancos llenaron los tendidos, la autoridad le concedió una oreja, pero se mantuvo por varios minutos la petición de la otra. Los narradores se sumaron al clamor. Y luego a la enfermería, donde fue intervenido por el Doctor Luciano Marrone, con la ayudantìa de Manuel Montilva y la dirección del experimentado Luís Alfonso “Toto” Molina, galenos de probada idoneidad.

La cornada se localizó a poca distancia, en la región inguinal, muy cerca de la sufrida el cuatro de febrero, hace solo veintitrés dìas , en la Plaza de Turmero, dejando entre ambas el espacio donde está el paquete vasculatorio (safena y femoral) más importante del cuerpo.

Asombrosa actuación para despachar al astado con esta herida. Una intervención de veinticinco minutos. Y a la clínica para un reposo de cuatro días y las indicaciones facultativas del caso.

Orellana vino a un gran compromiso por varias razones. La primera es muy importante para las empresas. Su nombre era la base del cartel, y casi llena la plaza, aunque a su lado estaban dos colegas suyos de la Escuela Taurina de Madrid (Uceda y Avellàn, buenos toreros sin arrastre de aficionados). La segunda, y hay otras, defender una imagen de triunfador que se ha venido regando por el país.

Los mocotienses vieron el triunfo en medio del drama. No era lo deseado. Habrá otras oportunidades y al sumarlas serán muchas.

 

Subir

 


 

TRES PÁRAMOS Y TRES GANADERÍAS


En Canaguá pasaron cien años, desde su fundación en 1872, para que fueran celebrados los primeros festejos taurinos. En medio de un nutrido programa, que incluyó sesión solemne del parlamento regional en homenaje al Presidente Rafael Caldera, las tardes de toros de aquel lejano diciembre lucían como algo exótico para la mayoría de los entusiastas hombres del campo sur merideño.

Gerardo Peña, un comerciante local, es el pionero de la fiesta brava canaguense. Su empeño como empresario, asistido por Venancio Moreno y Ramón Ramírez Rísquez, permitió abrir un interesante capítulo taurino que suma más de un tercio de siglo.

De aquellas jornadas quedan aficionados que recuerdan las triunfales actuaciones de Nerio Ramírez, Félix Gracia, Nelson Villegas y Gonzalo De Gregorio, cuatro novilleros punteros del ande venezolano.

Canaguá es una comunidad emplazada en una hondonada del declive montañoso que como un ángulo se inserta en Barinas y Táchira. Tierras de todos los cultivos y de la ganadería de carne y leche que abasteció por años el Valle del Mocotíes, hasta que se impuso el Sur del Lago.

Era parte del camino que entre mediados del siglo dieciocho y los años cuarenta del diecinueve recorrían los encierros comprados en Barinas para abastecer la vieja feria de la Virgen de Regla de Tovar, guiados por expertos jinetes nacionales y colombianos.

Visitar esa comarca municipal supone un viaje de ciento sesenta y cinco kilómetros desde Mérida, ubicada a mil seiscientos cincuenta metros de altitud. Por una autopista se llega a Estanques (Municipio Sucre), luego de asciende por estrecha y neblinosa vía a tres mil metros para coronar el Páramo Las Coloradas, enseguida está el Páramo Las Nieves a tres mil doscientos y después de la Parroquia El Molino se encuentra el Páramo El Parque.

Y en ese último frío y largo paraje están las ganaderías de toros de lidia “La Cruz de Hierro”, “El Samán del Herradero” y “Los Marañones”, que hacen del Municipio “Arzobispo Chacón” el más importante del Estado Mérida en producción de animales para la fiesta taurina.

Canaguá aparece al final, en un estrecho y fértil valle. Y al llegar a su plaza, como asunto curioso, nos encontramos a la mismísima altitud de Mérida, el punto de partida.

 

 

Subir

 


LEY DE ESPECTÁCULOS TAURINOS

 

 

Propuesta  de   Nilson Guerra Zambrano

 

Ley de  Espectáculos  Taurinos

Título I

Disposiciones Generales.

  Capítulo I

Objeto, espectáculos y ámbito.

 

Objeto

 

Artículo 1.- El objeto de la presente Ley es la regulación nacional de la organización, funcionamiento y celebración de los espectáculos taurinos, con el fin de garantizar los derechos del público; propiciar la seguridad social de los toreros, cualquiera  sea su rango y especialidad; promover el desarrollo integral de los mismos; incentivar la generación de fuentes de trabajo; conservar los elementos histórico – culturales presentes; crear el Registro Taurino Nacional;  y  alentar la solidaridad y responsabilidad social de todos los sectores involucrados en la  actividad taurina.

 

 

Definición

 

Artículo 2.- Se  entiende por espectáculos taurinos  aquellos eventos, jornadas, reuniones, festejos  o encuentros en los cuales  se utilicen, jueguen, lidien o corran  uno  o varios animales, bovinos de raza criolla o  de casta ibérica,  con carácter público, con pago  de ingreso a recintos fijos, móviles o acondicionados, o  de carácter gratuito, en los cuales  sea  necesario resguardar el orden  público y  los intereses  de los asistentes.

 

Ámbito  de  Aplicación

 

Artículo 3. Quedan sometidos a las disposiciones de esta Ley, los matadores(as) de toros, novilleros(as), aspirantes (as) a novilleros, becerristas, aficionados (as) prácticos, rejoneadores(as), banderilleros(as), picadores, mozos de espadas y ayudantes, cómicos(as) y acróbatas taurinos,

criadores (as) de toros de lidia, apoderados  (as) y empresarios(as) taurinos, comisionados municipales, integrantes  de equipos médicos, veterinarios oficiales de plaza, espectadores y  trabajadores.

 

Capítulo II

Clasificaciones, Recintos  y Categorías.

 

Clasificación

 

Artículo 4.- Los Espectáculos taurinos se clasifican en:

1.  CORRIDAS DE TOROS: En las que participan matadores de toros de a pie y/o de a caballo y se lidian toros de casta, cuya edad sea no menor de cuatro años ni mayor de seis años.

2.  CORRIDAS DE REJONEO: En las que actúan toreros a caballo, pudiendo matar toros o novillos, según sea la categoría de cada rejoneador.

3.   CORRIDAS MIXTAS: Intervienen matadores de toros de a pié o a caballo, matadores de Novillos de a pie o  a caballo.

4. NOVILLADAS CON PICADORES: Toman parte novilleros profesionales, lidiando machos cuya edad sea no menor de tres  y menor de cuatro años.

5.  NOVILLADAS SIN PICADORES: En las que actúan novilleros lidiando machos cuya edad sea no menor  de dos años y menor  de tres años.

6.  FESTIVALES: Donde actuarán matadores de toros y de  novillos de a pie y/o de a caballo, aspirantes a novilleros o aficionados prácticos, siempre bajo la dirección de lidia de un profesional del toreo. Todos  utilizarán los el traje corto español, el de labores  de campo  o  un equivalente venezolano. Se podrán lidiar reses despuntadas, bien sea machos o hembras.

7. BECERRADAS: En las que participan aspirantes a novilleros, lidiando reses de casta menores de dos años de edad, bajo la dirección de un profesional del toreo.

8. OTROS ESPECTÁCULOS: Tales como encerronas, capeas, juegos de toros, corridas bufas y festivales cómico – taurinos. Se pueden lidiar reses de cualquier edad y sexo. Las encerronas deben ser dirigidas por un profesional del toreo.

Parágrafo  único.

En todos los espectáculos  deberá existir un cuerpo  de policía y un equipo  de atención médica. Este  último para la  atención tanto  de  actuantes como de espectadores.

 

Recintos

 

Artículo 5.-Los recintos para la celebración de espectáculos son:

1.  Plazas de toros fijas, permanentes o construidas para  ese efecto.

2. Plazas de toros portátiles, conformadas por  elementos desmontables y trasladables, de metal o de madera.

3.  Otros recintos. Escenarios y estadios con tribunas o  no, habilitados bajo las condiciones reglamentarias.

Parágrafo  único.

 

En todos los recintos deberá contarse con la aprobación del organismo nacional, estadal  o  municipal ocupado de la seguridad o prevención de accidentes, debidamente acreditada y consignada una semana antes del espectáculo o  de los espectáculos.

 

Categorías de las plazas.   

 

Artículo 6.-La categoría de las plazas se determina por su tradición, antigüedad y por el número, clase y categoría de los espectáculos taurinos celebrados anualmente. Hay tres categorías:

1.- Primera.- Nuevo Circo  de Caracas,  Maestranza “César Girón” de Maracay, Monumental  de  Valencia,  Monumental  de  San Cristóbal, Monumental “Román Sandia” de  Mérida,  Monumental “La Chinita” de Maracaibo y  Coliseo  de  Tovar.

2.- Segunda.- Coliseo de  Táriba, Nuevo Circo  de La  Victoria, Plaza  de  Valle de La Pascua y Plaza  de Barcelona.

3.-  Tercera.-  Barquisimeto, San Felipe, Chivacoa, Trujillo, Valera, Escuque, Barinas, Cumaná, Maturín, Aguasay, Carúpano, Ciudad Bolívar, San Fernando de Apure, Achaguas, Cabimas, Santa Rita, Machiques, Punto  Fijo, Calabozo, La Grita, San Juan de Colón, El Vigía, Bailadores, Zea, Canaguá, Chiguará y Villa  de Cura.

 

Capítulo III

Defensa del espectador

Espectadores

 

Artículo 7. Son espectadores los ciudadanos y ciudadanas que  acuden  a los  espectáculos taurinos mediante la adquisición de boletas, tickets, entradas o pases, previa cancelación  de dinero, en los cuales se incluyan todos los  detalles del evento.

Defensa

Artículo 8. Corresponde  a la autoridad  la protección integral del espectador, ejercida  desde el momento en que se hace el anuncio del espectáculo hasta su plena realización y desalojo total de las personas del recinto, para todo lo  cual se tomarán las  medidas indispensables.

Descuentos

Artículo 9. Las empresas taurinas u organizadores podrán expender las boletas, tickets, entradas o pases, con anticipación mediante el sistema de pagos sucesivos o cuotas, previa autorización, bajo  la obligación de que impliquen  un descuento para los adquirientes y sin que se establezca la condición de intransferible.

Acreditación

Artículo 10. Las compras anticipadas serán registradas en un libro  abierto al efecto en la  fecha de la aprobación correspondiente, con indicación  del lugar, palco, tendido o división, debidamente numerado, y  los datos  del adquiriente, pudiendo acceder a su conocimiento  cualquier ciudadano interesado.

Protección

Artículo 11. Todo espectador tiene derecho a que se respete su localidad o su espacio dentro  del recinto, a la integridad  de su persona,  a la  información oportuna y veraz, a  su orientación en caso  de evacuación forzosa y  a la  asistencia médica,  de ser necesaria.

Devolución de dinero

Artículo 12. Cuando por razones  de  fuerza mayor no se  realice el espectáculo,  la empresa u organización debe reintegrar el dinero a  quienes así lo soliciten en un plazo  de veinticuatro  horas, contadas a partir  de la  hora  de suspensión, pero igualmente podrá  darse validez a las boletas, tickets, entradas o pases, para  una fecha posterior,  a quienes así expresamente lo acepten.

Suspensión por  lluvia

Artículo 13. Si  cumplida la mitad del espectáculo, en todas sus partes, a causa  de lluvia, otra situación  natural o conmoción, fuese suspendido, la empresa u organización no estará obligada  a devolver el importe cancelado por los asistentes.

Prohibición

Artículo 14. Los espectadores no podrán acudir  al recinto o plaza provistos de armas de fuego, armas blancas, botellas de vidrio, objetos contundentes, instrumentos musicales, parlantes, equipos de sonido o mascotas, por lo cual se dispondrá  de revisiones antes del ingreso

 

Capítulo IV

De los animales

Tipo

 

Artículo 15.-  Los animales de los espectáculos deben ser pertenecientes a la raza bovina “bos taurus”  o “taurus ibéricus”, también conocidos como de “pura casta”, pertenecientes a ganaderías o dehesas debidamente registradas ante las autoridades nacionales o extranjeras, y en pleno cumplimiento de las disposiciones mercantiles, sanitarias y tributarias vigentes, condición  que deben acreditar al momento de la contratación.

Parágrafo  único.

 

En aquellos lugares donde tradicionalmente se hayan celebrado espectáculos con ganado  criollo, éstos podrán continuar su verificación bajo la supervisión  de la autoridad local y con resguardo  de la presente ley, en cuanto sea aplicable.

Reconocimiento

 

Artículo 16. Los animales serán sometidos a  un primer reconocimiento en el momento de la  contratación o  selección, por parte  de la autoridad o asesores, en la  ganadería o dehesa, pero  a los  fines de la aprobación deberán ser llevados a la plaza y puestos en los corrales. En los  casos  de recintos portátiles, el reconocimiento  y aprobación se hará mediante observación dentro de  los cajones de transporte.

 

Peso

 

Artículo 17. Los  pesos mínimos en pie de las reses,  según la categoría de la plaza y el tipo de espectáculo, deben ser los siguientes:

 

Categoría de Plaza

Corrida de Toros

Novillada con Picadores

Novillada sin Picadores

Primera

430 Kilos

320 Kilos

300 Kilos

Segunda

410 Kilos

310 Kilos

270 Kilos

Tercera

390 Kilos

280 Kilos

240 Kilos

 

Artículo 18. Las reses deberán estar en los corrales de las plazas de primera categoría con cuarenta y ocho  de anticipación, como mínimo, antes de  la hora fijada para el comienzo del espectáculo; veinticuatro horas antes en las plaza  de segunda,  y en las plazas de tercera la autoridad establecerá el mecanismo y hora adecuados, en coordinación con los propietarios  de la  ganadería o dehesa y con el empresario u organizador.

 

Título II

Autoridades. empresarios  y personal auxiliar

 

Capítulo I

Autoridades

 

Poder Municipal

 

Artículo 19.- Corresponde al Poder Público Municipal el ejercicio de la autoridad y potestad taurinas, dentro  de cada municipio, de conformidad con esta ley y con la normativa vigente a nivel nacional y estadal, por lo  cual la  rama legislativa municipal legislará en lo atinente a normas expresamente locales, pudiendo crear un régimen diferenciado sin contradicción con lo establecido legalmente.

 

Comisión Taurina

 

Artículo 20.  El Poder Público  Municipal designará, fuera  de su seno, una Comisión Taurina, como organismo  especializado y técnico, conformado por entendidos  en la materia, a los fines de cumplir y hacer cumplir las previsiones  de esta ley, y  se regirá por un reglamento  aprobado  con el  rango de Ordenanza.

 

Integrantes

 

Artículo 21.  La  Comisión Taurina Municipal estará conformada por cinco personas, de las cuales una de ellas será electa como Presidente en votación interna, quien presidirá los  espectáculos taurinos en su jurisdicción. Los integrantes serán designados al inicio del período de gobierno  municipal y durarán dos años en sus funciones, pudiendo ser reelegidos por una vez. Dos miembros serán designados por el  Alcalde o  Alcaldesa,  dos por el Concejo  Municipal y uno  por la asamblea  de ciudadanos taurinos. La Ordenanza  establecerá las formalidades  de elección, remoción, sanciones y sustitución.

 

Personal

 

Artículo 22. Corresponde  a la  Comisión Taurina la designación del siguiente personal técnico auxiliar:

- Jefe de los servicios médicos.

- Jefe de los servicios  veterinarios.

- Asesor jurídico.

- Alguacilillo principal y auxiliar.

- Secretario o secretaria.

- Asesor técnico – artístico.

- Capellán

- Jefe de toriles

- Cualquier otro personal que se requiera.

 

Funciones

 

Artículo 23.- Corresponde a las Comisiones Taurinas Municipales:

1. Velar por el cumplimiento de la Constitución  de la  República Bolivariana  de Venezuela, de  la normativa legal vigente y  de los instrumentos jurídicos municipales.

2. Promover el conocimiento y la difusión de la cultura taurina dentro del municipio, y en especial coadyuvar en el funcionamiento de museos, bibliotecas y escuelas taurinas.

3. Establecer una sede permanente con un régimen de atención  a  todos los sectores y un mecanismo expedito para la formulación de solicitudes  de análisis, revisión y  decisión para celebrar espectáculos taurinos.

4. Conservar y acrecentar el patrimonio cultural taurino del  municipio.

5. Mantener un archivo  actualizado de todas  sus actuaciones, asegurar la custodia  de los recaudos presentados por los interesados para celebrar espectáculos, conservar las actas del pesaje de los animales, informes puntuales  de festejos, informes post morten de  reses, crónicas escritas, radiales y televisivas, videos y  otros  de interés.

6. Sostener relaciones  de mutua cooperación con los cuerpos policiales, organismos de atención de emergencias, peñas taurinas, asociaciones de empresarios y ganaderos, gremios de profesionales taurinos, consejos comunales,  servicios de comunicación social y planteles  educativos.

7.  Desempeñar la función asesora del  Poder Público Municipal en materia taurina y  proponer modificaciones de la Ordenanza respectiva ante el  Concejo  Municipal, con la debida  exposición de motivos.

8.  Establecer el régimen interno de funcionamiento, dentro  de lo cual se incluye la dirección de los espectáculos, el reparto de funciones entre los miembros, el funcionamiento  de los servicios de música, de clarines y timbales, y el desempeño de las funciones  de los alguacilillos. Estos últimos investidos  de autoridad policial dentro del recinto taurino.

9. Expedir certificaciones de  doctorados taurinos, fiel cumplimiento de empresarios y ganaderos, actuaciones de toreros, desempeño del personal auxiliar, informes médicos y obras musicales taurinas utilizadas por la banda municipal. 

10.- Adoptar las medidas que juzgue necesarias para el cumplimiento de las funciones.

 

Capítulo II

Empresarios

Definición

 

Artículo 24. Son empresarios taurinos,  a los fines legales correspondientes, aquellos ciudadanos venezolanos o extranjeros que se ocupen en forma permanente o temporal  de organizar espectáculos taurinos y que acrediten tan condición mediante certificados de cumplimiento  de las normas legales vigentes, referidas a registros comerciales, patentes municipales, registro de información fiscal, liquidaciones tributarias y permisos sanitarios.

 

Registro

 

Artículo 25. Los empresarios taurinos podrán acreditarse como tales ante la  Comisión Taurina Municipal del lugar donde residen, pero  a los fines de su desempeño en diferentes  plazas deberán hacerlo ante la  Comisión Taurina Nacional, con las formalidades que se establezcan.

  

Obligaciones

 

Artículo 26.   Los empresarios taurinos están en la obligación de:

1. Cumplir y hacer cumplir la normativa legal vigente en la República Bolivariana de  Venezuela.

3. Propender al mejoramiento del entorno social vinculado  a la fiesta brava.

3. Cancelar oportunamente las obligaciones tributarias nacionales y municipales.

4. Actuar como agentes de retención en los casos en que lo establece la ley y facilitar

colaboración a los agentes tributarios ante la presencia de toreros y ganaderos venidos del exterior.

5. Emitir las acreditaciones necesarias para los funcionarios que realicen inspecciones de seguridad, sanitarias, impositivas o de otro tipo, cuando sea de su incumbencia.

6. Contribuir en los fines culturales  de las escuelas taurinas, bibliotecas y museos.

7. Cancelar con la debida anticipación los honorarios que por concepto de  servicios

correspondan al personal auxiliar  de la  Comisión Taurina y cumplir con  todas las obligaciones

laborales derivadas de la  realización del espectáculo.

 

Capítulo III

Personal Auxiliar

Tipos

 

Artículo 27. El personal  auxiliar  en los espectáculos taurinos cumple funciones  de apoyo en diferentes momentos  e instancias, y está dividido en dos tipos:

a) Perteneciente  a la  Comisión Taurina, precisado en el Artículo 21, del capítulo anterior, calificado  como técnico.

b) Perteneciente a la empresa u organización taurina, del cual forman parte:  los monosabios o ayudantes  de los picadores, los mulilleros encargados del arrastre, los areneros, los porteros, taquilleros, fiscales y vigilantes.

 

Deberes

 

Artículo 28. El personal auxiliar, de cualquier tipo, tiene los siguientes deberes:

a) Cumplir con la normativa nacional  y  municipal en materia taurina, y actuar con  absoluta honradez y pulcritud.

b) Facilitar el desempeño de la autoridad taurina, evitando las contradicciones, produciendo demoras o promoviendo desórdenes con gestos o palabras.

c)  Respetar a las autoridades, toreros, empresarios y funcionarios municipales, en el

cumplimiento de sus labores.

d) Denunciar hechos irregulares  que puedan atentar contra los espectáculos.

e) Cooperar  en todos los fines institucionales que beneficien el espectáculo taurino.

 

 

Título III

Comisión Nacional de Espectáculos Taurinos.

 

Capítulo I

Comisión Nacional

Comisión

 

Artículo 29.- Se crea la Comisión Nacional de  Espectáculos Taurinos, con sede en la ciudad  de Caracas, como organismo de supervisión, vigilancia, coordinación y promoción, adscrito al Ministerio del Poder Popular para el Turismo, cuyo titular será el Presidente.

Integrantes

Artículo 30. Además del Ministro o Ministra del Poder Popular para el Turismo, integrarán la  comisión,  un representantes de cada uno de los siguientes  sectores: Plataforma Taurina Nacional, Asociación de Toreros, gremio de ganaderos de lidia, asociación de comunicadores taurinos, comisiones taurinas municipales y organizaciones  de aficionados.

Secretaría

Artículo 31. La Comisión Nacional dispondrá de una Secretaría Ejecutiva a cargo  de un profesional venezolano, de reconocida trayectoria en el medio taurino, propuesto por los gremios de común acuerdo.

Obligaciones

Artículo 32.  Corresponde a la Comisión Nacional de  Espectáculos Taurinos  velar por el buen funcionamiento de la actividad taurina, su incremento numérico y cualitativo,  y la búsqueda de concertación entre todos los  sectores para lograr mejoras sociales a quienes en ella intervienen.

Registro

Artículo  33. La Secretaría Ejecutiva de la  Comisión Nacional de  Espectáculos Taurinos tendrá  a su cargo los registros oficiales de profesionales del  toreo, de ganaderías, de empresarios, de apoderados, de comunicadores, de comisionados taurinos municipales y  de personal  de  apoyo, a los fines  de la expedición  de licencias oficiales con duración de dos  años, las cuales serán de tramitación gratuita.

 

Título IV

Incentivos y Seguridad Social

Capítulo I

Incentivos a ganaderos

 

Artículo 34.  La Comisión Nacional de  Espectáculos  Taurinos, en procura  de sostener la  actividad taurina  a  través  de los años, propondrá al Poder  Ejecutivo Nacional  la aprobación de incentivos directos y fiscales para los criadores  de  reses de lidia, además de celebrar eventos científicos para mejorar el acervo de los profesionales  de la medicina veterinaria ocupados de esta actividad. 

 

A empresarios

 

Artículo 35.  La Comisión Nacional de  Espectáculos Taurinos, por  intermedio del Ministerio de  adscripción, creará mecanismos de difusión y promoción  de los eventos, al igual que celebrará cursos de mejoramiento  de los servicios de recepción de visitantes en cada lugar para acrecentar las corrientes turísticas  y  coadyuvar al mejoramiento de la economía local.

 

A toreros

 

Artículo 36. Se crea el Premio Nacional de Artes Taurinas para el torero venezolano de mejores logros  durante el año, dotado  de placa, medalla y dinero en efectivo, otorgado  por la Comisión Nacional de  Espectáculos  Taurinos.

 

Capítulo II

Seguridad  social

 

 

Artículo 37.  Todos los  ciudadanos venezolanos, residentes en el territorio de la  República, participantes  en  los espectáculos taurinos, en cualquier condición, con excepción de los  espectadores,  tienen derecho  a la sindicalización, agremiación  y al ingreso al sistema de  seguridad social vigente, previa acreditación ante la  autoridad nacional taurina y mediante un régimen de cotizaciones compartido con  las empresas.

 

Artículo 38. La misma protección corresponderá  a quienes desempeñen funciones, remuneradas o no, en escuelas, bibliotecas, museos taurinos y servicios independientes de comunicación social.

 

Título V

Del espectáculo

 

Capítulo I

Máxima autoridad

La Presidencia

 

Artículo  39. La máxima autoridad en el recinto o plaza es el Presidente  de la Comisión Taurina  Municipal, quien estará asistido de los miembros o asesores que establezca la  Ordenanza respectiva, y en el cumplimiento de sus funciones tendrá bajo su dirección al personal auxiliar y coordinará otras eventualidades con los cuerpos  de orden público, vigilancia y protección.

 

Garantía

 

Artículo 40.  Es un deber del Presidente tomar todas las previsiones necesarias para que el espectáculo se inicie  a la hora anunciada y se realice  en todas sus partes, para resguardar los intereses  de los asistentes y promover el desarrollo  de la  fiesta brava.

 

Decisiones

 

Artículo 41.  Las decisiones  de la Presidencia en el recinto o plaza serán acatadas de inmediato, sin reserva alguna, salvo aquellas  referidas a multas o suspensiones  que deben ajustarse  a la Ley de Procedimientos  Administrativos. Estas últimas se informarán en el recito o plaza y luego entregadas por escrito a los sancionados.

 

Cambios en carteles

 

Artículo 42. Los carteles o anuncios  de actuantes en un espectáculo serán objeto  de riguroso cumplimiento, con respeto  de la antigüedad artística, pero en los casos de forzosa modificación deberá ser comunicada en forma suficiente, para permitir que aquellos ciudadanos no satisfechos puedan devolver las entradas, boletas, tickets o pases y recibir el monto correspondiente, sin descuento alguno.

 

Carácter público

 

Artículo 43. Todos los actos de la Presidencia y de la Comisión Taurina tienen carácter  público y nunca reservado, por lo cual los ciudadanos interesados podrán asistir al reconocimiento de los animales, su pesaje  y sorteo, al igual que acudir  a observarlos en los corrales, para todo lo cual se tomarán las medidas de seguridad indispensables, dentro  de las cuales podrán existir limitaciones por razones de espacio y prevención de accidentes.

 

Autonomía

 

Artículo 44. La Presidencia y la Comisión Taurina gozan de plena autonomía en el desempeño de sus funciones, por lo  cual no podrán ser objeto  de interferencia por cualquiera de las ramas del Poder  Público Municipal y dispondrán  de los procedimientos indispensables para analizar y tomar decisiones, comunicarlas  al público y resolver las situaciones  que se presenten.

 

Arresto

 

Artículo 45. El Presidente y los miembros  de la  Comisión  Taurina no podrán ser objeto  de  arresto o detención en el ejercicio de sus funciones, dentro del territorio municipal, salvo violación flagrante  de la ley, para lo cual deberá producirse la expresa  autorización del Concejo  Municipal, en sesión convocada a  ese solo efecto.

 

Credenciales

 

Artículo 46.  Es un deber  de la  Comisión Taurina la  rápida y  oportuna acreditación  de los comunicadores taurinos, a los fines  de la cobertura informativa, al igual que facilitar espacios y equipos de trabajo,  y boletines informativos.

 

Capítulo II

Interés turístico

Declaración

 

Artículo 47.  Se  declara de interés turístico nacional el espectáculo taurino enmarcado  dentro  de las previsiones  de esta ley y dentro  de las resoluciones del Ministerio del Poder Popular para el Turismo.

 

Desarrollos

 

Artículo 48.  Los nuevos  desarrollos  de planta física taurina, promovidos por los  Estados, Municipios o particulares, en función del turismo, deberán contemplar espacios para la creación de bibliotecas, escuelas y museos, al mismo tiempo  que sus zonas de trabajo médico o enfermería  deberán tener actividad permanente durante todo el  año para beneficio de la  comunidad aledaña. Estas prescripciones  también se aplican en los  recintos o plazas actualmente en funcionamiento.

 

Capítulo III

Toreros y participantes Extranjeros

 

Artículo 49. Los toreros extranjeros participantes en espectáculos taurinos deberán poseer un contrato acreditado ante la misión diplomática o  consular venezolana en su país  de origen, una visa  de trabajo y una constancia de ser miembro  del gremio venezolano de  de toreros, tanto lidiadores como subalternos,  a los fines  de la correspondiente seguridad y asistencia social.

 

Tributación

Artículo 50. Ningún torero extranjero podrá abandonar el país sin el cumplimiento  de las obligaciones tributarias nacionales, por lo que en caso contrario será sancionado por delito de evasión fiscal y no podrán volver  a  actuar en territorio venezolano.

 

Nacionales

Artículo 51. Los toreros venezolanos tendrán preferencia en los carteles de los  espectáculos taurinos, con el objeto  de  fomentar la prestación  de los servicios  turísticos, por lo que solo  se permitirá la contratación de  extranjeros en las plazas  de primera  categoría, debidamente acreditadas en esta ley.

 

Nacionalismo

Artículo 52.  Todas las plazas de primera categoría deberán realizar, al menos, un espectáculo, corrida  o festejo, anual, con la  exclusiva presencia de toreros venezolanos, salvo que el recinto  se encuentre paralizado o sometido a  reparaciones.

 

Andinos

Artículo 53. Los toreros  de nacionalidades andinas, colombianos, ecuatorianos y peruanos, podrán actuar en plazas de segunda y tercera  categoría, siempre y cuando haya retribución en sus países al contratar  a venezolanos, en el mismo número y en idénticas condiciones.

 

Ordenanza

Artículo 54. Las precisiones y requisitos para los toreros cómicos, bufos, acróbatas, cantantes y humoristas extranjeros, en las diferentes plazas, serán objeto  de regulación a través  de las ordenanzas municipales. 

 

Capítulo IV

Gremios

Reconocimiento

Artículo 55.  Se reconoce la  existencia de los gremios, asociaciones, instituciones, fundaciones, clubes, peñas y círculos, con fines  de  fomento  de la fiesta brava y defensa de sus agremiados. Todos deberán acreditar su condición ante la  Comisión Nacional de  Espectáculos Taurinos, a los fines legales correspondientes, sin perjuicio  de los necesarios  registros previos ante las autoridades correspondientes del Ministerio del  Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia.

 

Acceso a plazas

Artículo 56. El acceso a los recintos o plazas para los miembros de las organizaciones  señaladas en el  artículo anterior, durante los  espectáculos  taurinos, queda  sometido  a las restricciones emanadas  de las  comisiones taurinas municipales.

 

Título VI

Régimen sancionatorio

Capítulo I

Multas

 

Sanción

Artículo 57.  Los participantes en los espectáculos taurinos que actúen en contravención  de la ley, de la Ordenanza y las normas de orden público serán sancionados mediante dictamen de la Comisión Taurina Municipal con una multa, cuya estipulación estará contenida en el instrumento jurídico municipal correspondiente, sin perjuicio de que la autoridad policial pueda  imponer un arresto.

 

Público

Artículo 58. Las faltas cometidas por espectadores se sancionarán con  multas cuando el infractor pertenezca  a una Peña o Club Taurino. En caso distinto, serán sancionadas por la  autoridad policial  o judicial, según se trate, pero la  Comisión   Taurina  Municipal podrá acordar el extrañamiento del recinto  taurino  o plaza donde  se cometió  el hecho, por un tiempo determinado.

 

Recaudación

Artículo 59.  La  cancelación de las multas  se hará ante las taquillas de la respectiva Dirección Municipal de  Hacienda, en el plazo  que determine la  Comisión Taurina  Municipal.

 

Comisionados

Artículo 60. Los integrantes de  una Comisión Taurina Municipal  que cometan  faltas como espectadores en una plaza distinta a aquella donde ejercen su función serán destituidos, previa  petición de la Comisión Taurina del municipio donde se cometió la fracción. De no ocurrir esta solicitud podrá hacerlo la  Comisión Nacional de  Espectáculos  Públicos.

 

Capítulo II

Faltas Graves

Infractores

Artículo 61. Las faltas  graves pueden ser  cometidas por:

1.   Empresarios

2.   Ganaderos

3.   Apoderados

4.   Toreros profesionales o  subalternos

5.   Personal  de   apoyo

6.   Autoridades taurinas

7.   Comunicadores taurinos

8.   Espectadores

 

Faltas graves

Artículo 62. Sin perjuicio  de disposiciones particulares de la Ordenanza Municipal, se consideran faltas graves las siguientes:

1)  La ausencia de reconocimiento, pesaje, custodia y protección, identificación y sorteo los animales  anunciados para  la lidia.

2)  La aceptación de animales con identificación o hierro defectuoso y la ausencia de la permisología sanitaria o permisos  de importación.

2) La manipulación fraudulenta de las astas de los toros  o novillos.

3) La falta de edad en los animales, comprobada después del examen post-mortem.

4) La suspensión no justificada de la corrida de toros por parte del empresario u organizador.

5) La contratación de personas no habilitadas para la lidia.

6) La sobreventa de boletas, tickets, pases o entradas para espectáculos taurinos, así como el incumplimiento en las reservas o venta anticipada por parte de la empresa u organización.

7) La intervención de profesionales taurinos que no estén previamente anunciados o la alteración injustificada y sin aviso de la lista de actuantes o cartel.

8) La inasistencia injustificada y el abandono sin autorización antes de terminar el espectáculo, por parte de los profesionales taurinos, al  igual que su desempeño en contravención  de la ley y la Ordenanza.

9) La utilización irregular de petos, banderillas, rejones, así como de otros útiles o trastos para la lidia.

10) La actuación contraria a las normas establecidas para la suerte de varas y banderillas.

11) Creación de situaciones de confusión, riesgo o violencia por parte  de espectadores, incluyendo el lanzamiento de objetos al ruedo y la presencia de personas  ajenas en el redondel.

12) La desobediencia a las órdenes de la presidencia y la realización de gestos de irrespeto o insulto.

13) El incumplimiento  de las normas de ingreso al país por parte  de toreros  o ganaderos extranjeros.

 

 

DISPOSICIÓN DEROGATORIA

Única: Quedan derogadas las ordenanzas municipales y reglamentos que resulten incompatibles con la aplicación de la presente Ley.

 

DISPOSICIONES FINALES

Primera.- Esta ley entrará en vigencia  en el momento de  su promulgación  y publicación en la Gaceta Oficial  de la   República Bolivariana  de  Venezuela.

Segunda.- El Ministerio del  Poder  Popular para el Turismo facilitará al Poder Público  Municipal la asesoría profesional  y jurídica para la adecuación  de la normativa taurina local a las disposiciones  de esta ley.

Dada, firmada y sellada en el Palacio Federal Legislativo, sede de la Asamblea Nacional, en Caracas, a los __ días del mes de junio del año dos mil nueve. Año 199 de la Independencia y 155 de la Federación.

 

(Vea nota de Prensa de Meridiano:  Aquí...)

 

 

Subir


 

ORELLANA BUSCA TERCER AÑO
COMO MEJOR TORERO VENEZOLANO

 



Rafael Orellana ha salido a cumplir su quinta temporada taurina (2009) en Venezuela con decisión y grandes ilusiones, fijando su meta en la conquista del tercer galardón como el torero de mayor número de actuaciones.

El largo ciclo taurino nacional se cumple a lo largo de los doce meses del año y se extiende por doce entidades federales, en las que se mezclan las grandes ciudades y hasta pequeñas localidades.

Algunos comentaristas han sostenido que la verdadera temporada es la que arranca en Valencia en noviembre y llega hasta febrero en Mérida, es decir que se reduce s los cuatro feriales importantes de Nuestra Señora de El Socorro, Nuestra Señora de la Chiquinquirá , San Sebastián y del Sol.

En algunos casos incluyen al irregular ferial de San José de Maracay, donde en este año solo se realiza una corrida de toros, y los más entusiastas dicen que el comienzo es la feria de septiembre de Tovar.

No se puede negar que hay ferias de segunda importancia, pero con gran auge de público en Valle de La Pascua y San Felipe, las cuales tienen lugar en febrero y mayo respectivamente.

En todo caso, el torero del momento es el tovareño Rafael Orellana. Viene de ser el de mayores actuaciones en 2006 con diecinueve y en 2008 con nueve, en un año de drástica reducción del número de festejos. Mientras que en 2007 disminuyó sus presentaciones en Venezuela para realizar incursión en redondeles peruanos.

Las perspectivas de este año son buenas, porque para mediados de abril ya suma siete tardes y quedan por delante los contratos de Mérida, La Grita , Táriba, Tovar, Valencia y Maracaibo, además de cualquier otro festejo que surja en las próximas semanas.

Orellana se acerca a las cincuenta corridas en Venezuela en cuatro años de doctorado con un resultado que arroja más de una oreja por tarde, pero que han podido ser más si en algunos casos acierta en el primer envite con el estoque.

Sus triunfos resonantes han sido en Valencia, Maracaibo, San Cristóbal, Maracay, San Felipe, Táriba y Tovar, habiéndole quedado muy esquiva la plaza de Mérida, donde en cuatro tardes ha cortado orejas, pero no ha sido ruidosa su presentación al no haber salido a hombros.

Las recientes presentaciones en Valle de La Pascua , Aguasay y San Fernando de Apure le han permitido sumar veinticuatro plazas distintas, una cantidad que representa un esfuerzo y un logro relevante, al que debemos unir que ha toreado ganado de las ganaderías más relevantes de Venezuela y de Colombia.
 
Subir


Toreros Fallecidos Trágicamente (en Venezuela)

y (Venezolanos) en el Exterior

Por Leopoldo Peña del Bosque  (México)

 

JOSÉ SEPÚLVEDA << JOSELETE ó JOSELE >> XXXX – 1917

Refiere el dedicado historiador Don Nilson Guerra Zambrano, al respecto de la muerte del novillero español José Sepúlveda “Joselete”, que en el libro "El toreo en Venezuela", de Víctor José López "El Vito", Editorial Aequitas C.A., Caracas, diciembre de 2007, encontró que: << El 14 de noviembre de 1917, los anales taurinos venezolanos registran la muerte del sevillano José Sepúlveda "Joselete", quien en 1916 había sido contratado por la empresa de Caracas, donde realizó destacadas actuaciones. El empresario de Valencia le contrató para dos tardes, para que alternara con el venezolano José Bermúdez, "Chicuelo de Caracas", con quien actuó en tarde de triunfo en El Circo Teatro. El éxito de “Chicuelo”, quien era valiente y desmañado, y de “Joselete” , estimuló al empresario a repetir el cartel al domingo siguiente, con toros del general Paco Batalla, encierro escogido por su descomunal trapío. El tercero de la tarde en aquella fatal efemérides era un toro meleno, aldinegro y astifino, con muchos pies y muy reservón. Joselete, a quien le correspondió este toro, abrevió con la capa y estuvo valiente en banderillas. Con la muleta salió a jugársela, pero el avispado toro se le coló en un muletazo por bajo enganchándole por la parte posterior del muslo derecho. “Chicuelo” le hizo el quite, y “Joselete” prosiguió la lidia, entrando a matar con las facultades mermadas. Pinchó en un par de oportunidades y recurrió a la puntilla, para rematar al toro que, sintiéndose herido alargó el cuello prendiendo al matador por el mentón y enganchándole luego por la región inguinal. “Joselete” entró en la enfermería en estado preagónico. Expiró en la mesa de operaciones. Esta corrida terminó muy entrada la noche, cuando ya el cadáver del infortunado diestro se encontraba en la capilla en la casa de una señora de nombre Balbina >>

Respecto de este mismo lidiador, el maestro Juan José Zaldívar Ortega refiere que <<José Sepúlveda (Josele), matador de novillos, que apenas fué conocido por la afición española, ya que trabajó en América casi siempre. El 17 de marzo de 1912 inauguró una Plaza de Toros en Mendoza (Buenos Aires). El 11de octubre 1914 actuó en la Plaza de Toros de El Toreo de la Condesa (ciudad de México, D. F.), con ganado de la hacienda de San Diego de los Padres, y tuvo una tarde de mucho lucimiento. El 14 de noviembre de 1917 se celebró en la Plaza de Toros de Valencia (Venezuela) una novillada con toros del país, y en ella alternó él con José S. Bermúdez (Chiquito de Caracas). El tercer toro, grande y de poder, fue toreado y estoqueado valientemente por Josele, que al descabellarlo resultó empitonado por la mandíbula, le acometió en el suelo y le infirió dos cornadas gravísimas en la región pectoral derecha y en la inguinal izquierda. De la enfermería, donde se le hizo la primera cura, se le trasladó a una clínica, y a la siete y media de la noche expiró. >>

 

JOSÉ ALFONSO << VALENCIA >> 1884 – 1918

Refiere el dedicado investigador venezolano Don Nilson Guerra Zambrano que en el libro "El toreo en Venezuela", de Víctor José López "El Vito", Editorial Aequitas C.A., Caracas, diciembre de 2007 cita lo siguiente respecto de este personaje: <<José Alfonso "Valencia", subalterno español, murió el 4 de junio de 1918 por herida del toro "Rumboso" de la dehesa de Don Juan Malpica, en la Plaza Circo Teatro de Valencia, Estado Carabobo en Venezuela. Estaba en la cuadrilla del torero venezolano José Bermúdez "Chicuelo de Caracas". La fatal cornada llegó cuando “Valencia” clavó un par contrario, infiriéndole una herida profunda y de mucha hemorragia en la región inguinal. Tras las primeras curas el torero levantino, nativo de Valencia de España, fue trasladado al Hospital de San José de Tarbes, en la capital de Carabobo. Su entierro en el Cementerio Nuevo de Valencia fue una sentida manifestación de dolor. >>

Por su parte, el erudito español d Juan José Zaldívar Ortega refiere que << José Alfonso (Valencia), banderillero natural de Valencia, nacido el 4 de junio de 1884, falleció el 17 de junio de 1918. El 4 de junio de 1918, en una novillada nocturna en la plaza de Valencia (Venezuela), y al banderillear el segundo novillo, de don Vicente A. Rosales, le infirió una enorme cornada en el vientre, a consecuencia de la cual falleció el citado día. >>

 

ISIDORO MARTÍ FLORES FERRANDO «FLORES» 1894 – 1921

 

 

Foto cortesía del Site Taurino de Dale Pierce Who´s Who

 

Nace en Alfarrasí (Valencia) un 12 de mayo de 1884, empero siendo infante, sus padres se mudan a Francia, donde estudia comercio antes de interesarse en los toros. El 6 de febrero de 1900 actúa como banderillero de Anastasio Escobar “Juanerito” en una corrida en Valencia, y el 12 de octubre de 1900 cambia la plata por el oro para actuar como novillero también en Valencia. El 15 de julio de 1906 Madrid le observa de luces e inicia una escalada que le llevará a encabezar el escalafón menor hasta 1910, año en que recibe la alternativa el 29 de septiembre en Sevilla de manos de “Quinito” cediéndole al toro “Obispero” de la dehesa de d. Anastasio Martín y llevando como testigo de lujo a Rafael “El Gallo”.

En 1911y 1912 viaja a América y hace temporada en México y el 15 de septiembre de este último año confirma su alternativa en Madrid de manos de Rafael “El Gallo”. Durante 1913 a 1915, actúa en pocos festejos, siendo hasta 1916 cuando bajo el cobijo del inmenso “Joselito” incrementa su número de actuaciones, descendiendo a la muerte del Califa de Gelves.

Un toro de nombre “Aceituno” de D. Alipio Pérez Tabernero Sanchón le propinó una grave cornada en la region pectoral derecha, perforándole el pulmón, al entrar a matar el 26 de junio de 1921 en la Plaza de Béziers (Francia), sin embargo, y mal recuperado de la grave cornada, se embarcó de nueva cuenta hacia América para cumplir compromisos, toreando exitosamente en Perú, Colombia y Venezuela, pero agravándose de las secuelas de la herida de Béziers, a grado tal que murió en Caracas Venezuela el 6 de diciembre de 1921.

Don José María de Cossío refiere de su persona diciendo que: Fue un excelente torero y un estoqueador seguro, a quien no se dio la importancia que en realidad tenía. Era valiente y pundonoroso, por lo que jamás hizo un mal papel en la plaza. Modesto y serio por naturaleza, no sabía ponerse en efusivo contacto con los públicos, que atienden fríamente al final, a quien no les miente una sonrisa, y un valor del que a veces se carece.

Don Nilson Guerra Zambrano, historiador taurino de Venezuela, con información del estudioso investigador Víctor José López "El Vito" ("El toreo en Venezuela", Editorial Aequitas C.A., Caracas, diciembre de 2007) me comenta sobre el particular, que Isidoro Martí Flores Ferrando “Flores”, falleció en el Hospital Vargas de Caracas, en la céntrica Parroquia San José. Está enterrado en el Hospital General del Sur, en Caracas Venezuela.

Esta información tan trascendente del erudito venezolano, d. Nilson Guerra Zambrano y basado en las investigaciones del cronista d. Víctor José López, contraviene la versión del afamado erudito español d. Juan José de Bonifaz, y plasmada en su aclamada obra “Víctimas de la Fiesta”, editada en 1991 por la casa ESPASA-CALPE, y donde comenta que posterior a la cogida sufrida el 26 de junio de 1921 en el coliseo francés de Béziers: << Aparentemente mejora de la lesión y viaja a Lima, ya que en los ruedos de Perú, Venezuela y Colombia había actuado, con éxito, en anteriores campañas invernales. Y en la capital peruana encontraría su fin el espada valenciano el 6 de diciembre del mismo año. >>

Abundando sobre la controversia del lugar del fallecimiento, el cronista venezolano d. Nilson Guerra Zambrano ha encontrado una interesante mención sobre el lugar de residencia de este matador en la fecha de su fallecimiento en el libro del cronista Carlos Salas titulado, “La Fiesta Brava en Caracas – Cuatro Siglos de Historia”, Editada por el Concejo Municipal del Distrito Federal en Caracas, y que en su página 83 textualmente dice: <<Ese mismo día (se refiere al cuatro de diciembre de 1921), a la una de la tarde, dejaba de pertenecer a este mundo el diestro Isidoro Martí Flores en su casa, situada en Sabana Grande, en la calle Real; lo que hoy es la Avenida Abraham Lincoln. Flores murió a consecuencia de las dolencias que venía sufriendo por la cornada recibida en Beziers (Francia) el 26 de junio de 1921. El toro que le causó la herida se llama "Aceituno" y era de la ganadería de don Alipio Pérez Tabernero. Isidoro Martí Flores había nacido en Valencia (España) el 12 de Mayo de 1884. En el cementerio General del Sur, en Caracas, reposan los restos del infortunado diestro. Paz a sus restos>>, con lo que queda más que demostrado que su óbito se produjo en Caracas.

 

LUIS VILMA 1903 – 1929

Novillero que fue cogido por un novillo el 17 de febrero de 1929 y fue muerto el día 22 siguiente. (Fuente Accidentes Oculares en la Tauromaquia de 1801 a 1941 de los doctores Puertas y Célis.)

Respecto de la suerte de este lidiador, el erudito hispanozacatecano d. Juan José Zaldívar Ortega, anota en su obra “Víctimas del Toreo” edición web 2009, que << Luis Vilma, matador de novillos venezolano, del que tenemos la referencia de que trabajando como tal en la Plaza de Toros de Medellín (Colombia), la tarde del 17 de febrero de 1929, fue corneado en una pierna, y de tal gravedad que, falleció el día 22 del mismo mes. Nada sabemos, en cambio, de sus actuaciones anteriores. >>

Por su parte el ilustre historiador español d. Juan José de Bonifaz Ybarra refiere en su obra “Víctimas de la Fiesta” el siguiente texto: << Otro espada desconocido en los ruedos españoles, el venezolano Luis Vilma, encontraría su fin al ser herido de extrema gravedad cuando actuaba el 17 de febrero de 1929 en la plaza colombiana de Medellín.>>

Intentando conseguir más información sobre este diestro venezolano, molesté de nueva cuenta a mi amigo d. Nilson Guerra Zambrano, cronista de aquellas tierras y quien amablemente contactó al historiador de cepa don Nelson Arreaza, un hombre de mucha valía en el medio venezolano, por ser el que ha venido llevando la estadística nacional, teniendo los datos completos desde 1949 y lo cual constituye un tesoro. Al respecto refiere el erudito Arreaza << Luis Vilma nació en La Victoria (Aragua), Venezuela el 21 de julio de 1903. Se inicio como muchos de nuestros jóvenes toreros, en plazas provincianas. En la capital tuvo actuaciones exitosas y tomo una alternativa invalida (sin picadores y con toros criollos), el 7 de junio de 1925 en el "Circo Metropolitano" de Caracas, de manos de Vicente Mendoza "El Nino". Sus triunfos por las plazas de provincia le dieron un buen cartel y volvió a Caracas donde alterno con diestros destacados en temporadas formales. El 11 de diciembre de 1927, en el "Nuevo Circo", de Caracas tomo otra alternativa (también invalida), de manos del mexicano Luis Freg en presencia de Ángel Pérez "Angelillo de Triana" con toros criollos de Gonzalo Gómez. El 17 de febrero de 1929, en Medellín (Antioquia), Colombia, es herido gravemente al dar un cambio de rodillas, muriendo a causa de ese percance fatal el 23 del mes nombrado anteriormente. >>

 

JUAN GALINDO XXXX – 1939

Refiere el cronista d. Juan José Zaldívar Ortega en su obra Víctimas del Toreo-Novilleros, que Juan Galindo, fue un matador de novillos, del que sólo tenemos la referencia de su trágica muerte, acaecida en la Plaza de Toros de Caracas (Venezuela) la tarde del 29 de enero de 1939, por un astado de una ganadería desconocida que le destrozó la región anal.

El erudito Juan José de Bonifaz Ybarra en su obra “Víctimas de la Fiesta” refiere de su trágica singladura taurina lo siguiente: << Un novillo de casta criolla cogió, por la region anal, en el Circo Metropolitano de Cracas (Venezuela), al espada de tal nacionalidad Juan Galindo, el 29 de enero de 1939. Como consecuencia de ello dejó de existir al día siguiente. >>

Indagando con el acreditado escritor y cronista venezolano d. Nilson Guerra Zambrano sobre la suerte de este infortunado lidiador me comenta que << La enciplodia de José María Cossio ubica la tragedia de Juan Galindo en el 29 de enero de 1939, mientras que el investigador taurino venezolano Don Carlos Salas sostiene que fué el 6 de enero de ese mismo año. En todo caso se trató de una novillada nocturna en el Circo Metropolitano, en pleno centro de Caracas, cuando ya existía el Nuevo Circo, para entonces de reciente construcción. Galindo alternó con Antonio De Gregorio, miembro de una familia torera caraqueña. El prestigiado cronista José (Pepe) Cabello recuerda que el Circo Metropolitano, ubicado entre las esquinas Puente Nuevo a Puerto Escondido, mantuvo su actividad por algunos años en paralelo con la nueva plaza capitalina, celebrando festejos de menor categoría.>>

 

HERNÁN CARRERO 1940 – 1958

Matador de novillos, nacido en 1940, sin que tengamos noticias del lugar, que falleció toreando en el campo, en la Hacienda La Romana, de una grave cornada, en abril de 1958, cuando contaba 18 años de edad. Su nombre no está en el Cossío. (Crónica del escritor Juan José Zaldívar Ortega –Víctimas del Toreo)

Investigando sobre este lidiador, encuentro en la obra Víctimas de la Fiesta del erudito Juan José de Bonifaz Ybarra una cita que dice << El joven y modesto novillero venezolano Hernán Carrero no fue herido ante el público jubilioso de una plaza de toros, sino en la semisoledad del toreo campestre. El suceso ocurrió en la hacienda “La Romana” en abril de 1958. >>

Preguntando con el cronista Nilson Guerra Zambrano sobre la vida de este lidiador venezolano, encuentra que el afamado investigador Nelson Arreaza dice de él que <<Nació en lugar y fecha indeterminada en el año 1940. En 1957 actúa en una novillada nocturna en Caracas (no hay datos de este festejo), apuntando muy buenas maneras. En el mes de abril de 1958, cuando toreaba en el campo a un toro criollo de la hacienda "La Romana", fue enganchado por la res, infiriéndole una cornada tan grave que le ocasionó la muerte a los pocos momentos>>. Asimismo d. Nilson Guerra Zambrano, consultando otra catedral venezolana de la historia taurina, expresa que el importante crítico taurino venezolano d. José Antonio Cabello (Pepe Cabello) << desconoce esta incidencia dramática de Carrero, y no lo tiene entre los toreros venezolanos de los años cincuenta del siglo pasado, lo cual puede tener implicaciones sobre la veracidad de los acontecimientos o del hecho de haber sido coleta.>>

 

CÉSAR ANTONIO GIRÓN DÍAZ 1933 – 1971

 

 

“César Girón” en la Plaza de Toros de Vinarós.

 Foto cortesía de las colecciones de Sebastiá Redó y Alfred Gómez

 

De acuerdo con muchos ha sido uno de los más grandes toreros venezolanos de todos los tiempos. Nació en Caracas Venezuela (en el sector Roca Tarpeya, una colina desde donde se observa Caracas centro y una parte de la zona de El Valle), el 13 de junio de 1933, fueron sus padres Carlos Girón y Esperanza Díaz. En Maracay le tocó vivir una vida de precariedades junto a sus 12 hermanos, de los cuales 4 más llegaron a ser matadores de toros: Rafael, Francisco, Efraín y Freddy, otro hermano José Luis (Pepe Luis) fué novillero de buenas actuaciones, sin llegar a coronar en la alternativa. Debido a la pobreza de su familia, de niño tuvo que ayudar a su madre en una venta callejera de comestibles y su padre en diversas actividades. Uno de los oficios más curiosos que le tocó realizar fue el de guía en el cementerio y limpiador de tumbas. Siendo muy joven rescató a su familia de un incendio que se produjo en el rancho en el que vivían en la calle Sánchez Carrero de Maracay. A partir de esta experiencia le llamaron "Mano Quemá", debido a las quemaduras que sufrió en sus manos, las cuales le quedaron marcadas por heridas profundas por mucho tiempo. El deseo de ser torero nació el día en que presenció en la maestranza de Maracay, al famoso matador "Manolete". Su carrera taurina la inició en 1945, al lanzarse al ruedo de la plaza de toros de Maracay durante la actuación de la cuadrilla infantil mexicana “Los Chicos de Querétaro”. Su primer gran triunfo como torero se produjo el 1 de octubre de 1950, al tener una actuación memorable en una novillada criolla celebrada en el Nuevo Circo de Caracas, al matar 6 ejemplares por un percance sufrido por su alternante Moreno Sánchez. Sánchez era la estrella del espectáculo, por ser el alumno preferido de Pedro Pineda y César Girón iba contra él porque se había ganado la inclusión por sus triunfos previos en Valencia y Maracay. En definitiva, a partir de esta memorable tarde, Girón se convirtió en un héroe, siendo paseado por las calles de Caracas y llevado hasta las redacciones de los diarios más importantes de la época; en lo que sería sólo el inicio del camino para numerosos éxitos en las principales plazas taurinas del mundo. En 1951, viajó a España donde consiguió la consagración como matador. El 29 de septiembre de 1952, recibió la alternativa de manos de Carlos Arruza “El Ciclón Mexicano” en la Monumental de Barcelona. Posteriormente, alcanzó el primer lugar en el escalafón de corridas realizadas en las temporadas de 1954 y 1956. Aunque se retiró en Caracas en 1966, al poco tiempo anunció su regreso al mundo taurino como matador y empresario de corridas. Su última tarde triunfal se produjo en la Plaza Monumental de Valencia (Edo. Carabobo) en 1971, donde le tocó alternar con los toreros Antonio Bienvenida y Luis Miguel Dominguín. El 19 de octubre de 1971, se produjo su muerte en un accidente automovilístico en la autopista Caracas-Maracay. César Girón ha sido considerado como uno de los más importantes toreros del siglo XX. Como expresión de tal afirmación, tenemos que un pase taurino, creado por él, lleva en su honor el nombre de "girondina". (Fuentes: Don Nilson Guerra Zambrano, historiador taurino de Venezuela y Venezuelatuya.com).

 

ANTONIO MEJÍAS BIENVENIDA 1922 – 1975

ANTONIO BIENVENIDA Y EL ERUDITO TAURINO DON JOSÉ MARÍA DE COSSÍO

 

El más famoso y con mayor número de años en activo de los descendientes de Manuel Mejías Rapela. Nació el 25 de junio de 1922 en Caracas (Venezuela) y tomó la alternativa en Madrid, el 9 de abril de 1942, mano a mano con Pepe Bienvenida y toros de Miura. Don José María de Cossío describe así el toreo de don Antonio: "Busca su puesto en la aparente ligereza sevillana, pero con un matiz de melancolía que no llega al patetismo. Esta negativa a conducir su arte por los escapes que pudiéramos llamar románticos del arte de torear caracteriza su toreo y le da pleno derecho a la consideración de clásico, de maestro clásico de su arte". De ello dio fe en las más de 800 corridas toreadas y en los más de 1.600 toros que cayeron bajo su espada. El 16 de junio de 1960 intentó la hazaña de matar 12 toros de distintas ganaderías, seis por la tarde y seis en corrida nocturna, viéndose obligado a desistir después de que doblara el noveno. Se retiró definitivamente en la plaza madrileña de Vista Alegre, el 5 de octubre de 1974. Tentando unas vaquillas en la finca “Puerta Verde”, de Amelia Pérez-Tabernero, sita en San Lorenzo de El Escorial (Madrid), el 5 de octubre de 1975, una de ellas, de nombre “Conocida”, de pelo negro, nº 7, con unos 300 kilos de peso, se quedó pegada a la puerta de salida, y cuando se abrió de nuevo para soltar a la siguiente, regresó a la placita, con tan mala fortuna que no la vio el diestro, que estaba de espaldas. Hizo la infausta por él y sufrió una aparatosa voltereta, que le produjo lesiones irreversibles en las vértebras cervicales a consecuencia de las cuales falleció el 7 de noviembre de 1975.

 

VICTOR MANUEL CORONADO GÓMEZ 1970 – 2006

Foto cortesía del Sitio Web Hitred.com

 

Torero Español nacido el 19 de diciembre de 1970, natural de El Puerto de Santa María (Cádiz). Debuta con caballos en El Puerto de Santa María la tarde del 13 de septiembre de 1992. Alternó con Juan José Padilla y Joselito de los Reyes. Torea en las Temporadas de 1992 a 1995 en unas 40 novilladas (en 1993 no toreó). Toma su alternativa el 5 de abril de 1997, en la antigua ciudad de Texcoco, Edo de Méjico, de manos del afamado matador Miguel Espinosa"Armillita Chico" siendo testigo el diestro Fernando Ochoa. Fue alumno de la Escuela de Tauromaquia de Cádiz. A partir de 1995 se instala en Méjico, basando su carrera entre Perú, Colombia y Venezuela (toreó hasta su muerte unas 200 corridas de toros). En 2004 fijó su residencia en San Cristóbal, capital del Edo venezolano de Táchira, fronterizo con Colombia, en la ganadería de Rancho Grande. Fallece en accidente carretero en Tejerías, a 50 kilómetros al oeste de Caracas (Venezuela) el 17 de octubre de 2006. Víctor Manuel Coronado Gómez y su apoderado, el también español d. Diego Lechuga Barrera, fallecieron cuando el taxi en que viajaban se estrelló con otro vehículo. El choque frontal se produjo hacia el atardecer del martes por causas desconocidas en una autopista del Edo venezolano de Aragua, en un lugar situado a unos 50 kilómetros al suroeste de Caracas, próximo al llamado Peaje de Tejerías. Ambos españoles murieron de forma instantánea a consecuencia del choque, mientras que el chófer del taxi y los dos ocupantes del otro vehículo resultaron heridos.

 

JOSÉ SALINAS << EL CATIRE >> 1840 – 1870

Novillero venezolano, que murió en Puerto Cabello, al norte de Venezuela, en el Estado Carabobo, cuya capital es Valencia. Toreó varias temporadas con ganado criollo. Se le ubica entre 1840 y 1870.

Al respecto dice López: << La muerte de “El Catire”, en la Plaza Leyes Patrias de Puerto Cabello, fue todo un acontecimiento, porque ocurrió durante la lidia de un toro, hecho que creció en la difusión boca a boca, hasta convertir al “Catire Salinas” en la leyenda de valiente sacrificado en aras de la nobleza del toreo nacional.>>

Fuente: Información proporcionada por el notable historiador venezolano Nilson Guerra Zambrano y tomada del libro: "El toreo en Venezuela", de Víctor José López "El Vito", Editorial Aequitas C.A., Caracas, diciembre de 2007, 174 páginas.

 

JUAN LEÓN << MESTIZO >> 1856 - 1885

 Banderillero y matador de novillos, nacido en Carmona (Sevilla) en 1856, marchó a las Américas y falleció en Venezuela en 1885, quien tras apenas unos ocho años como novillero, el 6 de marzo de 1881 hizo su presentación en Madrid como estoqueador, llamándose “Bolero” el primer novillo que mató, de la ganadería española de don Cándido Altozano, que saltó al callejón 17 veces, intentándolo otras varias. (Crónica de d. Juan José Zaldívar Ortega/ Víctimas del Toreo).

Tratando de conseguir más información biográfica sobre este desconocido lidiador que falleció muy joven, sin que se sepan las causas, y si fueron violentas en los ruedos de aquél país, solicité el valioso apoyo del prestigiado cronista venezolano d. Nilson Guerra Zambrano, quien amablemente buscó al estudioso de la tauromaquia venezolana d. Nelson Arreaza, y quien le enseña que << Juan Leon "El Mestizo", debuto en Venezuela, en Caracas, el 28 de octubre de 1889. Alterno con Tomas Redondo y "El Mancha". Fue el primer diestro en fundar, en Caracas, una escuela taurina. Estuvo situada entre las esquinas de Principal y Conde. >> Y es cuanto.

Resultaría por demás interesante estudiar en un futuro, ¿que le sucedió a este lidiador español que falleció en tierras venezolanas a los 29 años de edad?

 

JOSÉ INÉS GONZÁLEZ << PATÓN >> XXXX – 1886

Refiere el maestro Juan José de Bonifaz que en en día no determinado de fines de este siglo XIX el espada venezolano José Inés González (Patón) dejaría de existir en el coso de Puerto Cabello (Estado Carabobo, al norte de Venezuela), al ser corneado en el vientre.

Abundando sobre la vida del lidiador, el cronista venezolano, don Nilson Guerra Zambrano, nos informa que su muerte acaeció a finales de 1886, y que se trataba de un novillero, es decir, sin alternativa.

 

SATURNINO ARANSÁEZ MARTÍNEZ 1865 – 1911

 

Foto cortesía del cronista d. Juan José Zaldívar Ortega

 

Torero español que figuró en las cuadrillas de Fernando Gómez “Gallo” y “Cara-Ancha” como banderillero en sus inicios, empero inducido y aconsejado por varios amigos se hizo matador de novillos de buenas hechuras alternando con las figuras de su época como “Pepete” y “Gorete”. En 1892 hizo una brillante campaña en América. El 12 de marzo de 1911 fue cogido por un toro, y fue muerto hacia el día 19 del mismo mes.

La crónica de d. Diego Ledesma, también matador de toros, refiere que: “En la ciudad venezolana de Valencia, colaborando en tareas de enchiqueramiento de un encierro de la ganadería del General Obdulio Bello, resultó herido en el triángulo de scarpa el novillero de Santo Domingo de la Calzada (La Rioja), Saturnino Aransáez Martínez. El desgraciado accidente tuvo lugar el día 12 de marzo de 1911, falleciendo dos días después en el Hotel San Rafael de aquella ciudad. Saturnino comenzó su andadura torera como novillero para, pasado un tiempo, ponerse a las órdenes de Fernando Gómez, "El Gallo" y José Sánchez del Campo "Cara Ancha" lo que habla de su categoría como rehiletero en esos tiempos tan competidos. Al respecto de este lidiador, refiere el historiador Nilson Guerra Zambrano de Venezuela, que el libro de "El toreo en Venezuela", de Víctor José López "El Vito", Editorial Aequitas C.A., Caracas, diciembre de 2007, menciona que el mismo dia de la muerte de Saturnino falleció en España su esposa, ignorante del percance de su marido. Está enterrado en el viejo cementerio de Valencia, Estado Carabobo, en Venezuela.

El erudito Juan José Zaldívar Ortega, comenta de este lidiador que fue un: <<matador de novillos, nacido en Santo Domingo de la Calzada (Logroño) el 11 de febrero de 1865, falleció en corrales de una ganadería venezolana el 12 de marzo de 1911, cuando estaba enchiquerando una corrida, a los 46 años de edad. El mismo día de su muerte en Venezuela falleció, por una coincidencia fatal, en su casa de Madrid, su esposa. Saturnino fue un notable banderillero y un novillero valiente, que se malogró por varias razones, y entre otras por su carácter pendenciero. Su primer oficio fue el de tapicero, del que pasó bien pronto a la lidia de reses, presentándose en las Plazas de Toros de la Rioja, como en la de Calahorra, en la que se hizo popular, y todas las empresas de la provincia contaban con él para darle aliciente a sus espectáculos. Cierta persona unida en amistad a su padre y al empresario de Madrid, le recomendó y lo impuso como banderillero en algunas novilladas, dándole ocasión al joven torero para soltarse con el capote y hacer adelantos con las banderillas. Su primera cuadrilla fue la de Joaquín Sanz (Punteret), y a su lado recorrió las plazas de más importancia de España, entre los años 1884 a 1888. Sufrió algunas cogidas graves a lo largo de su carrera, pero no enturbiaron su valentía. Su conducta particular le llevó a cometer ciertas guapezas -actos de chulería reprobables, que le perjudicaron mucho como torero, y hubo de renunciar al estoque y seguir trabajando como banderillero junto a matadores de toros y novilleros. “El Tío Lagarto”, revistero-corresponsal de “Sol y Sombra” en Valencia (Venezuela), donde Aransáez se hallaba, detalló la desgracia que costó la vida a éste del siguiente modo: «El domingo 12 de marzo de 1911, a las dos y media de la tarde, en momentos en que enchiqueraba los toros ayudando a su compañero “Almanseño”, un toro del ganadero venezolano Obdulio Bello le alcanzó al pretender acogerse a un burladero que existe en los corrales, empuntándole por la parte superior del muslo derecho, en la base del triángulo de Scarpa, y campaneándolo horriblemente, le infirió una cornada que le produjo intensísima hemorragia. “Almanseño” acudió prontamente a hacer el quite a su compañero, y en tanto distrajo al toro, Aransáez tuvo fuerzas para arrastrarse al burladero, en el que también se rufugió “Almanseño”, y en el que pasaron quince minutos sin poder moverse, pues el animal estaba frente a ellos y fue preciso enlazarlo para poder socorrer al herido. Como la pérdida de sangre había sido mucha y se tardó en hacerle la primera cura, la cornada resultó mortal; pasó la noche del domingo y el lunes quejándose de agudísimos dolores, y en la mañana del martes, comprendiendo había llegado su última hora, llamó a sus amigos y compañeros, se despidió de todos y entró en la agonía, falleciendo a las once de la mañana del 14 de marzo de 1911.» El mismo día de su muerte en Venezuela falleció, por una coincidencia fatal, en su casa de Madrid, su esposa, como ya citamos antes. Saturnino fue un notable banderillero y un novillero valiente, que se malogró por varias razones, y entre otras por su carácter pendenciero. >>

Subir

 

ISAAC OLIVO << MERI >> 1892 – 1920

 Solo para efectos ilustrativos

“Llegando a la Plaza” (1990)

Obra del pintor madrileño Fidel Molina

 

Refiere el ilustrado cronista venezolano, Don Nilson Guerra Zambrano, que Isaac Olivo “Meri” fue un matador de toros oriundo de Puerto Rico nacido el 4 de abril de 1892 y lesionado de un palotazo en el pecho que le produjo intensas hemorragias internas actuando en el nuevo circo de Caracas Venezuela, la plaza más importante de ese país, en función nocturna celebrada el 24 de agosto de 1920, atendiéndolo en la enfermería de la plaza,  de donde fué llevado  a su residencia en la  Parroquia San Juan,  ubicada entre las esquinas San Juan y Angelitos, No. 122, donde murió el 5 de  septiembre  siguiente. 

 

VICENTE VILLANUEVA XXXX- 1940

Solo para efectos ilustrativos

“Después de la Estocada el Torero Señala la Muerte del Toro”

Aguafuerte de Pablo Picasso 1957

 

Refiere el estudioso escritor y cronista taurino venezolano, Don Nilson Guerra Zambrano, que en San Cristóbal, Venezuela, murió el novillero peruano  Vicente Villanueva por cornada  recibida  en Zorca, cerca de allí. Nacido en Lima, permaneció varios años en campañas taurinas binacionales en  la zona fronteriza de Colombia y Venezuela, donde  se  celebraban festejos practicamente todas las semanas del año. Se le conceptuó  un  novillero de  arte y  valor.  Hizo pareja  en varias  ferias con su  paisano peruano Alejandro Campos "Campitos", quien años más tarde  se convirtió en banderillero. Estando presente como aficionado en  la primera  feria del año en Venezuela,  en Zorca,  entonces  un pequeño poblado que hoy es Parroquia Civil,  a diez kilómetros de  San Cristóbal, Capital del  fronterizo Estado Táchira, le invitaron amistosamente a parear  el domingo  catorce  de enero de 1940, resultando herido de gravedad en la suerte de banderillas . Lo llevaron con herida abierta al Hospital Central  de  San Cristóbal donde murió en horas de la noche. Su  velatorio fué una demostración de dolor general, debido a  que  había logrado  muchas amistades en la  ciudad y  que era  uno de los comerciantes que gozaba de buen aprecio. Tenía un pequeño  hotel o pensión, como le llamaban antes. Toreros colombianos y venezolanos le dieron la última despedida.

Sobre este personaje de la fiesta brava, comenta el prestigiado cronista peruano Dikey Fernández Vázquez, que Vicente Villanueva emigró del Perú hacia Colombia y después a Venezuela, donde finalmente se afincó, y fue en una corrida vestido de paisano (no de luces pues no estaba programado) que a una edad mayor le invitaron a colocar un par de banderillas, muriendo a consecuencia de la cornada. Está enterrado en el cementerio antiguo de San Cristóbal en Táchira, y en su lápida hay esculpido en mármol un capote, todo ello muy taurino.

  

ÁNGEL SORIA VELASCO 1918-1948

 

Ilustración de la revista La Lidia sobre la vida de

Ángel Soria Velasco

 

Novillero español nacido en Rincón de Olivado (Logroño) el 25 de marzo de 1918. Muy niño se trasladó con su familia a Valladolid, primero, y, luego, llegó a Madrid, donde comenzó a estudiar el bachillerato en el Instituto de San Isidro. Pequeño de estatura y gigante de corazón prendió pronto en él la afición taurina y abandonó las aulas para asistir a tentaderos y encerronas camperas. 

Se vistió por primera vez de luces para torear como becerrista en Segovia el 16 de abril de 1933. Sin caballos siguió toreando hasta 1935. El 8 de septiembre de 1933 se presentó en la Plaza de Tetuán de las Victorias, por primera vez con picadores, y con tan buen éxito, que en 1936 llegó a ser repetido en aquella Plaza hasta cuatro veces. La Guerra Civil interrumpió sus actividades, que reanudó al terminar aquella. Llevaba toreadas doce corridas, cuando se presentó en Madrid el 15 de agosto de1939. Los reveses y las cinco grandes cornadas que tatuaron su cuerpo no hicieron mengua de sus arrestos, convirtiéndose en un extraordinario ejemplo de los sacrificios y desventuras de la ruda lucha por abrirse paso, de un novillero oscuro, pero lleno de ilusiones y ensueños, que terminó siendo una humilde víctima del toreo, del que no quedó más que el llanto de una madre rota de pena y el puñado de tierra que cubrió su cadáver.  

Viajó a Sudamérica en busca de gloria y fue a parar a Venezuela, donde toreó con éxito muchísimas corridas, siendo el ídolo de la afición de Valencia. 

Refiere el ilustrado cronista venezolano Don Nilson Guerra Zambrano, que al tiempo encontró la muerte hacia el 18 de julio de 1948 en la Plaza de Toros de Valencia,  donde alternó  como primer espada, con  el venezolano Juan Flores "El  Chico del Ruedo"  (antes llamado "·Brillante Negro")  y el  hispano Vicente  Vega "Gitanillo Chico" . Se lñidiaron toros  criollos  (llaneros)  de la Hacienda Márquez, popularmente llamados "Marqueros".  En el cuarto, ante un  descuido, por  llamado  de un  amigo,  fué prendido por el astado.  

Refiere del hecho el cronista Don Juan José Zaldívar Ortega, que  el cuarto novillo era manso, feo y descocido y de nombre el “Pollo-pelón”. Al sonar los clarines anunciando el tercio final, Soria empuñó muleta y espada, y preso de gran excitación, vivamente contrariado, se fue al toro. Éste, al segundo muletazo, lo ensartó por el muslo derecho, lo campaneó y lo lanzó al aire. 

El asta asesina le partió la femoral, llegando a la ingle y al peritoneo. Separado el toro de su presa, el pobre Soria de incorporó trabajosamente, dio unos pasos y se tambaleó, no llegando a caer al suelo porque lo recogieron a tiempo llevándole a la desprovista enfermería de la plaza y de donde fue trasladado a un hospital, donde determinaron  que tenía destrozos en la pelvis, en la arteria femoral y,  en otros grandes vasos sanguíneos,  por lo que llegó casi sin sangre a recibir atención médica. Los destrozos causados por el cuerno eran espantosos. Al otro día le amputaron la pierna herida, pero ya era tarde: la gangrena se había diseminado por la sangre, enseñoreándose en su cuerpo. El infeliz muchacho, tras de invocar a su madre, expiró cristianamente, junto a su hermano, en un alarde escalofriante de serenidad y de valor ante la muerte.  

 

ÁNGEL RAMÓN ORTEGA SULBARÁN  1955 – 1979

 ÁNGEL RAMÓN ORTEGA SULBARÁN  1955 – 1979  

Refiere el erudito venezolano Don Nilson Guerra Zambrano, que “Ángel Sulbarán”, su nombre artístico,  fue un  matador de toros nacido el 15 de marzo de 1955 en el  estado Anzoátegui, oriente  de Venezuela, pero formado en Mérida como hombre y como torero. Fue  discípulo del finado maestro y  novillero Humberto Álvarez. Recibe su alternativa en México de manos del “Pequeño Gigante del Toreo”, Eloy Cavazos,  el 1 de octubre de 1977 en la Plaza de Toros de  San Miguel de Allende, Guanajuato, México, con el toro de nombre “Iniciador”, de la dehesa de Montecristo, atestiguando Ernesto San Román, “El Queretano”, y siendo el primer torero merideño,  por adopción, que recibe su alternativa en suelo azteca. El 11 de octubre de 1977 lidió en Durango México con toros de Carranco que dieron buen juego, dando vuelta al ruedo en su primer toro y cortándo dos orejas al  segundo de su lote. Ese día alternó con los diestros Manolo Armilla, que dio vuelta al ruedo y ovación en el segundo, y Eloy Cavazos,  quien recibió oreja en el primero y dos orejas y rabo en el segundo. El Rejoneador Gastón Santos se llevo una oreja. El 29 de enero de 1978 trabajó  en Cd. Obregón Sonora, México, eran cinco toros de la dehesa de Coronado (sangre de Garfias) de Don José Hernández Espinosa para el rejoneador Gastón Santos, y a pie Eloy Cavazos, que cortó las dos orejas del primero de su lote, más dos y rabo de su segundo y Ángel Sulbarán el venezolano, que se llevó un apéndice del que cerro plaza. Dos meses antes de su fallecimiento, justo en febrero 26 de 1979, y dentro de los festejos del Carnaval Taurino de América celebrado en Mérida, Venezuela, en la cuarta corrida de toros,  se lidiaron 5 toros colombianos de la dehesa de Don Félix Rodríguez y 1 toro de ganadería de La Carbonera para un excelente cartel compuesto por los espadas españoles José Mari Manzanares, Pedro Moya, “El Niño de la Capea”, y el debutante diestro merideño Ángel Sulbarán. El triunfador de esta corrida fue precisamente este último, quien cortó las 2 orejas del primer astado de su lote y de nombre “Mañanero” de Don. Félix Rodríguez. 

Refieren otras fuentes hispanas, que siendo valiente hasta la temeridad, tenía carencias técnicas para hacer historia en el toreo, siendo tomado fuera de tiempo copiosamente por los toros, quienes lo golpearon muy seguido, causándole seguramente daños cerebrales que fueron desdeñados, una grave situación que derivó en depresión y suicido,  mediante ahorcamiento,  en tierras mexicanas hacia mediados de abril de 1979. 

A mayor abundamiento sobre las causas del suicidio precisa el ilustrado cronista Nilson Guerra Zambrano (http://www.nilsonguerra.com/hoja.html), <<que el Dr José  Antonio Cabello Arizaleta (Pepe Cabello), el cronista de más dilatada labor en el mundo taurino venezolano, hoy fuera  de los medios, recuerda que - la muerte  de Ángel Ramón Ortega Sulbarán estuvo relacionada con el rompimiento  de relaciones con su novia hondureña, quien le hizo un envío  de una  fruta  o frutas,  amarradas con una cinta o  cabuya con la cual  se colgó en el baño  de una pensión donde vivía en ciudad  de  México.  Igualmente trae al recuerdo que sus hermanos, en Venezuela, publicaron un comunicado en el cual  señalaron que no se había  suicidado, buscando limpiar el buen nombre del apellido-  En mi caso particular,  de esa incidencia  recuerdo que constituyó  un gran motivo de pesar porque con su triunfo en  Mérida había despertado mucha expectativa en cuanto a que podía  ser el  torero de  renovación  de la cartelería venezolana. >>

  

ALFREDO JOSÉ PARRA GUERRERO  1956 - 2004

Solo para efectos ilustrativos

Plaza de Toros de Mérida Venezuela

 

Refiere el ilustre historiador taurino venezolano Don Nilson Guerra Zambrano, que Alfredo José Parra Guerrero, nació en Mérida (Venezuela) el 15  de agosto de  1956. Sus primeros pasos taurinos  fueron dados en la propia  Monumental  ubicada en la antigua  Hacienda La Liria de la ciudad emeritense y luego  de  rodaje por pueblos andinos con toros  criollos decidió marchar  a España, donde recibió el apoyo del ex torero Ricardo Mencía Barros, quien lo apoderó  y dirigió artísticamente. Sumó diez novilladas sin picadores, dos festivales y debutó con los del castoreño, logrando tomar la alternativa  en Graus (Huesca) el 13  de septiembre de 1981, con padrinazgo  de  Justo Benítez y acompañamiento  de José Luis Palomar,  ante toros  de Joaquín Moreno Silva.  El animal  de la  ceremonia tuvo por nombre "Alemán".Debutó  en su natal ciudad el 22 de febrero  de 1982, en la Feria del Sol, en cartel que completaron Curro Girón, Julio Robles y David  Silveti,  con seis toros de Las Huertas y dos  de La Laguna, mexicanos.  Palmas y silencio.  No tuvo más corridas; luego  de problemas pasionales  murió por suicidio en Mérida el 23  de diciembre de 2004 Es el primer torero de alternativa nacido  en la ciudad merideña, al occidente de  Caracas.

Subir


Fundación Cultural  Girón

Primer Congreso  Nacional  “Afición, tradición  y cultura”

San Cristóbal,  25 de  Enero de 2014.

Conferencia del Licenciado Nilson  Guerra Zambrano

  

Tradición y cultura  taurina

 

Salón    Doral – Lidotel

12.30 p.m.

            Tradición  y cultura taurina  son  dos  asuntos distintos y  a la vez relacionados, sin que  se  pueda señalar que uno depende del otro, porque pueden existir separadamente aunque  se presente la coincidencia de ambos,  en un determinado caso  o situación.

            Es decir, una tradición  puede llegar a ser  de tal duración, penetración y aceptación que implica o representa una postura  cultural de  una sociedad concreta.  Por ejemplo,  un juego popular, una danza, una canción, un desfile, una romería o procesión, una comida o variedad gastronómica, etc. La dimensión cultural requiere permanencia en el tiempo, evolución y documentación.

            Ahora bien,  no siempre la tradición es una expresión cultural, porque para  serlo debe trascender, hacerse costumbre y ser parte consustancial o esencial de los ciudadanos, sin requerirse mayoría de ellos, dentro  de un conglomerado.

            La cultura es un modo de ser, una vivencia permanente, una forma de proceder y de comportarse, a un punto tal que conlleve una particular expresión oral o escrita, o una  representación gráfica.

            Alcanzar a ser una expresión cultural conlleva un proceso de tiempo, de   años, que amerita  una conformidad o aceptación  complaciente por parte de seres humanos, y que todo  eso sea notorio y evidente.

            En conclusión, pueden existir tradiciones que no llegan a ser expresiones  de una determinada  cultura y puede haber una manifestación  cultural, sin que previamente ocurra un  proceso de asentamiento o  consolidación de una  tradición específica y concreta.

            Por lo  general, una tradición  puede desaparecer temprano, pero una cultura resulta de mayor permanencia, trascendencia o duración. La lengua o lenguaje de una población nativa no es una tradición,  es una manifestación cultural. Es una esencialidad.

  En procura de entenderlo más claramente,  señalo el hecho de la  cultura  democrática de  numerosas sociedades  nacionales.  Se trata  de un apego  existencial  a la legalidad  y a los procedimientos  democráticos. Se siente, se vive, se piensa  y se actúa democráticamente. No es una tradición.

            Todo  esto viene al caso, porque a  través de los años la fiesta  de los toros constituyó   una  tradición en varios  lugares de Venezuela. Con  los  años, sin llegar a consolidarse,  desapareció. Por estar en  la  región andina  venezolana puedo citar los casos  de Lobatera, Capacho,  Colón y La Fría, en el  Estado  Táchira. Son  solo cuatro casos emblemáticos, hay  más.

            Hoy,  la fiesta   de los  toros no es una tradición en esos lugares. Desapareció sin que se guardaran registros, datos  y fechas. Los factores influyentes son varios, pero como determinante destaca el hecho de que no se alcanzó el  arraigo, la penetración en el  ser humano de  cada lugar y la transformación de los espectadores (de ellos muchos curiosos) en seguidores permanentes.

            Los festejos taurinos, allí,  fueron una moda, una circunstancia, una eventualidad y divertimentos que no llegaron a  calar hondo, a gustar  en plenitud. Es más, fueron  parte de las festividades patronales a imitación de  ciudades  y pueblos españoles,  sin que ello contara  con la aprobación eclesial.

            Podríamos  decir, parafraseando a cronistas del beisbol,  que no se creó ni surgió una fanaticada. Claro,  en  aquellos lugares ni siquiera  era pensable el adoctrinamiento, como ahora  se  puede  hacer a través  de los medios de comunicación social o  de las  asociaciones.

            La explicación es interesante porque tiene  que ver con el futuro de la propia fiesta taurina, en los lugares donde actualmente  existe y  en los  cuales  se requiere analizar el arraigo o implantación que pueda existir en cada  caso.

            Una tradición  nunca  es un hecho aislado de la sociedad local, estadal o nacional donde existe, sino que debe estar  inscrita en la conciencia colectiva, como parte de la memoria de varias generaciones,  aunque no necesariamente tenga que ser  unánime  o mayoritaria.

            Es más, puede ser  minoritaria. Y en esto, la normativa constitucional y legal  es precisa y crea  mecanismos de protección, dentro del  principio  de la pluriculturalidad y como parte  de la identidad propia.

            Cada tradición,  al ser un hecho social relevante, enraizado, crea  los mecanismos para  conservarse y trascender, lo que implica  la  existencia de unidades organizadas para custodiar  sus elementos internos o que forman parte de ella.

            Veamos en qué consiste esto. Si tenemos la  tradición taurina, sostenida por una sociedad  o comunidad, ésta genera los  grupos organizados para  resguardarla, en sus  aspectos  preciosos, como por ejemplo: orden  público,  sostenibilidad económica, participación popular,  respeto a las  normas (escritas o no) por parte  de los usuarios  o espectadores, calidad, pureza  y  garantías,  ejercicio de la autoridad y trascendencia  del evento más allá  del recinto o lugar de realización de los actos  taurinos.

-          ¿A quién  corresponde esta importante responsabilidad?

-          A todos los adherentes a la tradición, hoy llamados aficionados taurinos, si es que realmente son  tales  y son dolientes del evento taurino, por  estar consustanciados y comprometidos con su pervivencia. Para ello hay numerosos modelos organizativos como las siempre mencionadas  peñas, los clubes,  los círculos, los centros o las fundaciones.

-          ¿Existe conciencia de ese  papel, tan significativo?

-          No.

            Y ahí tenemos  uno  de los grandes dilemas,  porque de tradición hemos pasado a un espectáculo con  trasfondo mercantil, empresarial  o comercial, como se le  quiera denominar, siendo regido  por una autoridad  de rango  municipal en la que se ha depositado la potestad  de control y  supervisión, más  no  la  de su conservación, custodia, salvaguarda, proyección  y consolidación como hecho social relevante o como patrimonio  social.

-          ¿Es  compatible la existencia de una  tradición con  un  soporte  comercial?

-          Interesante   pregunta que podría dar lugar a otra  ponencia o conferencia. La dejo  para la personal  reflexión de ustedes.

El  asociacionismo  taurino,  asumiendo plenamente  la  corresponsabilidad  social  que  debemos procurar  se entienda y se asuma,  es la clave para qué no desaparezca la tradición taurina donde  exista.

            La tradición puede desaparecer si solo dejamos su soporte en la autoridad, hoy ocupada de aspectos legales y de cumplir formalidades, sin que dentro de su esquema de funcionamiento exista  un plan  de conservación, difusión  y proyección  de la  fiesta brava.  Conviene decir que si algo nuevo intenta  suplantarla, eso nuevo no se impone de un momento a otro  y la  tradición no desaparece repentinamente.

El proceso de adaptación  o cambio debe  ser observado y controlado, puesto que muchas  veces se imponen períodos de decadencia que terminan por hacer extinguir una tradición.

            En  este aspecto,   hoy,  es más necesario el asociacionismo  en concertación con  los medios de comunicación  social  y con  la propia  autoridad, para  desarrollar un programa  de acción para que  la   tradición no termine aplastada  por las nuevas tendencias de la globalización   y el modernismo.

Paso ahora a  hablar de la cultura  taurina,  el otro  componente  de  mi participación  en este  Congreso  Nacional de la  Fundación  Cultural Girón.

La  cultura   taurina implica un modo de  ser,  una actitud permanente  y un bagaje de  conocimientos, valorado, interiorizado y  estimado  por la persona,  vale  decir por  el  aficionado,   como  relevante   al haber alcanzado ese  nivel a lo largo  de los  años o etapas históricas, es decir no adquirido mediante lecciones o lectura  de  libros, porque impera  el autodidactismo basado  en el interés personal de  saber y conocer.

Esto no  es una referencia a las personas cultas o doctas, pensando  en un grupo pequeño o élite. De hecho, existen como en todas las ciencias y artes.  La cultura taurina incluye a  centenares de miles de  seguidores, partidarios  o aficionados, todos con un vocabulario propio (podría atreverme a llamarlo técnico), una  inclinación musical  específica,  un gusto gastronómico, una  autodidacta capacidad para visualizar y luego conceptualizar, y, sobre todo, una fina sensibilidad para  apreciar el arte.

Las  particularidades del  aficionado taurino señaladas  anteriormente lo ponen en el camino  de la fascinación y eso llega  a  tal  nivel que cualquiera podría repetir de memoria  una faena importante o histórica, de haberla presenciado, en medio  de la penetración  o  dominio o influjo del  arte en su  interioridad.

Hay algunas particularidades del arte de las  que poco  se habla. El  solo hecho del paseo de toreros, cuadrillas y servidores del ruedo, al  inicio de un festejo, tiene connotaciones de arte que podrían dar lugar a una prolija explicación: protocolo, trajes lucientes,  capotes de lujo y el garbo natural.  Más  allá, el   final de ese breve  desfile desencadena  los saludos y reconocimiento de la autoridad para dar paso enseguida a una   grata práctica capoteril  de salón.   El  arte aflora y la sensibilidad provoca el disfrute.

Dentro  del paseíllo hay  dos aspectos que quiero  resaltar. Primero. Existen normas consuetudinarias, acostumbradas, no escritas,  que conllevan  al respeto de la  antigüedad de los toreros, asunto siempre  celosamente  cuidado y resguardado por la seriedad y honradez de cada artista.  Esta antigüedad  impone la ubicación  en el paseíllo y el orden  en que los alternantes saldrán a lidiar.

Segundo. El paseíllo  congrega  y  presenta al público a los toreros, en muchos casos  de gran fama  y bastante dinero, teniendo a sus espaldas a  sus peones  de confianza, mientras más atrás caminan  los integrantes del personal o servidores del ruedo, como  mulilleros, monosabios y areneros, personas  humildes y sencillas, lo que nos pone en evidencia el signo  de la igualación social  en la arena.

De estos dos  aspectos ya nos imponemos de tres valores importantes. Seriedad, honradez  e igualación.   Más  adelante, volveré  sobre  esta  axiología.

Estamos, entonces,  en  presencia de  una cultura taurina  caracterizada  por un lenguaje específico y especial, verbal y escrito, por expresiones  que han enriquecido  la lengua española al imponerse  en lo coloquial y popular, por las crónicas, relatos, cuentos, novelas, poesías, anecdotarios,  libros de efemérides, narraciones y reportajes con estilo literario único,  por la poesía, la pintura, la escultura, la arquitectura, la medicina y cirugía humana, la medicina   veterinaria y  la fotografía.

Esa  cultura taurina  es un modo  y una actitud  de vida  de miles  de personas, hoy una minoría  poblacional en  ocho países, pocos  si consideramos  que la suma de las naciones supera  el doble centenar. No obstante,  ser minoría resulta muy  importante porque como  tal  en el caso  venezolano es objeto  de la protección constitucional y legal, partiendo del  hecho de que uno de los principios  constitutivos  de la  sociedad nacional, hoy llamada  Bolivariana,  es la pluriculturalidad.

            Cierro con un último  aporte sobre  los  valores dentro de la expresión  cultural taurina,  en contraposición con los antivalores de la globalización y el modernismo.

1.-        LIBERTAD es el elemento  humano necesario para que las personas acudan o dejen de hacerlo, a los escenarios  taurinos. No hay presiones ni manipulaciones publicitarias.  Es decir, hay   transparencia  en la   convocatoria.

2.-        LA   VERDAD es un valor primario presente  en el redondel o escenario, porque el artista o torero, respetando al  toro, busca  compenetrarse, entender y asumir su particular forma  de embestir, poniendo en el medio, en riesgo,  su vida.

3.-        HONESTIDAD es un impulso interior presente  en el artista, que  de no tenerlo provoca  el rechazo del espectador y no hay nada  más desagradable  que una ruidosa protesta  de miles de personas.

4.-        LA  ETICA ha soportado duras pruebas en la tauromaquia y ha salido  siempre  airosa. Sin este valor es imposible  tener  verdad y honestidad.

5.-        LA AUTENTICIDAD preserva  a la  tauromaquia frente  a los cambios de la sociedad,  los cuales  cada  día hacen al mundo más inhóspito.

La plasticidad, belleza  estética, fascinación y pasión presentes en la tauromaquia, junto con  los valores señalados anteriormente, bien pueden dar lugar a un modelo de enseñanza  educativa para  que la sociedad alcance un mayor nivel de humanización, en abierta  contraposición a esas tendencias crueles del modernismo de maximizar el disfrute   sin tener nada  que ver con la preservación  de la  especie humana y  el medio ambiente.

Gracias por escucharme.

 Subir

 



CESAR PERDOMO GIRÓN


César Antonio Perdomo Girón es uno de los personajes caraqueños que ha cubierto las etapas de su vida de manera plenamente exitosa. Nacido el ocho de octubre de 1923, desde sus años juveniles estuvo en el deporte, en la tauromaquia y en la política, logrando metas que lo ubican como un triunfador en los tres campos.

 

En el deporte practicó béisbol, basketbol, fútbol, voleibol, tenis y sofbol. Perteneció a la Selección Nacional de Basketbol, junto al estelar valenciano Gustavo “El Flaco” López, y en béisbol integró el equipo Cervecería Caracas, donde compartió el campo interior con el célebre pelotero carabobeño Luis “Mono” Zuloaga y con el ídolo caraqueño Alfonso “Chico” Carrasquel.


En lo taurino dio sus primeros pasos como aficionado en el Nuevo Circo de Caracas y muy temprano se unió a su primo César Antonio Girón Díaz para compartir fraternidad, alegrías y tristezas durante un cuarto de siglo, en España, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela.


Su primera visita taurina a Valencia fue con motivo del debut del entonces aspirante a novillero César Girón en festival, con becerros de Guayabita, celebrado en la Plaza Arenas, en Camoruco. Veinticinco años más tarde, en 1971, también lo acompañó en la histórica gesta valenciana ante Antonio Bienvenida y Luis Miguel Dominguín, estando presente el líder demócrata cristiano Rafael Caldera, reconocido aficionado taurino.


Permaneció al lado del Gran Girón en todas sus actividades como torero y empresario, habiendo compartido los primeros momentos de la etapa novilleril, cuando organizó festejos pueblerinos al lado de su tío Don Carlos Girón.


Financió el primer viaje de César Girón a España, con el cual se dio inicio a su despegue como primera figura de la torería universal. En los dos años grandes de César Girón en España (1953 y 1955) presenció la casi totalidad de los festejos, compartió viajes durante miles de kilómetros, cuando no había autopistas en la península ibérica, y disfrutó de los éxitos del primer venezolano con auge internacional.


Posteriormente su presencia es determinante en las carreras taurinas de Rafael, Curro y Efraín Girón, al mismo tiempo que asesoró a César en sus actividades privadas y fue su socio en el área de inversión inmobiliaria.


Durante varios años promovió el festejo taurino aniversario del Partido COPEI en el Nuevo Circo de Caracas, un clásico de enero que congregó grandes figuras españolas y mexicanas.


En la política, intervino en varias campañas electorales nacionales al lado de candidatos presidenciales, impulsó – como factor determinante - interna y externamente la opción del llanero Luis Herrera Campins, dirigió el social cristianismo en la región capital y fue Diputado y Senador de la República.


Razones de salud, hicieron concentrar sus últimos años en tertulias deportivas y políticas y en aupar los pasos del torero sevillano César Antonio Vargas Girón, nieto de César Girón. Perdomo murió en Caracas el trece de marzo de 2009, al caer la tarde. Justamente, el día anterior al deber de “Vaito” Girón en México. (16.03.2009).

 

 

Subir

 

 

 


 

Tovareñismo  taurino, un caso único

 

            La  Feria de Nuestra Señora  de  Regla de Tovar ha mostrado  el camino y ha ofrecido la sensata estrategia a seguir de  cara a lograr que la Organización de las Naciones Unidas para  la  Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO -  París) declare  a la tauromaquia como parte del patrimonio cultural.

            El evento anual reglano supera  los dos siglos,  dado el  hecho de que la Parroquia  Eclesiástica suma ya doscientos veintitrés años y  por la circunstancia  de que el  Pueblo de  Nuestra Señora  de  Regla se  fundó  en  1627.  Los documentos conocidos  solo  identifican la festividad patronal calificada  como de primera, en la clasificación eclesial,  en 1818,  en tiempos del Obispo  Rafael Lasso  de la  Vega.

            En 2014 novedosos detalles tejieron una imbricación única entre cultura y tauromaquia, de  tal suerte que miles de personas  pudieron acercarse a lo que debe ser un certamen taurino de vasta repercusión,  dentro y fuera del  ruedo.

            En el camino al polifuncional  Coliseo de la Parroquia  El Llano,  el aficionado taurino  se detenía para  ver la  exposición  pictórica y escultórica  de los artistas locales Mario Puliti e Iván  Ramírez,  en el salón del taller de  este último, mientras  que en la primera  torre donde  se soporta el techo de la plaza  taurina, que  es un vitral artístico,  se mostraba  la nueva generación  de cultores del  arte.

            El  Museo José  Lorenzo Alvarado reunió la colectiva  de Yessica  Zambrano, Diego Vivas, Leomar  Alarcón, Lismer  Fuentes, Marielba Moncada y Alonso Chacón, con una asistencia de público  que ya pueden  envidiar las  galerías capitalinas.

            Las obras de arte no quedaron allí.  En la entrada principal del coso taurino  se exhibieron  los trofeos  que disputaron los toreros. Todos fueron obras  de  reconocidos  artistas  como Ricardo  Márquez Perozo, Oswaldo Salazar,  Iván Ramírez y Luis Meza,  también  locales. Muy cerca, a solo pasos.  En el  Museo Taurino  se exhibían los dibujos de infantes que participaron  en el Concurso de la  Fundación  Cultural Girón.

            Arena  adentro, en el redondel, la curiosa Cofradía de  Caballeros de  Nuestra Señora  de Regla,  de solo  taurinos, paseó  las agustiniana  imagen,  en medio de los cantos, avemarías y palmas, para dar paso a  las reinas del  ferial, hermosas y  alegres jóvenes  de los  sectores  tovareños.

            Bajo  la autoridad de cinco comisionados tovareños,  con empresa  local de  Salas Mazzei y Montilla Salas, con  una centenaria banda  que abría  con un pasodoble  tovareñista,  las corridas  y el festival,  tuvieron  un  emotivo resultado localista. Triunfaron los tres toreros locales en los  festejos mayores y en el menor el maestro de la Escuela Taurina Nerio Ramírez, el otrora diestro  que reforzó el orgullo del paisanaje más tarde exportado por el vecino Johan Santana.

            Rafael Orellana se reafirmó como el torero de mejor perfomance  en el año,  tras indultar un toro de la dehesa La Consolación  y  ganar la obra  de  arte de la mejor  faena, mientras  Curro Ramírez se inscribía como el mejor  estoqueador  y    Tomás  Martínez adornaba su doctorado con merecido  apéndice.   Para no dejar espacio a  foráneos los subalternos del  vecindario  acapararon premios. Fabián   Ramírez fue el mejor peón de brega y Henry Belandria se encumbró  como banderillero. 

            Las incidencias fueron  llevadas directamente  desde el callejón  de la plaza por un  numeroso grupo de emisoras. Una  de San Cristóbal, una  de Mérida y cinco  de Tovar. Estas últimas con cinco narradores tovareños, es decir propios, comenzando  por el maestro  Rodrigo  Rivas Viloria y  siguiendo  con el multifacético Germán Rosales  Altuve,  Eulogio Sánchez,   Jorge Luis Durán y Darwin Rosales Devia.

            Rivas Viloria, locutor oficial del coso, este año  impuso como elemento novedoso el ingreso de los comisionados  al  palco  y la presentación  de los toreros, saliendo a  saludar desde el  tercio.  A la par, la  Agencia Pacca ofreció el mejor porcentaje de trofeos, en este  caso alcanzado por Orellana, en lo  que puede resultar un utilísimo  medidor para darle mayor sostenibilidad a  la  información taurina.  

            En conclusión, una feria única, en una ciudad única,  donde un elevado porcentaje de su población (cerca de un diez por ciento) acude a ver su ya tradicional y  rancia festividad  taurómaca, lo cual  es un caso único  en el orbe taurino. No  hay ciudad en las ocho naciones del orbe taurino que alcance semejante porcentaje y menos otra  capital municipal con siete festejos feriales, porque además hubo novillada y festival para niños.  ¿Se  puede imitar esa  presencia  cultural, ese  sentimiento localista, esa identidad taurina específica, concreta  y rancia, y ese ejercicio libérrimo del derecho a  constituir una minoría  cultural?  Ojalá.  

 

Subir

 


Propuesta de crear Defensoría del Aficionado Taurino

 

República Bolivariana de Venezuela

Alcaldía de

Comisión Taurina Municipal

 

La  Comisión Taurina Municipal  de  ___________,  órgano  especializado en materia de tauromaquia,  somete  a la consideración de la Señor Alcalde (o Alcaldesa) la siguiente Reforma  de la Ordenanza  de Espectáculos Taurinos, a los fines  de presentarla  formalmente al Ilustre Concejo  Municipal, para  su análisis, discusión y aprobación,  de  acuerdo a lo  previsto  en el  Reglamento  de Interior y Debates.

Título ____

Del Defensor del aficionado

Capítulo I

Artículo ___. Se crea la Defensoría del Aficionado Taurino como una instancia de protección de los derechos ciudadanos en materia de tauromaquia y como órgano de promoción de la cultura taurina dentro del  Municipio.

Artículo ___. La Defensoría del Aficionado  Taurino estará  a cargo de un aficionado o aficionada, de nacionalidad venezolana, mayor de edad, residente  en la  ciudad de  ___________,  de reconocida trayectoria, con  experiencia y con disponibilidad  de tiempo para el  ejercicio  de sus funciones.

Artículo ___. La designación será hecha por el  Alcalde o Alcaldesa,  a propuesta  de la  Comisión Taurina Municipal, durará dos años  en sus funciones y  sus períodos comenzarán en el mes de enero, pudiendo  ser ratificado de manera indefinida, previa la presentación  de su informe de  gestión correspondiente a cada período.

Artículo ___. La persona designada podrá ser miembro o no  de la  Comisión Taurina, pero no podrá designarse a quien ocupe el cargo  de Presidente en ese órgano de autoridad.

Artículo ___. El  desempeño  de la Defensoría del  Aficionado Taurino será de carácter honorario, es decir sin estar sujeto a  remuneración ni dedicación a tiempo completo.

Artículo ___. Son deberes de la  Defensoría del Aficionado Taurino:

1.      Velar por el pleno cumplimiento del Reglamento de Espectáculos Taurinos dentro  de la jurisdicción del Municipio  ___________.

2.      Promover el conocimiento del Reglamento dentro de los aficionados y elaborar  una cartilla de los derechos de los asistentes  a los espectáculos  taurinos.

3.      Inspeccionar las áreas físicas a las cuales  tienen acceso los aficionados, en resguardo de su integridad,  de su bienestar y de la plena observación de los eventos, garantizando además la protección  de la fuerza pública,  la atención médica en  caso necesario, ingreso gratuito  a sanitarios y los servicios en caso de emergencias como señalización de rutas de evacuación, iluminación especial y traslados a centros de  salud.

4.      Garantizar el respeto  de los precios aprobados para  el acceso  a los espectáculos, sin cobros  indebidos y sin  demoras innecesarias en el inicio de cada  actividad taurina.

5.      Presenciar y avalar el desencajonamiento  de las  reses destinadas a la lidia,  previa inspección de los aparatos del pesaje,  con resguardo de la integridad de sus astas y con permanente  revisión del estado  de las instalaciones, corrales o chiqueros.

6.      Posibilitar el acceso controlado de aficionados a los corrales, para ver los animales, con resguardo  de su integridad y  previas las instrucciones del personal de  vigilancia.

7.      Recibir quejas y  reclamos de los aficionados, dando rápida  respuesta, verbal o  escrita, según se trate.

8.      Mantener relaciones permanentes  de información  y coordinación con la  Comisión Taurina, con el  Poder Público Municipal y con los organismos de seguridad.

9.      Promover eventos culturales, literarios, comunicacionales,  científicos, técnicos y sobre las artes taurinas, en beneficio de los aficionados y del personal auxiliar de los espectáculos  taurinos.

10.  Presentar el informe de sus actividades en la semana siguiente  a la realización  de los espectáculos  taurinos, con expresa  indicación  de  recomendaciones y sugerencias.

11.  Consignar el informe correspondiente a  cada período bienal de gestión.

Artículo___. La Defensoría del Aficionado Taurino podrá crear comisiones  de trabajo para fines específicos o designar asesores, sin que ello implique remuneraciones u obligación  de acceso a los recintos taurinos.

 

            Subir

 


             

ACTUACIONES DE  RAFAEL  ORELLANA EN VENEZUELA

Rafael Alberto Ramírez Orellana (Tovar, 26.08. 1982)

 

 

AÑO  2005

1.      10 de septiembre  de 2005.

Tovar

Toros  de La Cruz  de Hierro

(Doctorado.  Toro  “Lobo de fuego”. No. 440. 428 Kilos)

Paco Perlaza (Padrino) y Leonardo  Rivera (Testigo). 

Resultado:   Vuelta al ruedo y dos orejas

2.      16 de  octubre  de 2005

El Consejo

Toros de La Cruz  de Hierro

Omar Villaseñor  (Mexicano)  y Rafa Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Palmas y Vuelta

3.      17 de noviembre de 2005

Maracaibo

Toros  de La Cruz de Hierro

Maripaz Vega y Paco Perlaza

Resultado: Dos orejas y  palmas

Corrida   nocturna.  Fuerte aguacero

 

Total anual: 3 corridas -  4  orejas

 

AÑO  2006  (Ganó estadística)

4.      04 de febrero  de 2006

Turmero

Toros de Tierra Blanca y Cigala

Erick Cortez y Mario Laserna (Español)

Resultado: Dos orejas y silencio

Cornada en segundo (Cigala). Ilidiable.

5.      27 de febrero de 2006

Mérida

Toros de El Capiro de Sonsón

Uceda Leal y Miguel Avellán (Españoles)

Resultado: Oreja y petición.

Cornada en muslo. 10 cms. Una trayectoria.

6.      25 de marzo  de 2006

Canaguá

Toros de Vista Hermosa

Edgar  Peña, Alexander Guillén y Rafa Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Palmas

 

7.      13 de abril de 2006

Achaguas

Toros de Rancho Bravo

José Nelo “Morenito de Maracay” y José Luis Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Una oreja y dos orejas

8.      06 de mayo  de  2006

Maracay

Toros  de Juan Campolargo

Juan José Girón y Gregorio Torres “Maravilla”

Resultado: Oreja y  oreja.

Ganó trofeo de Escuela  Básica  de la  FAN

9.      07 de mayo de 2006

San Felipe

Toros  de Juan Campolargo

Sebastián Vargas (Colombiano) y  Francisco Javier  Rodríguez  (Rejoneador)

Resultado: Una oreja y dos  orejas

10.  02 de julio de 2006

Colón

Toros de  El Laurel

Juan José Girón y José Luis Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Palmas y palmas. 

11.  06 de agosto de 2006

El Vigía

Toros  de Jerónimo Pimentel y Los Ramírez

Gregorio Torres “Maravilla”, José Luis Rodríguez y Rafa Rodríguez.

Resultado: Silencio y Silencio

12.  13 de agosto de 2006

Bailadores

Toros de Los Marañones, Santa Fe y Campo Pequeño

Otto Rodríguez, Leonardo Coronado y Rafa  Rodríguez

Resultado: Dos orejas.  Indulto a toro de Santa Fe

13.  19 de agosto  de  2006

Valera

Toros de La Cruz de Hierro  y Los Marañones

Erick Cortez, Rafa  Rodríguez y Elizabeth Moreno (Mexicana)

Resultado: Dos  orejas  y  rabo

14.  20 de agosto de 2006

Táriba

Toros de Juan Campolargo

Xavier Ocampo (Mexicano) y José Luis Rodríguez

Resultado: Petición y dos orejas. Ganó trofeo ferial y medalla Virgen de La Consolación

 

 

15.  08 de septiembre de 2006

Tovar

Toros de Los Marañones

Leonardo Benítez  (Mano a mano)

Resultado: Dos orejas, vuelta al ruedo y palmas.

16.  09 de septiembre  de 2006

Tovar

Toros de Laguna Blanca

Gregorio Torres “Maravilla” y Andrés de los Ríos (Colombiano)

Resultado: Palmas y palmas

17.  24  de septiembre de 2006

Zea

Toros de Juan Campolargo y Rancho Alegre (1)

Leonardo Coronado (Mano a mano)

Resultado: Oreja y oreja

18.  14 de octubre de  2006

Maracay

Toros de  Juan Campolargo

Juan José Girón, Gregorio  Torres “Maravilla” y Rafa  Rodríguez

Resultado: Palmas  y vuelta al ruedo

19.  17 de noviembre de 2006

Maracaibo

Toros de San José de Bolívar

Maripaz Vega y Guillermo Albán (Ecuatoriano)

Resultado: Oreja y vuelta

20.  18 de noviembre de 2006

Valencia

Toros de Rancho Grande

Francisco  Rivera y Cayetano Rivera

Resultado: Dos orejas y  palmas

21.  29 de noviembre de 2006

Porlamar

Toros de Los Arangues

Erick Cortez, Luis Pietri, Gregorio  Torres  “Maravilla” y Francisco J. Rodríguez

Resultado: Palmas

22.  23 de diciembre de 2006

Pregonero

Toros de Los Ramírez

Bernardo Valencia, José Antonio  Acosta “Cerrajillas” y novilleros Sánchez Valencia y Daniel Sastre.

Resultado: Dos  orejas

 

Total anual: 19 corridas -  26  orejas – Un rabo – Un trofeo ferial

 

 

 

AÑO  2007  

23.  16 de febrero de  2007

Mérida

Toros de Rancho Grande y El Prado

David Fandila “El Fandi” y José María Manzanares

Resultado: Palmas y palmas

24.  24 de marzo de 2007

Canaguá

Toros de  San José de Bolívar y  Los Ramírez

Edgar Peña, César Vanegas y Reinaldo Polanco

Resultado: Dos orejas.   Toro de Los Ramírez

25.  06 de mayo de  2007

San Felipe

Toros de Laguna Blanca

José Luis Gallegos (Español) y Eduardo Valenzuela

Resultado: Palmas y  una oreja

26.  12 de agosto de 2007

La Grita

Toros de Rancho Grande

Luis Manuel Reinoso “El Cartujano”  (Español) y novillero Alexander Guillén

Resultado: Dos orejas y  silencio

27.  19 de agosto de 2007

Táriba

Toros de El Laurel

Rubén Darío Estévez y Fernando Roca Rey (Peruano)

Resultado: Música y palmas

28.  02 de septiembre  de 2007

Seboruco

Toros  de El Laurel

César Vanegas y novillero  Julio Vanegas

Resultado: Una oreja y palmas

29.  07 de  septiembre de 2007

Tovar

Toros de  Juan Bernardo Caicedo

Jesús Milán (Español) y Omar Villaseñor (Mexicano)

Resultado: Palmas y una oreja

30.  23 de septiembre  de 2007

Zea

Toros  de El Laurel

Bernardo Valencia,  Gonzalo De Gregorio y José Luis Rodríguez

Resultado: Palmas

 

31.  16 de noviembre  de  2007

Valencia

Toros de Rancho Grande

Enrique Ponce y David Fandila “El Fandi”

Resultado: Silencio y  silencio

32.  17 de noviembre de 2007

Maracaibo

Toros de El Prado

Miguel Angel Perera y Cayetano Rivera

Resultado: 2 orejas y una oreja.    Ganador del trofeo  ferial Virgen  de La Chinita

 

Total anual: 10 corridas -  10  orejas -  Un trofeo ferial

 

 

AÑO  2008  (Ganó estadística)

 

 

33.  13 de enero  de 2008

Escuque

Toros de Los Arangues

Gonzalo De Gregorio, Avelino Da Silva y Leonardo Rivera

Resultado: Dos orejas.  Salida a hombros con Rivera.

34.  26 de enero de 2008

San Cristóbal

Toros de Juan Bernardo Caicedo

César Rincón y Miguel Angel Perera

Resultado: Palmas y  dos orejas.  Salida  a hombros  con Rincón.

35.  02 de febrero de 2008

Mérida

Toros de Rancho Grande

Antonio Serrano “Finito de Córdoba”  y David  Fandila “El Fandi”

Resultado: Palmas y una oreja

36.  10 de agosto de 2008

La Grita

Toros de Rancho Grande

Bernardo Valencia y César Vanegas

Resultado: Palmas y  dos orejas

37.  17de agosto de 2008

Táriba

Toros de Juan Campolargo

Bernardo Valencia y Marcos Peña “El Pino”

Resultado: Palmas y  palmas. Música en ambos

 

 

 

38.  06 de septiembre de 2008

Tovar

Toros de Juan Campolargo

Humberto Flores (Mexicano) y Fernando Roca Rey (Peruano)

Resultado: Oreja y palmas

 

39.  28 de septiembre de 2008

Zea

Toros de Jerónimo Pimentel

César Vanegas

Resultado: Oreja y palmas

40.  15 de noviembre de 2008

Maracaibo

Toros  de Rancho Grande y El Prado

David Fandila “El Fandi” y Arturo Macías (Mexicano)

Resultado: Petición y  silencio.  Herido en región escrotal.

41.  20 de diciembre de 2008

Tovar

Toros de Paispamba (Enrique Alvarez – Colombia)

Bernardo Valencia y Paco Perlaza

Resultado: Palmas y dos orejas

 

Total anual: 09 corridas -  11  orejas -  Salida a hombros en  San Cristóbal con César Rincón

 

 

AÑO  2009

 

42.  22 de enero  de 2009

San Cristóbal

Toros de Rancho Grande

Rivera Ordóñez y Cayetano Rivera

Resultado: Palmas.  Lidió  uno. Suspendida por lluvia

43.  07 de febrero de 2009

Valle de La Pascua

Toros de Tierra Blanca

Eduardo Valenzuela, Alexander Guillén y José Luis Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Petición con bronca y vuelta

44.   22 de febrero de 2009

Mérida

Toros  de Santa Fe (1º) y Rancho Grande (2º)

Antonio Ferrera y César Vargas Girón

Resultado: Palmas y palmas

 

 

45.  22 de marzo de 2009

Aguasay (Monagas)

Toros de Tarapío

José Antonio Valencia, Javier Cardozo, César Vanegas y José Luis Rodríguez

Resultado: Oreja

46.  29 de marzo de 2009

San Fernando de Apure

Toros de Rancho Grande

César Vanegas y Francisco Javier Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Palmas y dos orejas y rabo

47.  19 de abril  de 2009

Tovar

Toros de La Cruz de Hierro

Alexander Guillén y José  Luis Rodríguez

Resultado: Palmas y oreja

48.  16 de mayo de 2009

Mérida

Toros de Juan Campolargo

César Vanegas, Alexander Guillén y Rafa Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Petición con bronca  y oreja. Herido en bolsa  escrotal

49.  13 de septiembre de 2009

Tovar

Toros de Los Marañones

Federico Pizarro (Mexicano)  y Paco Perlaza

Resultado: Dos orejas y vuelta

50.  27 de septiembre de 2009

Zea

Toros de Rancho Grande

César Vanegas, Leonardo Rivera y Rafa Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Una oreja

 

Total anual: 09 corridas -  08  orejas -  Un rabo

 

AÑO  2010

51.  10 de enero de  2010

Escuque

Toros de Los Marañones

César Vanegas

Resultado: Petición y dos orejas

52.  28 de enero de 2010

San Cristóbal

Toros de Los Arangues

Marcos Peña “El Pino” y Leonardo Rivera

Resultado: Petición  y vuelta tras aviso

53.  16 de febrero de 2010

Mérida

Toros de Ernesto Gutiérrez

Luis Francisco Esplá, Javier Conde y  Julián López  “El Juli”

Resultado: Oreja y palmas

54.  02 de mayo  de  2010

San Felipe

Toros de Rancho Alegre

Francisco José Palazón (Español) y José Luis Rodríguez

Resultado: Oreja y dos orejas.  Herido en el escroto

55.  18 de julio de  2010

Cuatro Esquinas

Toros de Los Marañones

Leonardo Rivera, Iker Cobo y Rafa  Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Petición

56.  29 de agosto  de 2010

El Chivo

Toros de Los Marañones

Manuel Medina “El Rubi”, César Vanegas y Rafa Rodríguez

Resultado: Palmas

57.  11 de septiembre  de 2010

Tovar

Toros de “El Prado”  y “La Consolación”

Antonio Barrera (Español) y César Vanegas

Resultado: Palmas y dos orejas.  Mejor faena y triunfador de la feria

58.  19 de noviembre de 2010

Maracaibo

Toros de San José de Bolívar

César Vanegas y Antonio García “El Chihuahua”

Resultado: Silencio, palmas y vuelta  al ruedo. Estoqueó el segundo de Vanegas.

 

Total anual: 08 corridas -  08  orejas -  1 trofeo  ferial

 

 

AÑO  2011

 

59.  07 de marzo de 2011

Mérida

Toros de Ernesto Gutiérrez

Antonio Barrera y David Fandila “El Fandi”

Resultado: Palmas y  silencio. Pinchazos.

 

 

 

60.  10 de septiembre de 2011

Tovar

Toros  de Juan Campolargo

Alejandro Martínez  (Mexicano) y César Girón (Español)

Resultado: Palmas y  petición

61.  09 de octubre de 2011

Santa Rita (Zulia)

Toros de Los Arangues

Leonardo Rivera, Iker Cobo, Rafa Rodríguez y  Willie Agostini (Rejoneador)

Resultado: Dos orejas

 

Total anual: 03 corridas -  02  orejas -  Toreó en Colombia, México y Perú

 

2012 (Compartió liderato de estadística)

 

62.  20 de febrero de 2012

Mérida

Toros de El Capiro de Sonsón (Colombia)

Manuel de Jesús “El Cid”  y David Fandila “El Fandi”

Resultado: Dos orejas y palmas. A hombros junto a sus alternantes

63.  10 de marzo de 2012

Caño Amarillo (Estado Mérida)

Toros de Campo Pequeño

Paco Muñoz (Mexicano), Leonardo Rivera, Iker Cobo y Rafa Rodríguez

Resultado: Dos orejas

64.  14 de julio de 2012

Tucaní

Toros de Los Arangues

Eduardo Valenzuela, Iker Cobo y José Luis Rodríguez

Resultado: Dos orejas

65.  15 de julio  de 2012

Tucaní

Toros de Los Arangues

Leonardo Rivera, Marcos Peña “El Pino” y José Luis Rodríguez

Resultado: Dos orejas

66.  12  de agosto  de 2012

Santa Elena de Arenales  (Estado Mérida)

Toros de Los Arangues

Pedro Rubén (Mexicano), Alexander Guillén y José Luis Rodríguez

Resultado: Vuelta  al ruedo.

67.  19 de agosto  de  2012

La Grita

Toros de Rancho Grande

Gregorio Torres “Maravilla”, Marcos Peña “El Pino” y  Rafa Rodríguez

Resultado: Una oreja

68.  07 de septiembre de 2012

Tovar

Toros de San José de Bolívar

David Galán (Español), Alexander Guillén y Rafa Rodríguez

Resultado: Oreja y ovación.  Mejor estocada ferial

69.  14 de octubre de 2012

Maracay

Toros de Juan Campolargo

César Vanegas y José Alberto García

Resultado: Oreja y oreja

 

Total anual: 08 corridas -  12  orejas -  Toreó en Colombia, México y Perú

 

 

 

2013 (Ganó estadística)

 

70.  26 de enero  de 2013

San Cristóbal

Toros de El Paraíso (Colombia)

Pablo Hermoso de Mendoza y Javier Castaño

Resultado: Silencio y vuelta  al ruedo

71.  02  de febrero de 2013

Valle de La  Pascua

Toros de Los Marañones  y Los  Arangues

Manuel Medina “El Rubi” y César Vanegas

Resultado: Oreja y oreja

72.  08 de febrero de 2013

Mérida

Toros  de Santa Fe y Juan Bernardo Caicedo

Manuel Díaz “El Cordobés”, Juan José  Padilla y José  Luis Rodríguez

Resultado: Dos orejas y palmas

73.  23 de junio de   2013

Colón

Rancho Bravo (Carlos Arias)

César  Vanegas, Marcos Peña  “El Pino” y  Antonio José Ramos

Resultado: Palmas

74.  04 de agosto  de 2013

Tovar

Toros de  Juan Campolargo

José  Luis Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Dos orejas y palmas

75.  18 de agosto de 2013

La Grita

Toros de Los Arangues

Marcos Peña “El Pino” y novillero  Francisco Paredes

Resultado: Oreja y oreja. Ganó todos los trofeos feriales

76.  31 de agosto  de 2013

Caño Zancudo (Estado Mérida)

Toros  de  Los Ramírez

Gregorio Torres  “Maravilla” y Alexander Guillén

Resultado: Palmas y oreja. Triunfador de la feria

77.  01 de septiembre de 2013

Seboruco

Toros de Rancho Grande

Leonardo Rivera, Marcos Peña “El Pino”,  Gregorio Torres “Maravilla” y novillero Juan Gómez

Resultado: Oreja. Triunfador de la corrida

 

 

 

78.  08 de septiembre de 2013

Seboruco

Toros de Juan Campolargo y Carlos Arias

César Vanegas

Resultado: Dos orejas y dos orejas. Indulto en segundo. Triunfador de la feria

79.  13 de septiembre de 2013

Tovar

Toros de San José de Bolívar

Iván García (Español), Uriel  Moreno “El Zapata” (Mexicano) y Francisco Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Oreja y palmas

80.  29 de septiembre de 2013

Zea

Toros de La Punta (Víctor Visconti)

José  Miguel Parra  y novilleros Cristian Valencia, Efrén Rosales  y Joaquín Parra

Resultado: Silencio

81.  23 de noviembre de 2013

Táriba

Toros de  Tierra Blanca

César Vanegas y Andrés  de los Ríos (Colombiano)

Resultado: Silencio y palmas

 

Total anual: 12 corridas -  15  orejas

 

 

2014 (Ganó estadística)

 

82.  26 de enero de 2014

San Cristóbal

Toros  de Ernesto Gutiérrez

David Fandila “El Fandi”, José María Manzanares y José Luis Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Oreja y palmas. Trofeo ferial a la mejor estocada

83.  03 de agosto de 2014

El Vigía

Toros de  Juan Campolargo

Sánchez Valencia y José Luis Rodríguez (Rejoneador)

Resultado: Palmas y oreja

84.  10 de agosto de 2014

La Grita

Toros de Rancho Grande

Eduardo Valenzuela

Resultado: Palmas,  vuelta y oreja. Toreó  el sobrero

 

 

 

 

85.  23 de agosto de 2014

Bailadores

Toros de  El Rocío

Gregorio Torres “Maravilla”, novilleros César Altuve y Cristian Valencia y Rejoneador Rafa Rodríguez

Resultado: Palmas

86.  31de agosto de 2014

Seboruco

Toros  de Rancho Grande

César Vanegas

Resultado: Palmas  y silencio

87.  07 de septiembre de 2014

Tovar

Toros de Rancho Grande y El Prado

Curro  Ramírez

Resultado: Vuelta al ruedo y dos orejas (RG)

88.  14 de septiembre de 2014

Tovar

Toros de Rancho Grande y  La Consolación

David Galán y Gabriel Picazo (Españoles)

Resultado: Silencio y dos orejas.  Indulto  a “Clarín”  (LC)

89.  28 de septiembre de 2014

Zea

Toros de Rancho Grande

César Vanegas, novillero Cristian Valencia y Rafa Rodríguez  (Rejoneador)

Resultado: Palmas

90.  16 de noviembre de 2014

Maracaibo

Toros de Rancho Grande

David Fandila “El Fandi”, Manuel  Díaz “El Cordobés” y Luis Manuel Pérez “El Canelo” (Mexicano)

Resultado: Palmas y oreja con petición de otra. Mejor estocada ferial, mejor venezolano y mejor faena (Acotave)

 

Total anual: 09 corridas -  08  orejas

 

2015 (10 años de doctorado - Ganó estadística)

 

91.  07 de febrero de 2015

Valle de La Pascua

Toros de Los Arangues

Gregorio Torres e  Iker Cobo

Resultado: Palmas y dos orejas

 

 

 

92.  14 de febrero de 2015

Mérida

Toros de Rancho Grande

Morante de la Puebla y Alejandro Talavante (Españoles)

Resultado: Dos orejas y oreja.  Indulto a  “Polaco” (RG).  Triunfador de la Feria del Sol

93.  26 de abril  de 2015

Valencia

Toros de Tierra Blanca y Santa Fe

Manolo Muñoz y Fabio Castañeda

Resultado: Palmas y dos orejas

94.  06 de septiembre de 2015

Tovar

Toros de La  Cruz de Hierro

Curro Ramírez y Tomás Martínez

Resultado: Palmas y palmas

95.  13 de  septiembre  de 2015

Tovar

Toros de  Juan Campolargo

Arturo Zaldívar (Mexicano)  y Esaú Fernández (Español)

Resultado: Dos orejas y dos orejas.  Indulto a  “Verdulero” (RG). Triunfador de la feria por cuarta vez.

96.  15 de noviembre de  2015

Maracaibo

Toros de Los Ramírez

Alejandro Talavante  y Daniel Luque

Resultado: Dos  orejas y dos orejas. Triunfador de la  Feria. Ganó  Rosario  de oro de La  Chinita por segunda vez.

 

 

Total anual: 06 corridas -  15  orejas – Dos indultos – Tres trofeos feriales

 

 

2016

97.  28 de enero de 2016

San Cristóbal

Toros de  Rancho Grande

Diego Urdiales y Daniel Luque

Resultado: Oreja con fuerte petición y vuelta al ruedo. 

98.  05 de febrero de 2016

Mérida

Toros de Rancho Grande

Enrique Ponce y  Juan Pablo Sánchez (Mexicano)

Resultado: Palmas y vuelta  al ruedo.

 

99.  09 de febrero de 2016

Mérida

Toros de Los Arangues

Arturo Zaldívar, Esaú Fernández y Jonathan Guillén

Resultado: Oreja y oreja

100.                      11 de septiembre de 2016

Tovar

Toros de Los Ramírez

Esaú Fernández (Mano a mano)

Resultado: Dos orejas (Indulto) y dos orejas.  Triunfador  de la feria.

Totales:

31 plazas: Tovar (18), El Consejo  (1), Maracaibo (7) , Turmero (1), Mérida (12), Canaguá (2), Achaguas (1), Maracay (3), San Felipe (3), Colón (2), El Vigía (2), Bailadores (2), Valera (1), Táriba (4), Zea (6), Valencia (3), Porlamar(1), Pregonero (1), La Grita (5), Seboruco (4), Escuque (2), San Cristóbal (6), Valle de La Pascua (3), Aguasay (1), San Fernando (1), Cuatro Esquinas (1), El Chivo (1), Santa Rita (1), Caño Amarillo (1), Tucaní (2) y Santa Elena de Arenales (2).

126 orejas y dos rabos. Tres indultos: Rancho Grande  2 y  Los  Ramírez  1 

Trofeos feriales: Tovar  (5),  Maracaibo (2), Mérida (1) y Táriba (1).

           

Subir

 


ACTUACIONES DE RAFAEL ORELLANA  EN PERÚ

1.-)

15 de julio de 2007.

Chaviña (Lucanas -Ayacucho).

Corrida mixta.

2 toros y 2 novillos de “Totora”.

Actuó con los novilleros Diego Dos Santos “El Portu” y Carlos Ramírez.

Resultado: Silencio / Silencio. Pinchó.

Presentación en Perú de Rafael Orellana.

 

2.-)

16 de julio de 2007.

Mollebamba (La Libertad).

Corrida mixta.

3 toros y 2 novillos de “San Simón”.

Alternó con Pablo Santamaría y el novillero Julio César “Belmontino”.

Resultado: 2 orejas, rabo / 2 orejas.

Indultó a su primer toro. Segundo  de la tarde.

 

3.-)

23 de julio de 2007.

Chaviña (Lucanas  - Ayacucho)

Corrida mixta.

4 toros y 3 novillos de la Ganadería “Comunidad de Chaviña”

Alternó con Gregorio Torres “Maravilla (Venezolano) y los novilleros Diego Santos (Portugués) y Carlos Ramírez (Peruano).

Resultado: Silencio tras pinchar / 2 orejas.

 

4.-)

24 de julio de 2007.

Chaviña (Lucanas - Ayacucho).

Corrida mixta.

4 toros y 3 novillos de la Ganadería “Comunidad de Chaviña”.

Alternó con Gregorio Torres “Maravilla” y los novilleros Diego Santos y Carlos Ramírez.

Resultado: 2 orejas / Ovación.

 

5.-)

04 de agosto de 2007.

Sicaya (Junín).

3 toros de “Paiján” y 1 toro de “Viña Paiján”.

David Gil (Español), Fernando Roca Rey (Peruano) y Paco Céspedes (Peruano).

Resultado: Silencio. Pinchó.

 

6.-)

06 de agosto de 2007.

Coracora (Ayacucho).

Corrida mixta.

Toros  de “Taboada”  y    novillos de  “San Isidro”

David Gil (Español), Víctor Hugo Garavito (Peruano) y novillero Sergio Lejarza (Mexicano).

Resultado: Oreja.  Palmas

 

7.-)

7 de agosto de 2007.

Coracora (Ayacucho).

Corrida mixta.

Toros de “Taboada” y  novillos “San Isidro”

David Gil, Víctor Hugo Garavito y Sergio Lejarza.

Resultado:  Dos  orejas. Palmas

 

8.-)

8 de agosto de 2007.

Coracora (Ayacucho).

Toros y  novillos de “Huacraruco”.

David Gil, Víctor Hugo Garavito y  Sergio Lejarza.

Resultado: 2 orejas. Vuelta al ruedo.

 

9.-)

27 de junio de 2009

Cutervo (Cajamarca)

Cuatro toros de “Checayani”

José  Arcila (Colombiano)  y los novilleros Emilio Barrantes (Peruano)  y Carlos Cabello (Peruano)

Resultado: Oreja

 

10.-)

09 de julio de 2009

La Concepción (Junín)

Cuatro toros  de   “Rosario Alvarez”

Salvador  Díaz (Peruano)

Resultado: Silencio. Dos orejas.

 

11.-)

15 de agosto  de 2009

Matara (Cajamarca)

Toros de  “Salahual”

David Esteve (Español)  y Paco Céspedes  (Peruano)

Resultado: Oreja.  Vuelta

 

12.-)

16  de agosto  de 2009

Matara  (Cajamarca)

Toros  de  “Salagual”

Gregorio Torres “Maravilla”  (Venezolano) y  Paco Céspedes (Peruano)

Resultado: Silencio.  Palmas

 

13.-)

29 de agosto  de 2009

Namora  (Cajamarca)

Toros  de  “Salagual”

Carlos  Criollo (Venezolano)  y  novillera Milagros  Sánchez  “Milagros del Perú”

Resultado: Dos  orejas

  

14.-)

30 de agosto  de 2009

Namora  (Cajamarca)

Toros  de  “Salagual”

Carlos Criollo  y  novillera  Milagros  Sánchez  “Milagros del Perú”

Resultado:   Silencio.  Silencio

 

15.-)

09 de septiembre  de 2009

Ayabiri (Puno)

Un toro de  “Santa Mónica”  y luego festejo popular taurino.

Resultado: Dos  orejas.

 

16.-)

10 de septiembre de  2009

Paruro (Cuzco)

Un toro  de   “Santa Mónica” y luego festejo  popular taurino.

Resultado: Dos orejas

 

17.-)

08 de octubre de 2010

Huanca (Lima)

Corrida mixta.  Dos  toros y dos novillos de La Asunción

Novillero   Manolo Muñoz.

Resultado: Silencio y dos  orejas

 

18.-)

26 de septiembre de 2011

Coasa (Carabaya – Puno))

Corrida mixta. Toros de Alianza Rural.

Cristóbal Pardo (Colombia), Rafa Orellana  y novillera Rocío Moreno.

Resultado: Oreja  y  dos orejas.

 

19.-)

03  de octubre  de 2011

Asillo  (Azángaro, Puno)

Cuatro toros de Campo Bravo.

Emilio Laserna (Español) y  Rafa Orellana

Resultado: Dos orejas y dos orejas

 

20.-)

29 de agosto de 2012

Llapa  (San Miguel – Cajamarca)

Toros  de La  Viña Montenegro

Antonio Reyes (Peruano) y Nuno Casquinha (Portugués)

Resultado: Oreja

 

21.-)

30 de agosto de 2012

Llapa (San Miguel – Cajamarca)

Toros de La Viña  Montenegro

Antonio Reyes (Peruano) y Nuno Casquinha (Portugués)

Resultado: Palmas y oreja

 

22.-)

21 de octubre  de 2012

Viraco (Castilla  - Arequipa)

Toros de San Simón y San Isidro

Paco Ramos (Español) y novilleros Carlos Ramírez (Peruano) y César Bazán (Peruano)

Resultado: Oreja  y Silencio

 

23.-) 

18 de julio de 2013

Chumpi (Parinacochas – Ayacucho)

Toros de  Azurza

Fabián Pareja (Peruano) y novillero  Jesús  Colombo  (Venezuela)

Resultado: Oreja

 

24.-)

25 de junio de 2015

San Carlos de Puno (Puno) Capital de Departamento

Toros de Real Alianza

Marcos Rivero (Peruano)

Resultado: Silencio y oreja

 

25.-)

26 de junio de 2015

Saco (Carabaya –Puno)

Un toro de Real  Alianza

Sin alternantes

Resultado: Una oreja

 

26.-)

29 de julio de 2015

Palcamayo (Tarma)

Toros  de San Pedro y Salamanca

Cristóbal Pardo (Colombiano) y Luis Miguel Amado (Español)

Resultado: Oreja y dos orejas.

 

27.-) 

30 de julio de 2015

Palcamayo (Tarma)

Toros  de Chuquisongo y Cristian Mandujano

Cristóbal Pardo (Colombiano) e Iván Vela (Peruano)

Resultado: Dos orejas y oreja

 

28.-)

04 de agosto de 2015

Ollachea (Carabaya – Puno)

Toros de Pulpera y Santa Rosa

Gregorio Torres “Maravilla”, Nicolás  López “El Nico”  (Español)  y novillero Kuntur Alfaro.

Resultado: Palmas

 

 

29.-)

15 de agosto de 2015

Pujupe Alto (Hualgayoc – Cajamarca)

Toros de Salagual

César Bazán “El Yeta”

Resultado: Dos orejas y dos orejas y rabo

 

30.-)

16 de agosto de 2015

Pujupe Alto (Hualgayoc – Cajamarca)

Toros de Huacraruco

César Bazán “El Yeta”

Resultado: Dos orejas y silencio.

 

31.-)

07 de octubre de 2015

Crucero (Carabaya – Puno)

Toros de Rural Alianza

Sin alternantes -  Corrida con fiestas populares

Resultado: Silencio y oreja

 

32.-)

09 de octubre  de 2015

Cajabamba (Cajamarca)

Toros de Apóstol Santiago

Octavio Chacón (Español), Paco Céspedes y Alfonso de Lima (Peruano)

Resultado:   Una oreja.   Solo lidió  un toro.

 

33.-)

11 de octubre de 2015

Huaros  (Canta – Lima)

Toros de San Pedro y Salamanca (Orlando Sánchez Paredes)

Honor  a San Martín  de  Porres

Juan Carlos Cubas

Resultado: Oreja  y oreja

 

34.-)

13 de octubre de 2015

Ichocán (San Marcos – Cajamarca)

Toros de Salagual  y Huacraruco

Manolo Juárez  (Mexicano)

Feria de la Virgen  del  Rosario

Resultado: Palmas  y  Oreja

 

35.-)

19 de octubre de 2015

Taraco (Huancané – Puno)

Toros de René Calderón Oblitas

Novillero Kuntur Alfaro

Resultado:   Oreja.   Un solo  toro

 

 

36.-)

03 de febrero de  2016

Espinar (Cuzco)

Toros de San Pedro y El Rosario

Alfonso de Lima y José Miguel Callejón (Rejoneador español)

Resultado: Palmas y  dos orejas. 

Ganó Rosario  de Oro de Nuestra Señora  de la Candelaria

 

37.-)

01 de mayo de 2016

San Gabriel (Villa  María del Triunfo – Lima)

Toros de San Pedro

Emilio Laserna (Español), Andrés Palacios (Español) y Carlos Ramírez “Morenito de Canta” (Peruano).

Resultado: Una oreja

 

38.-)

04 de mayo de 2016

Quicacha (Caraveli – Arequipa)  Sur del Perú.   Fiesta de la Cruz de Mayo

Toros de Virgen del Carmen

Nicolás  López “El Nico” (Español)  y novillero Kuntur Alfaro (Peruano)

Resultado: Dos orejas

 

39.-)

06 de mayo de 2016

Ayapata (Carabaya – Puno).   Fiesta  de la Santa Cruz

Toros  de Rural Alianza

Manuel Juárez “El Poeta”  (Mexicano)

Resultado: Oreja y  Palmas.     Gran faena  en segundo. Pinchó.

 

40.-)

12 de julio de 2016

Querecoto (Chota - Cajamarca)

Toros de Vista Alegre

Pablo Juárez, Guillermo del Águila “El Guille” (Novillero) y Kuntur Alfaro (Novillero)

Resultado: Palmas y silencio.

 

41.-)

13 de julio de 2016

Querecoto (Chota – Cajamarca)

1 toro de Roberto Puga y tres novillos de Vista  Alegre

Kuntur Alfaro, Guillermo del Águila “El Guille” y  Oscar Miguel (Novilleros peruanos)

Resultado: Dos orejas y rabo

 

17 de Julio de 2016

Chumpi (Parinacochas – Ayacucho)

Toros  de Iván Rodríguez, Ramos, Casta y Sol, y José Arias

Angel Jiménez (Peruano) y  Nicolás López “El Nico” (Español)

Resultado: No asistió por incumplimiento de contrato

 

18 de Julio de 2016

Chumpi (Parinacochas – Ayacucho)

Toros  de Amor Bravío,  Molino, Hermanos Cuadro y Flor de Pisti 

Angel Jiménez (Peruano) y  Nicolás López “El Nico” (Español)

Resultado: No asistió por incumplimiento de contrato

 

42.-)    

25 de julio de  2016

Chaviña  (Lucanas – Ayacucho)

Toros Comunidad Campesina de Chaviña

Nicolás López (Español), Israel Téllez (Mexicano), Angel Jiménez (Peruano) y Paco Céspedes (Peruano)

Resultado: Oreja y palmas

  

43.-)    

26 de julio de  2016

Chaviña  (Lucanas – Ayacucho)

Toros Comunidad Campesina de Chaviña

Nicolás López (Español), Israel Téllez (Mexicano), Angel Jiménez (Peruano) y Paco Céspedes (Peruano)

Resultado: Dos orejas. Solo lidió uno.   Triunfador  de la Feria del Carmen y  San Antonio de Padua.

 

44.-)

06 de agosto de 2016

Chiraoya (Cuzco –Cuzco)

Toros de La Comunidad

Novilleros Anderson Vaca y Oscar Guaitán

Resultado: Dos orejas

 

45.-)

16 de agosto de 2016

Alca (La Unión – Arequipa)

Toros  de Ramos

Manuel Juárez “El Poeta”  (Mexicano)

Resultado: Dos  orejas y dos  orejas

 

46.-)

17 de agosto de 2016

Andagua (Castilla – Arequipa)

Toros  de Hermanos Aguilar Bravo, Guillermo Manrique, Campo Bravo y Santa Úrsula.

Miguel Angel Arenas (Español), Angel Jiménez (Peruano) y Rejoneador Alvaro de la Fuente (Ecuatoriano)

Resultado: Dos orejas

 

47.-)

21 de agosto de 2016

Laramate (Lucanas – Ayacucho)

Toros  de Azurza.

Manuel Juárez “El Poeta”   (Mexicano)

Resultado: Silencio y palmas

 

 

 

 

48.-)

30 de septiembre de 2016

Santa Cruz (Cajamarca)

Toros  de San Simón y La Viña

Gustavo Zúñiga (Colombiano) y Rejoneador Andrés Chica  (Colombiano)

Resultado: Dos orejas y vuelta.

 

49.-)

 01 de octubre de 2016

Santa Cruz  (Cajamarca)

Toros  de San Simón  y La  Viña

Serafín Marín (Español), Diego Dos Santos “El Portu” (Portugués) y Rejoneador Andrés Chica  (Colombiano)

Resultado: Oreja y ovación. Mejor faena de la Feria del  Señor del Costado.

 

50.-)

 21  de octubre  de  2016

Taraco (Huancané – Puno)

Toros de  Checayani

Nicolás López “El Nico” (Español) y Kuntur Alfaro (Novillero)

Resultado: Vuelta al  ruedo y  dos orejas y rabo (Indulto)

  

Totales:

2007.              08 tardes.    4  plazas.     14  orejas.  Un rabo.

2009.              8 tardes.      6 plazas.      10   orejas.

2010.              1 tarde.       1 plaza.        2 0rejas.

2011.              2 tardes.      2 plazas.       7 Orejas.

2012.              3 tardes.      2 plazas.       3 orejas.

2013.              1 tarde.       1 plaza.        1 oreja.   

2015.            12 tardes.      10 plazas.     20 orejas. Un rabo

2016.            15 tardes.      12 plazas.     24 orejas. Dos rabos.

 Global:         49 tardes.      36 plazas.     79  orejas.   Tres rabos.

 

 

Subir

 


RAFAEL ORELLANA
(Pasodoble)
Letra: Nilson Guerra Zambrano


La montaña prodiga artistas
de pincel y torera muleta
de mágica inspiración
para el orgullo nacional

Tovar, arte, deporte y amistad
tierra de sublime encanto
vio nacer a Rafael Orellana
nuevo rey del redondel

Orellana torea y enseña
en cada tarde bravía
y si el toro no embiste
se hace dueño de la porfía

Arte, valor y hondura
lances y pases son delicia
para todos los tendidos
Orellana la suave brisa acaricia

Torero de tiempo nuevo
tovareño de corazón
quietud que no conoce miedo
vida repleta de afición


Caracas, 27 de febrero de 2010